“Exterminad a todos los salvajes”

24/07/2016 Comentarios desactivados en “Exterminad a todos los salvajes”

Exterminad

Sven Lindqvist, Exterminad a todos los salvajes”, Traducción de Carlos Kristensen, Turner, 2004

“En todo el mundo existe un conocimiento reprimido profundamente que, si cobráramos conciencia, haría estallar nuestra concepción del mundo y nos obligaría a dudar de nosotros mismos.”

“Exterminad a todos los salvajes” es el imperativo con el  que Kurtz, personaje literario de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, expresaba lo que ya se estaba haciendo. En nombre del progreso, de la ciencia, del desarrollo, del crecimiento, los estados civilizados se embarcaron durante el siglo XIX en la inmensa tarea de exterminar salvajes y en la aún más inmensa de explicarla racionalmente, de justificarla y de olvidarla.

Sven Lindqvist hace un recorrido a través de los genocidios y del exterminio de pueblos enteros a los que la ciencia moderna clasificó como pertenecientes a razas inferiores y por lo tanto condenados a desaparecer como consecuencia de la selección natural, con la que los pueblos “civilizados” tuvieron que colaborar activamente practicando “el arte de acelerar el exterminio de un pueblo inculto”. Lindqvist no solo nos acompaña a través de numerosos ejemplos concretos del avance de la civilización entre pueblos primitivos que debían ser eliminados en nombre del progreso, sino que en su recorrido por la historia del exterminio también nos va presentando las diferentes formas de racionalización a que dio lugar el imperialismo y el colonialismo durante el siglo XIX. Biólogos, antropólogos, filósofos y toda clase de científicos se lanzaron durante el siglo XIX a conformar el cuerpo teórico y doctrinal que respaldaba y justificaba el imparable avance de la modernidad capitalista desarrollando conceptos como raza, evolución, selección natural, espacio vital… Porque, como nos recuerda Juanma Sánchez Arteaga en su libro La razón salvaje“no cabe duda de que Darwin ideó sus revolucionarias teorías inmerso en el imaginario salvaje de la burguesía imperialista decimonónica”.

El genocidio practicado en el Congo Belga de Leopoldo II en el que Conrad sitúa su novela no fue una excepción. Toda Europa actuaba con la misma premisa: “exterminad a todos los salvajes”, porque como escribía Paul Rohrbach, “tanto para los pueblos como para los individuos vale que la existencia que no crea valores no puede pretender derecho a existir”. En el mundo moderno, libre, democrático, el crecimiento de la riqueza es el objetivo y quien no crea ningún valor, debe desaparecer para permitir el progreso y el enriquecimiento de quienes desean crear valor.

Todos nosotros sabemos lo suficiente. Todos sabemos que nuestro bienestar actual está construido sobre el genocidio, sobre el exterminio, sobre la destrucción de pueblos enteros, de culturas milenarias, de sistemas de vida autosuficientes… pero, tal como nos recuerda Lindqvist al comienzo y al final de su libro, “lo que nos hace falta es el coraje para darnos cuenta de lo que sabemos y sacar conclusiones”.

El nazismo fue un heredero directo del sistema colonialista e imperialista. Tampoco fue una extraña excepción y cumplió, desde el punto de vista que nos muestra Lindqvist en este libro, la importante función de hacernos olvidar que nuestro sistema de vida actual está edificado sobre el genocidio, sobre el exterminio, sobre la destrucción, sobre el robo, sobre la explotación, sobre la esclavitud. Todos sabemos lo que pasó, aunque preferimos ignorarlo para poder seguir viviendo como vivimos: “Tampoco, como sus contemporáneos, podía Conrad estar libre de haber oído hablar del ininterrumpido genocidio que caracterizó todo su siglo. Somos nosotros los que hemos reprimido ese conocimiento. No queremos recordarlo. Deseamos que el genocidio haya empezado y haya concluido con el nazismo. Es mucho más tranquilizador que así sea”. Vivimos mucho más tranquilos si creemos que el genocidio es obra de unos locos y no el fundamento del sistema de dominio del mundo que ha permitido lo que llamamos nuestro “bienestar”.

“No es conocimiento lo que nos hace falta. La población educada ha sabido siempre, puede decirse, las atrocidades que fueron perpetradas y que se perpetran en nombre del Progreso, la Civilización, el Socialismo, la Democracia y el Mercado.

Anuncios

Miekkailija

21/07/2016 Comentarios desactivados en Miekkailija

miekkailija-518124072-large

Para hacer cine del bueno… no hacen falta muchas palabras, ni historias complicadas, ni efectos especiales, ni escenarios diseñados por ordenador… al contrario, siempre sobran. He aquí la prueba.

Momo

21/07/2016 Comentarios desactivados en Momo

Momo

Michael Ende, Momo, o l’estranya història dels lladres del temps i de la nena que va tornar als homes el temps robat, Traducció de Francesca Martínez, Alfaguara, 1988

Momo es un cuento de hadas, pero sobre todo es una metáfora del tiempo en el sistema capitalista en el que vivimos inmersos y en el que todo, incluido el tiempo, es considerado como una mercancía escasa que hay que administrar eficientemente para obtener el máximo beneficio. El tiempo ha dejado de ser tiempo de vida para convertirse en tiempo muerto. Los señores grises que roban nuestro tiempo de vida y nos lo devuelven en forma de tiempo muerto los hemos creado nosotros mismos y no somos capaces de librarnos de ellos… “fins ara esperava que els homes s’alliberarien tots sols d’aquesta plaga. Ho haurien pogut fer, ja que són ells els qui, d’altra banda, han fet possible la seva existència…”

Momo es esa chispa de conciencia que todavía ilumina a algunos de nosotros y que necesitamos para poder emanciparnos de un sistema que nos roba tiempo de vida y nos engaña con la zanahoria de lo que llaman “tiempo libre” y que es un tiempo muerto que solo sirve para consumir sin pérdida de tiempo.

Les veus del Pamano

20/07/2016 Comentarios desactivados en Les veus del Pamano

Les veus del Pamano

“Va començar a fer economies amb les seves idees. Ara, d’una història, en feia de vegades cinc de diferents.” (Michael Ende, Momo)

Se les han agotado las ideas a los cineastas, o es que hay que economizarlas para ser más productivos, más eficientes, obtener mayores beneficios con el menor esfuerzo y en el menor tiempo posible?

Les veus del Pamano es una extraordiniaria novela de Jaume Cabré. La historia que cuenta es una buena historia, pero la novela es buena por la forma de contarla. La misma historia llevada a la pantalla es otra cosa completamente diferente. El lenguaje cinematográfico es muy diferente del lenguaje escrito y las historias no pueden ser las mismas, salvo que el objetivo sea la productividad, el beneficio…

El cine, aunque sea en el formato de serie televisiva, debería ser otra cosa muy diferente de lo que se puede ver aquí… tiros, sangre, polvos (claus), tetas, odios, venganzas, amores, pasiones, guerra, paisajes retocados… constituyen todos los ingredientes necesarios para un producto que se venda fácil y que produzca beneficios.

Quizá haya servido para que Jaume Cabré venda más ejemplares y pueda vivir holgadamente para seguir escribiendo…

Les veus del Pamano

15/07/2016 Comentarios desactivados en Les veus del Pamano

les veus

Jaume Cabré, Les veus del Pamano, Proa, 2010

Al Pere i al Jaumet Serrallac

A la Tina Bros

Su autor, como siempre, se lo dedica “a la Margarida”, pero yo, su lector, se lo dedico a los Serrallac y a la Tina Bros… perque “feia temps que no plorava, Tina. Saps que m’estava començant a fer il.lusions?”

Creía que su última novela, Jo confesso, era insuperable, pero “jo confesso” que ésta, publicada casi diez años antes, pero leída por mí algunos años más tarde, ha vuelto a crear en mí esta sensación de algo insuperable. El estilo de Jaume Cabré es inconfundiblemente placentero y su dominio del lenguaje, con el que juega cambiando de registros constantemente dependiendo de quién habla o de quien piensa o de lo que está ocurriendo sin que se sepa quién lo está contando, es increible, extraordinario…

Y como en la vida real… la verdad es propiedad exclusiva de los mismos, de los que siempre ganan, de la gente que defiende “patria, ley, orden e instituciones”… porque son ellos quienes construyen “la verdad” según les conviene.

 

Jaume Serrallac, Tina Bros y Oriol Fontelles que escribía “a la meva filleta que no sé com et dius…” han vivido conmigo durante unos días y ahora les echo tanto de menos! Tanto como a Adriá Ardèvol y a tantos otros…

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para julio, 2016 en emak bakia.