blanquear con un negro

06/06/2018 Comentarios desactivados en blanquear con un negro

Leo hoy esta columna, publicada en El Periódico del 4/6/2018, de Najat El Hachmi, escritora catalana nacida en Beni Sidel (Arrif) y que emigró con su familia a Cataluña cuando contaba con ocho años:

Blanquear con un negro
Najat El Hachmi

Que tengan claro que para ser simples personas, para sobrepasar el estigma que supone su procedencia, los inmigrantes tendrán que comportarse como superhéroes.

 

Hace tiempo me llamaron para invitarme a participar en un documental sobre un tema que desconocía por completo. No es que supiera poco sobre la cuestión o que no tuviera una opinión formada sobre ella, es que se trataba de la primera vez que oía hablar sobre el asunto. Así que hice lo que creí más honesto en tal caso, rechacé amablemente la invitación. Di sobradas explicaciones pero aun así creo que mi interlocutor se enfadó un poco. Exactamente igual que la vez que me llamaron para participar en una mesa sobre el alzhéimer. Al cabo de un tiempo pude ver el documental y por fin entendí para qué me querían: para dar una nota de color. Allí donde habría tenido que estar yo había otra “mujer marroquí”. Lo que dijera o dejara de decir no tenía la menor importancia. Mi trabajo, menos aún. Y esto ya me ha pasado varias veces.

No es racista solamente el que te dice a la cara “moro de mierda” o el que te descarta automáticamente cuando se trata de tenerte en cuenta para un trabajo o un piso de alquiler. El paternalismo y la instrumentalización también son actitudes racistas. Hace unos días, un negro se subió al balcón de un edificio alto para salvar la vida de una criatura a punto de caer y eso lo convirtió en persona. Dejó de ser negro, inmigrante, ilegal, pobre, analfabeto, sucio, holgazán, un Mamoudou cualquiera para convertirse en Mamoudou Gassama, de 22 años, héroe de la nación francesa y por este motivo se le concedió el más preciado de los tesoros europeos: la condición de ciudadano. Es decir, en persona.

Así que lo tengan bien claro los miles de inmigrantes que malviven en el mecanismo feroz de la ilegalidad o quienes dependen de la renovación de sus permisos de residencia para seguir teniendo el derecho de no ser sistemáticamente perseguidos por las calles o encerrados en estos modernos campos de concentración que son los Centros de Internamiento de Extranjeros. Que tengan claro que para ser simples personas, para sobrepasar el estigma que supone su procedencia, tendrán que comportarse como superhéroes. No basta con ser seres imperfectos como los demás.

Mientras tanto en Europa van aumentando los partidos netamente xenófobos, quienes creen que no pasa nada por dejar flotar los cuerpos ‘no humanos’ de los inmigrantes en las preciosas aguas del Mediterráneo. Lástima que estos no tengan la oportunidad de demostrar que son capaces de alguna heroicidad. Porque conservar la propia vida parece ser que luce menos que salvar la de un niño francés. Comparado con esto último está claro que la instrumentalización o el paternalismo pueden no parecer tan graves, pero es que una se va haciendo mayor y tiene una extraña sensación de ‘regreso al futuro’. El otro día, por ejemplo, me encontré en un artículo la expresión ‘flujos migratorios’, que a mi me remiten a unos días del mes y no a un conjunto de personas que individualmente, una a una, intentan encontrar un sitio donde trabajar y vivir dignamente.

Strange Fruit

27/04/2016 Comentarios desactivados en Strange Fruit

Linchamiento de Thomas Shipp y Abram Smith

Linchamiento de Thomas Shipp y Abram Smith

De los árboles del sur cuelga una fruta extraña.

Sangre en las hojas, y sangre en la raíz.

Cuerpos negros balanceándose en la brisa sureña.

Extraña fruta cuelga de los álamos.

Escena pastoral del valiente sur.

Los ojos saltones y la boca retorcida.

Aroma de las magnolias, dulce y fresco.

Y el repentino olor a carne quemada.

Aquí está la fruta para que la arranquen los cuervos.

Para que la lluvia la tome,

para que el viento la aspire,

para que el sol la pudra,

para que los árboles lo dejen caer.

Esta es una extraña y amarga cosecha.

La primera vez que Billie Holiday cantó Strange fruit en un garito nadie aplaudió. Segundos antes de terminar la canción, cuando la intérprete pronunciaba las dolientes últimas palabras (“esta es una extraña y amarga cosecha”), las luces del Café Society neoyorquino se apagaron. Poco después se volvieron a encender, pero la cantante ya no estaba allí, porque estaba en el aseo del local vomitando, sobrecogida después de su estremecedora interpretación. Era la primavera de 1939.

En las vallas de Melilla, 2014

En las vallas de Melilla, 2014

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con racismo en emak bakia.