La novela y la vida

25/04/2017 Comentarios desactivados en La novela y la vida

José Carlos Mariátegui, La novela y la vida. Siegfried y el profesor Canella, Amauta, Lima, 1955

“… el narrador siempre es un impostor, un indeseable que se hace pasar por el autor y que sólo es desenmascarado por los lectores más perspicaces, que suelen ser también los más amargados.” (E. Vila-Matas, Impostura)

Al igual que harían muchos años después Leonardo Sciascia en El teatro de la memoria, y Enrique Vila-Matas en Impostura Marátegui se adentra en los detalles del caso judicial que saltó a las primeras páginas de los periódicos italianos durante los años 30 del pasado siglo. Mariátegui no tenía la perspectiva histórica de Sciascia, ya que escribió esta pequeña novela-ensayo poco antes de morir, es decir, entre 1929 y 1930. Para él no era una anécdota histórica sino un hecho de actualidad.

La perspectiva de Mariátegui es muy diferente de la de Sciascia. El protagonista no aparece como un impostor sino como alguien en busca de su identidad. Mariátegui explora en esta novela los límites entre realidad y ficción y entre los géneros literarios para transgredirlos.

Ahora, Madrid, 1/12/1933, p. 12

 

José Carlos Mariátegui: novelista experimental

 

 

La sentencia memorable

25/04/2017 Comentarios desactivados en La sentencia memorable

Leonardo Sciascia, La sentencia memorable, Traducción de Mercedes Montmany, Mondadori, 1990.

Extraordinaria historia de un falso y sustituido marido

Como una cosa lleva a la otra y por un hilo se llega al ovillo… desde el caso Bruneri-Canella Leonardo Sciascia llegó hasta el caso Martin Guerre, y desde El teatro de la memoria este lector ha llegado a La sentencia memorable, libro totalmente agotado e inencontrable en su edición en castellano pero del que encontré una copia en internet.

Documentándose sobre el caso Bruneri-Canella, Leonardo Sciascia tuvo conocimiento de otro caso similar ocurrido en el siglo XVI: el caso de Martin Guerre. Este caso era mencionado en una obra publicada en Francia en 1806 con el título Abrégé des causes célèbres, aunque la fuente original de esta causa se hallaba en la relación que hizo Jean de Coras, uno de los jueces que intervino en la misma, publicada en 1565: Arrest memorable du Parlament de Tolose contenant une histoire prodigeuse de nostre temps… El mismo caso fue mencionado también por Montaigne en el capítulo XI del tomo III de sus Essais, titulado “De los cojos“. A partir de estas fuentes, Sciascia construye un relato de los hechos en el que se intercalan los puntos de vista del propio autor con los de los jueces que vieron el caso, con los de Montaigne y con los de otros autores que han abordado el caso desde la ficción o desde la pretensión de una reconstrucción “histórica” del mismo.

Bibliografía sobre el caso de Martin Guerre:

Películas:

El teatro de la memoria

25/04/2017 Comentarios desactivados en El teatro de la memoria

Leonardo Sciascia, El teatro de la memoria, Traducción de Juan Manuel Salmerón Arjona, Tusquets, 2009

Grande e insondable es el misterio de la memoria

“¡A cuántos desgraciados que regresan al cabo de los años, cambiados, irreconocibles, casi sin memoria, no se habrán disputado hermanas, mujeres, madres, madres sobre todo! ‘¡Es mío!’ ‘¡No, mío!’ Y no porque vieran el parecido, no,  sino porque así lo habían creído, porque así habían querido creerlo… Y de nada sirven pruebas en contra cuando se quiere creer…”  (Luigi Pirandello, Come tu mi vuoi)

“La policía y la psiquiatría de la Italia fascista resolvieron, sin demora, que un solo italiano no podía ser al mismo tiempo el tipógrafo Bruneri de Turín y el profesor Canella de Verona” (José Carlos Mariátegui)

El mismo gusto por las anécdotas de la historia que llevó a Mérimée a confesar que prefería las memorias de Aspasia a las sesudas obras de Tucídides, a Sainte-Beuve a citar a Mérimée, a Julien Benda a retomar equivocádamente la cita de Sainte-Beuve, y a Leonardo Sciascia a apoyarse en esta última cita de citas, descubriendo el error contenido en ella, como epígrafe de su novela, es el que me ha hecho, además de por muchas otras razones, disfrutar de este libro, al igual que de tantos otros basados en pequeñas anécdotas de la historia como la de la capellana de Plasencia de las Armas.

La anécdota en la que se basa Sciascia para tejer este relato es la misma que sirvió a Vila-Matas para escribir Impostura, una de sus primeras novelas y uno de sus primeros acercamientos al tema de la identidad imposible y de la impostura en la que incurren siempre los escritores, pues el relato de un acontecimiento real supone falsearlo de alguna manera, ya que el escritor siempre toma partido desde el momento en el que a partir de una realidad crea otra, la realidad narrada por él, que constituye la ficción del relato. Así pues, el hecho de narrar algo es ya por sí mismo una forma de impostura.

Sciascia aprovecha un caso judicial que conmovió a la Italia del fascismo entre los años 1927-1931 y que dejó secuelas en la memoria colectiva. El conocido como caso Canella-Bruneri trató de aclarar una supuesta usurpación de personalidad. Fue también conocido como el caso del desmemoriado del manicomio de Collegno.

El título del libro de Sciascia, aunque hace referencia al proyecto de Giulio Camillo, quien pretendió con él crear un espacio que, cual una biblioteca de Babel como la soñada por Borges, pudiera contener todo el conocimiento humano, no tiene tanto que ver con esta idea como con las comedias de Pirandello, como Enrico IV y sobre todo Come tu mi vuoi en la que se basó la película As You Desire Me dirigida en 1932 por George Fitzmaurice.

El primer escritor que se ocupó de este caso fue José Carlos Mariátegui, quien escribió La novela y la vida. Siegfried y el profesor CanellaJorge Luis Borges se basó en otro caso histórico, el caso Tichborne, para escribir un magnífico relato titulado El impostor inverosímil Tom Castro, en el que se refiere a “una impostura de insensata ingeniosidad”.

Existen varias películas que recrean el caso Canella-Bruneri:

Bibliografia

Corte d’appello di Firenze. Audiencia del 1 de mayo de 1931 (Il Foro Italiano, Vol. 56)

La Stampa (1927)

– Alberti G. (1960), Eppure… era Canella, Libreria Dante, Verona.

– Alpino L., Perchè è Canella… Perchè non è Bruneri

– Bocci M. (2003), Agostino Gemelli rettore e francescano. Chiesa, regime, democrazia, Morcelliana, Brescia. 

– Brugia R. (1927), “Divagazioni psicologiche sul caso Canella”, Rivista di Psicologia, 23(1), pp. 29-35. 

– Bruneri F. (1931), La vita dell’uomo di Collegno narrata da suo fratello, Grassi, Venezia. 

– Calligaris G. (1929), Perizia sullo sconosciuto di Collegno, Tipografia del Seminario, Padova. 

– Calligaris G. (1930), In margine allo sconosciuto di Collegno, Verona.

– Canella F. (1927), Memoriale della famiglia Canella, Tipografia Baravalle e Falconieri, Torino. 

– Canella F. (1938), Lettera aperta al signor Ugo Sorrentino della scuola scientifica di polizia di Roma su la tragica beffa di Collegno, Graphica Saue, Rio de Janeiro. 

– Canella G. (1930), Alla ricerca di me stesso. Autodifesa, Cabianca, Verona. 

– Cavari G. (1927), Il mistero di Collegno ovvero Colui che ha smarrito se stesso (il più grande mistero del secolo). Romanzo corredato di documenti, fotografie, lettere, diari, etc., La Madonnina, Milano. 

– Coppola A. (1928a), La psichiatria italiana di fronte allo «sconosciuto» di Collegno: contributo allo studio della simulazione di psicopatie (note di psichiatria forense), Arti Grafiche San Bernardino, Siena. 

– Coppola A. (1928b), “L’«Afasia» nei poliglotti e la simulazione nello «Sconosciuto» di Collegno (Risposta al Prof. Mingazzini)”, Rivista di Patologia nervosa e mentale, 33(2), pp. 359-393. 

– Coppola A. (1931), Il caso Bruneri-Canella all’esame neuropsichiatrico. Studio psico-biografico e medico-legale sullo “Sconosciuto di Collegno”, Tipografia San Bernardino, Siena. 

– Cosmacini G. (1985), Gemelli. Il Macchiavelli di Dio, Rizzoli, Milano. 

– Dal Bon, Christine (2014), Oublier son nom. Histoire d’un cas. L’Amnésique de Collegno, Imago.

– Ferrari G.C. (1927), “«Coscienza» e «subcoscienza» nel «caso Bruneri»”,  Rivista di Psicologia, 23(1), pp. 36-45. 

– De Martini E. (1929), L’ultima parola intorno al mistero Canella-Bruneri. Identificazione dello sconosciuto di Collegno quale Prof. Giulio Canella per mezzo della legge dell’ereditarietà astrale, Rocco, Napoli. 

– Ferretti B. (1931), Le impronte? culturali dopo le impronte digitali ovvero Mario Bruneri svelato da se stesso. Appunti sulle cosidette memorie del cosidetto smemorato prof. Giulio Canella, Arti Grafiche Mario Sijmand, Milano.

– Gemelli A. (1934), “Compiti e missioni della Neoscolastica italiana dopo venticinque anni di lavoro”, Indirizzi e conquiste della filosofia neoscolastica italiana, suppl. spec. della Rivista di Filosofia Neoscolastica, agosto. 

– Gros, G.-J. (1937), De Siegfried l’amnésique qu’imagina Giraudoux à Jean Prufer l’amnésique de Saint-Germain, Le Monde Illustré, 3/7/1937.

– Johnson Da Fidenza M.A. (1932), Chirologia Scienza delle linee della mano. Con un’appendice di chiromanzia e uno studio sul «caso di Collegno», Hoepli, Milano. 

– Julini M., Berruti P., Celia M., Centini M. (2004), Indagine sullo smemoratodi Collegno, Ananke, Torino.

– Mariátegui, J.C. (1955), La novela y la vida. Siegfried y el profesor Canella, Amauta, Lima.

– Mingazzini G. (1930), Parere circa lo stato mentale dello «sconosciuto» degente nel manicomio e sulla perizia redatta sul medesimo dal dottor Coppola, Scuola Tipografica «Casa Buoni Fanciulli», Verona.

– Musatti C. (1931), Elementi di psicologia della testimonianza, CEDAM, Padova

– Ortelli, A. (1927), La famosa vicenda dello smemorato di Collegno, L’illustrazione del popolo, 27/3/1927, Torino.

– Parisi G. (1946), Giulio e Giulia Canella nel fosco dramma giudiziario dello«Sconosciuto di Collegno», Bettinelli, Verona. 

– Perrando G.G., Pellegrini R. (1929), Osservazioni medico-legali circa la presunta identità dello «Sconosciuto di Collegno» col tipografo Mario Bruneri, Tipografia del Seminario, Padova. 

– Ponzo M. (1923), “Contributo alla psicologia della testimonianza. La prova della bandiera”, Archivio Italiano di Psicologia, 2(4), pp. 230-244. 

– Roscioni L. (2007), Lo smemorato di Collegno. Storia italiana di un’identità contesa, Einaudi, Torino. 

– Sciascia, Leonardo,  El teatro de la memoria, Tusquets, 2009.

– Sorrentino, Ugo (1946), La scienza contro il crimine… Appendice: Il caso Bruneri-Canella, Edizioni Toso, Roma.

– Vescovi V. (1942), Una causa celebre: “Bruneri Canella”. Ricordi e curiosita, Longo e Zeppelli, Treviso. 

– Vila-Matas, Enrique, Impostura, Anagrama, 1984

– Zago S., Sartori G., Scarlato G. (2004), “Malingering and retrograde amnesia: The historic case of the Collegno amnesic”, Cortex, 40, pp. 519-532.

Libros sobre el caso Canella-Bruneri en la Biblioteca de Collegno

El contorno del ojo

19/04/2017 Comentarios desactivados en El contorno del ojo

Roberto Bolaño, El contorno del ojo (La increíble vida de Chen Huo Yang), relato inédito.

Este cuento obtuvo el tercer accésit del I Premio Alfambra de Cuentos, organizado por el Ayuntamiento de Valencia en 1983. El segundo premio de aquel concurso lo ganó Antonio Di Benedetto. Roberto Bolaño mencionó el cuento con el que Di Benedetto obtuvo el premio en su relato “Sensini”, incluído en Llamadas telefónicas.
La lectura de este relato me ha traído a la memoria la novela Cosmos de Gombrowicz. Chen Huo Deng escribe su diario. En él narra pequeños detalle de su vida diaria y habla de algunos recortes de prensa con extrañas noticias… “Nunca podré establecer una relación entre los recortes… Sólo sé que suceden cosas extraordinarias”. El mundo está lleno de cosas, fenómenos que percibimos y que no sabemos relacionar, aunque nos gustaría que hubiera una explicación para todo, que todo estuviera bien ordenado.

Echar raíces

19/04/2017 Comentarios desactivados en Echar raíces

Simone Weil, Echar raíces, Traducción de Juan Carlos González Pont y Juan-Ramón Capella, Trotta, 2014.

Echar raíces quizá sea la necesidad más importante e ignorada del alma humana. Es una de las más difíciles de definir. Un ser humano tiene una raíz en virtud de su participación real, activa y natural en la existencia de una colectividad que conserva vivos ciertos tesoros del pasado y ciertos presentimientos de futuro.

… la misión por excelencia de la colectividad respecto del ser humano, a saber: garantizar la conexión entre el pasado y el futuro a través del presente.

Este libro es la recopilación de algunos manuscritos que Simone Weil dejó inconclusos tras su muerte en 1943. Simone Weil escribía desde Londres, mientras casi toda Europa se encontraba ocupada por los nazis. Sus reflexiones son un compendio de teología, filosofía, política, historia y mística.

La idolatría de la ciencia, la ideología del progreso y la mercantilización de la vida son el origen indiscutible de la peor de las enfermedades de nuestro tiempo: el desarraigo: “El desarraigo constituye con mucho la enfermedad más peligrosa de las sociedades humanas, pues se multiplica por sí misma… Es fácil comprender que un día u otro el mal pueda llegar a ser irreparable”.

Aunque deudor de un notable misticismo y de una situación política muy concreta, el pensamiento de Simone Weil es más valioso que nunca, ya que es posible que hayamos alcanzado el momento en el que la enfermedad del desarraigo sea ya irreparable.

lectores compulsivos

18/04/2017 Comentarios desactivados en lectores compulsivos

“Si el acto de la lectura consiste en descubrir significados no explicitados dentro del texto, el acto de la escritura consiste en crear significados que el mismo autor puede llegar a desconocer.”

Antonio Candeloro, “Lectores compulsivos: el caso de Enrique Vila-Matas

La Mennulara

18/04/2017 Comentarios desactivados en La Mennulara

Simonetta Agnello Hornby, La Mennulara, Traducción de Carlos Gumpert, Tusquets, 2003

No he sido yo quien ha elegido unos amos que son inferiores a mí. No dejan de ser amos, y yo estoy destinada a ser su sierva.

La Mennulara es una novela como las de antes. Una novela que cuenta una historia que se convierte en interesante desde el principio y que engancha. Los ingredientes son buenos y están bien cocinados, pero sin esquisiteces para sibaritas. Es una novela que cuesta dejar sin terminar de leerla. Recomendable para lectores con pocas inquietudes.