Un cautivo enamorado

26/08/2015 Comentarios desactivados en Un cautivo enamorado

Genet

Jean Genet, Un cautivo enamorado, Traducción de María Teresa Gallego y María Isabel Reverte, Debate, 1988.

jean-genet-texte-manuscrit-w850

Nota manuscrita que encabezaba las últimas pruebas del libro

Poner a cubierto todas las imágenes del lenguaje y utilizarlas, pues están en el desierto, adonde hay que ir a buscarlas.

Los recuerdos que narro son quizá los adornos con que están aún engalanando mi cadáver ya que lo que escribo no puede resultarle útil a nadie…” (p. 240)

Los diferentes azares que constituirán mi vida, al dejarme en el mundo, no me permiten cambiarlo, me conformaré con observarlo, con describirlo tras haberlo descifrado, y cada episodio de mi vida no será sino este liviano trabajo de escritura, elección de palabras, tachaduras, lecturas al revés de cada uno de los episodios, no verídicos tal y como los vería una mirada trascendente, sino tal y como los elijo, los interpreto y los clasifico yo. Al no ser archivero, historiador, ni nada que se le parezca, contar mi vida habrá sido sólo para narrar una historia de los palestinos.” (p. 258)

Esta obra, que Jean Genet dejó sin corregir y ordenando que no se publicara hasta después de su muerte, constituye, según Juan Goytisolo, su testamento poético.

Es un libro difícil de leer, con frases a medias, a veces sin signos de puntuación, en el que pasa constantemente de un tema a otro para retomarlos más tarde, relizando asociaciones entre unos hechos y otros, cambiando de época, de acontecimientos… Fue Genet quien dijo en una ocasión que “la dificultad es la cortesía del autor con el lector”. Se trata de un libro difícil de encajar en ningún género, por tanto, inclasificable, como el propio Genet. De forma hilvanada, aparentemente sin continuidad, Genet va tejiendo un tapiz con formas, colores, sensaciones, reflexiones, sentimientos, dolores, alegrías, sufrimientos… en el que el verdadero protagonista es el propio autor, un cautivo enamorado de la revolución palestina.

Desde que había llegado y los fedayyin me habían acogido con tanta ilusión, no tenía sin duda la cabeza lo bastante organizada como para evaluar las fuerzas que se oponían ni distinguir las divisiones del mundo árabe. Hubiera debido darme cuenta antes de que la ayuda que se les daba a los palestinos era una ilusión. Procediera del Golfo o del Magreb, era aparente, declamatoria pero inconsciente. Poco a poco me fui viendo cambiar, sobre todo después de la guerra de 1973. Arrobado aún, no convencido, seducido, no ciego, me comporté más bien como un cautivo enamorado.” (p. 238)

 

Juan Goytisolo, “El testamento poético de Jean Genet

Juan Goytisolo, “Genet y los palestinos: ambigüedad política y radicalidad poética

Melina Balcázar Moreno, “Huellas en el agua…

Un futuro sin porvenir

25/08/2015 Comentarios desactivados en Un futuro sin porvenir

Oblomoff

Colectivo Oblomoff, Un futuro sin porvenir. Por qué no hay que salvar la investigación científica, Traducción de Javier Rodríguez Hidalgo. Ediciones El Salmón, 2014

La ciencia es la religión de la modernidad. Tiene sus dogmas (progreso, desarrollo…), su liturgia (congresos, conferencias, laboratorios…) y sus ministros. La fe en la Ciencia (con mayúscula) se ha extendido mucho más que la de cualquier otra religión y nadie la cuestiona. La “Ciencia” ha sustituido el deseo de comprender el mundo por el de dominarlo, ha sometido el deseo de entender al deseo de dominar el universo reduciéndolo a simples mecanismos, a números y a modelos matemáticos. La nueva religión de la “Ciencia” se ha convertido en hegemónica tratando de invalidar cualquier otra forma de entender el mundo que no encaje es sus esquemas reduccionistas y mecanicistas.

Este libro es una colección de textos del grupo francés Oblomoff. Este colectivo lleva a cabo desde el año 2004 una crítica de la ciencia, que es cuestionada por el papel que juega como motor del desarrollo industrial y armamentístico. Este libro es también una denuncia de la posición que ocupan los llamados investigadores científicos como colaboradores de un sistema para el que el desarrollo tecnológico y lo que llaman “progreso” es lo único que cuenta.

El nombre “Oblomoff”, que  hace referencia al personaje de la novela de Ivan Goncharov, Oblómov, emblema de la indolencia metafísica, sugiere la necesidad de frenar la invasión tecnológica, la obsesión por el trabajo y la producción, y recordar que existen más modos de estar en el mundo.

Balada de la cárcel de Reading

25/08/2015 Comentarios desactivados en Balada de la cárcel de Reading

 

Balada

Oscar Wilde, Balada de la cárcel de Reading, Traducción de A. Haddock, Las ediciones de la Banda de Moebius, 1979

Quizá sea, tal como lo consideran algunos críticos, una de las mejores obras de Oscar Wilde. Robert Merle, un estudioso de la obra de Oscar Wilde, consideró este poema como el fruto  de la tensión que causó en un autor romántico un tema realista.

Yo nunca vi a gente tan triste
mirar tan afanosamente
esa pequeña tienda de azul
que el prisionero llama cielo
y cada nube alegre que pasaba
extrañamente libre.

...

No sé si la Ley es justa
o si la Ley es mala;
los que yacemos en prisión sabemos
sólo que el muro es fuerte;
que un día es como un año,
un año de días largos.

Mas esto sé: que toda ley
hecha por hombres para hombres,
desde que Caín mató a su hermano
y el triste mundo principió,
aventa el grano y guarda la paja,
usando un bieldo pérfido.

Y sé también -y bueno fuera
que todos lo supiesen-
que las prisiones están hechas
de adobes de vergüenza,
sus verjas no dejan a Dios que vea
a hombres vejando a sus hermanos.

...

Prisión de Reading, ciudad de Reading:
allí hay un pozo de vergüenza;
un hombre desgraciado yace en él,
comido por los dientes de la llama;
mortaja ardiente tiene
en una tumba anónima.

Hasta que Cristo llame a los muertos
allí le dejan en silencio.
No necesita necias lágrimas
ni suspiros en el aire:
había matado lo que amaba
y tuvo que morir.

Y todos matan lo que aman,
escúcheseme bien,
hay quien lo hace con miradas
y quien con zalamera voz;
con besos lo hacen los cobardes,
a espada los valientes.

15M: obedecer bajo la forma de la rebelión

24/08/2015 Comentarios desactivados en 15M: obedecer bajo la forma de la rebelión

15M-salmon

Colectivo Cul de Sac, 15M: Obedecer bajo la forma de la rebelión. Tesis sobre la indignación y su tiempo, Ediciones El Salmón, 2013

El título lo dice casi todo… Según afirman en una de sus tesis: “El 15-M ha supuesto la alineación de una parte de la población, hasta ahora sólo desencantada, para la defensa por otros medios del orden establecido”, porque… “el tiempo de la indignación es el tiempo de la defensa de los privilegios, no el de la revolución contra el orden que los produce. Ir en su contra supondría aceptar una reducción drástica de muchas comodidades y prebendas que la organización técnica nos ofrece, y esa perspectiva no es alentadora para la mayoría…”

“Lo más significativo de los indignados no son sus proclamas, aquello que gritan a los cuatro vientos, sino lo que callan, sobre lo que no tienen más remedio que guardar silencio. ¿Indignación ante qué? ¿Ante la inhumanidad del mundo que nos ha tocado vivir y el papel represivo de cualquier Estado, o ante los precios de los pisos y la inutilidad de los títulos universitarios para conseguir un trabajo bien remunerado? ¿Con qué se indigna la clase media occidental?”

Este pequeño libro constituye un intento de distanciamiento crítico con respecto al movimiento de los indignados, también conocido como 15-M; un movimiento que bajo la apariencia de la rebelión ha servido para apuntalar las bases del sistema contra el que pretendía rebelarse. Porque quienes se rebelaron el 15-M formaban parte de la masa adoctrinada en el individualismo, “sin más referentes históricos que sus propios intereses vulnerados, profundamente insolidarios con el resto de un mundo que no conocen ni les interesa conocer, a no ser que se pueda visitar mediante una línea low-cost…”.

Ojazos de madera

19/08/2015 Comentarios desactivados en Ojazos de madera

Ojazos de madera

Carlo Ginzburg, Ojazos de madera. Nueve reflexiones sobre la distancia, Traducción de Alberto Clavería, Península, 2000

Nueve ensayos de Carlo Ginzbur sobre el extrañamiento como método de conocimiento. Hay que hacerse forastero para entender el mundo que nos rodea. Nuestra mirada debe volverse voluntariamente opaca y estupefacta, distante y extrañada porque “para ver las cosas lo primero es mirarlas como si no tuvieran ningún sentido: como si fueran una adivinanza”.

Mi última lectura del relato de Tolstoi Història d’un cavall me ha llevado a la relectura de estos ensayos sobre la distancia y sobre el extrañamiento.

Història d’un cavall

19/08/2015 Comentarios desactivados en Història d’un cavall

Història d'un cavall

Lleó Tolstoi, Història d’un cavall, Traducció de Josep Navarro (revisada por Manuel de Seabra), Il.lustracions d’Andreu Alfaro, Edicions de la Magrana, 1984

Precioso relato, maravillosamente ilustrado por el escultor Andreu Alfaro. Tolstoi adopta el punto de vista de un caballo para observar el mundo con ojos distanciados, críticos, extrañados. Los postulados obvios, las ideas preconcebidas y los prejuicios que administran y organizan nuestra mirada y nuestra percepción del mundo que nos rodea son cancelados radicalmente utilizando el punto de vista de alguien extraño y extrañado, el punto de vista de un caballo:

El mot ‘el meu cavall’ em semblà tan il.logic com ‘la meva terra’, ‘el meu aire’, ‘la meva aigua’. Confesso que em produí una impressió profunda. (…) Els homes, veieu, no es deixen guiar pels fets, sinó per les paraules. A la possibilitat de fer aquesta o aquella altra cosa, prefereixen la possibilitat de parlar d’aquest o d’aquell objecte en els termes convinguts per endavant. I aquests termes, que tenen una gran importància per a ells, son els següents: ‘el meu’, ‘la meva’, ‘els meus’. Ells en fan ús en parlar de diversos éssers vius, de la terra, dels homes, àdhuc dels cavalls. També és cosa correntíssima que, en parlar d’un objecte, una sola persona pugui aplicar la paraula ‘meu’. La persona que té la possibilitat d’aplicar la paraula ‘meu’ a un gran nombre d’objectes, és considerada pels altres la més feliç. (…) La finalitat principal d’aquest animal estrany anomenat ‘home’, no és pas fer allò que considera bo i just, sinó tenir la possibilitat d’aplicar la paraula ‘meu’ a un gran nombre d’objectes, Aquesta és la diferència fonamental entre nosaltres i els homes. I sense parlar d’altres avantatges, cal dir amb franquesa que això sol basta per a situar-nos en un graó molt superior al d’ells, en l’escala dels éssers vivents.” (pp. 44-47)

las paredes de clase se desploman tranquilamente

16/08/2015 Comentarios desactivados en las paredes de clase se desploman tranquilamente

Page d’écriture 
Deux et deux quatre
quatre et quatre huit
huit et huit seize…
Répétez ! dit le maître
Deux et deux quatre
quatre et quatre huit
huit et huit font seize
Mais voilà l’oiseau-lyre
qui passe dans le ciel
l’enfant le voit
l’enfant l’entend
l’enfant l’appelle :
Sauve-moi
joue avec moi
oiseau !
Alors l’oiseau descend
et joue avec l’enfant
Deux et deux quatre…
Répétez ! dit le maître
et l’enfant joue
l’oiseau joue avec lui…
Quatre et quatre huit
huit et huit font seize
et seize et seize qu’est-ce qu’ils font ?
Ils ne font rien seize et seize
et surtout pas trente-deux
de toute façon
et ils s’en vont.
Et l’enfant a caché l’oiseau
dans son pupitre
et tous les enfants
entendent sa chanson
et tous les enfants
entendent la musique
et huit et huit à leur tour s’en vont
et quatre et quatre et deux et deux
à leur tour fichent le camp
et un et un ne font ni une ni deux
un à un s’en vont également.
Et l’oiseau-lyre joue
et l’enfant chante
et le professeur crie :
Quand vous aurez fini de faire le pitre !
Mais tous les autres enfants
écoutent la musique
et les murs de la classe
s’écroulent tranquilement.
Et les vitres redeviennent sable
l’encre redevient eau
les pupitres redeviennent arbres
la craie redevient falaise
le porte-plume redevient oiseau.

Jacques Prévert (Neuilly-sur-Seine, 1900 – París, 1977)

Dos y dos cuatro
cuatro y cuatro ocho
ocho y ocho son dieciséis…
¡Repitan! dice el maestro
Dos y dos cuatro
cuatro y cuatro ocho
ocho y ocho son dieciséis.
Pero ahí está el ave lira
que pasa por el cielo
el niño lo ve
el niño le oye
el niño le llama:
¡Sálvame
Juega
conmigo pájaro!
Entonces el pájaro baja
y juega con el niño
Dos y dos cuatro…
¡Repitan! dice el maestro
y el niño juega
y el pájaro con él…
Cuatro y cuatro ocho
ocho y ocho son dieciséis
¿Y dieciséis y dieciséis cuántas son?
No son nada dieciséis y dieciséis
y mucho menos treinta y dos
de ningún modo
y se marchan.
Y el niño ha escondido el pájaro
en su pupitre
y todos los niños
oyen la música
y ocho y ocho a su vez marchan
y cuatro y cuatro y dos y dos
a su vez se largan
y uno y uno no son ni uno ni dos
uno a uno marchan igualmente.
Y el ave lira toca
y el niño canta
y el profesor grita:
¡Cuándo dejaréis de hacer el tonto!
Pero los demás niños
escuchan la música
y las paredes de clase
se desploman tranquilamente.

Y los cristales vuelven a ser arena
la tinta vuelve a ser agua
los pupitres vuelven a ser árboles
la tiza vuelve a ser acantilado
el portaplumas vuelve a ser pájaro.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para agosto, 2015 en emak bakia.