Nadal

23/12/2017 Comentarios desactivados en Nadal

NADAL

                               A Emili Badiella
 
 
Sento el fred de la nit
                                         i la simbomba fosca.
Així el grup d’homes joves que ara passa cantant.
Sento el carro dels apis
                                            que l’empedrat recolza
i els altres qui l’avencen, tots d’adreça al mercat.
 
Els de casa, a la cuina,
                                           prop del braser que crema,
amb el gas tot encès han enllestit el gall.
Ara esguardo la lluna, que m’apar lluna plena;
i ells recullen les plomes,
                                               i ja enyoren demà.
 
Demà posats a taula oblidarem els pobres
-i tan pobres com som-.
                                             Jesús ja serà nat.
Ens mirarà un moment a l’hora de les postres
i després de mirar-nos arrencarà a plorar.
 

Joan Salvat-Papasseit

Anuncios

Camarón de la Isla

22/12/2017 Comentarios desactivados en Camarón de la Isla

Beñat Arginzoniz, Camarón de la Isla. El mundo es devorado lentamente, Ilustraciones de Florentino Aramburu (Detritus) y Maider Goikoetxea, Sierpe Editorial, 2017

Fotografía de la portada: Victoria Iglesias (Camarón en el aeropuerto de Atlanta, a su regreso de la clínica Mayo de Rochester, Minnesota)

Dejadme en una casa sola. Con pájaros ciegos y fantasmas de silencio. Con sillas vacías, con espejos helados, con paredes que susurran nombres olvidados.

Beñat Arginzoniz es un mago, que cualquier cosa que toca la convierte en pura poesía. Antes fue Josu Expósito, el cantante de Escorbuto, o Jesús de Nazaret, el protagonista de El Evangelio del hombre… Ahora es el turno de José Monje Cruz, a quien dedica este homenaje poético, adentrándose en la memoria y el olvido, acompañado por los versos de Omar Jayyam.

Beñat Arginzoniz es un mago que consigue que un libro de poesía se lea como si fuera una novela.

La nuit juste avant les forêts

19/12/2017 Comentarios desactivados en La nuit juste avant les forêts

Bernard-Marie Koltès, La nuit juste avant les forêts, Les éditions de minuit, 2016

« Un homme tente de retenir par tous les mots qu’il peut trouver un inconnu qu’il a abordé au coin d’une rue, un soir où il est seul. Il lui parle de son univers. Une banlieue où il pleut, où l’on est étranger, où l’on ne travaille plus ; un monde nocturne qu’il traverse, pour fuir, sans se retourner ; il lui parle de tout et de l’amour comme on ne peut jamais en parler, sauf à un inconnu comme celui-là, un enfant peut-être, silencieux, immobile. »

Bernard-Marie Koltès

Hace algunas semanas, Ricard Ustrell, al finalizar la entrevista que le hizo a Miquel Iceta en su programa de TV3 “FAQS, Preguntes freqüents”, le regaló un ejemplar de este libro… despertó mi curiosidad… No sé si le habrá gustado a Iceta, pero a mí m’agradat molt…

… et, moi, j’ai repéré, depuis que je ne travaille pas, toute la série de zones que les salauds ont tracées pour nous, sur leurs plans, et dans lesquelles ils nous enferment par un trait au crayon, les zones de travail pour toute la semaine, les zones pour la moto et celles pour la drague, les zones de femmes, les zones d’hommes, les zones de pédés, les zones de tristesse, les zones de bavardage, les zones de chagrin et celles du vendredi soir…

 

Bartleby y compañía

15/12/2017 Comentarios desactivados en Bartleby y compañía

Enrique Vila-Matas, Bartleby y compañía, Anagrama, 2000

Enrique Vila-Matas, Bartleby y compañía. La pregunta de Florencia, Seix Barral, 2015

 

La actitud realmente seria es aquella que interpreta el arte como un “medio” para lograr algo que quizá sólo se puede alcanzar cuando se abandona el arte…

Otra aplicación más del silencio: suministra tiempo para continuar el pensamiento o explorarlo. Notablemente, la palabra pone punto final al pensamiento.

Susan Sontag, “La estética del silencio

 

Por eso a veces insisto en que Bartleby y compañía, contrariamente a lo que se cree, no habla exactamente de escritores que dejan de escribir, sino de personas que viven y un día mueren, de gente que lee y de gente que un día deja de leer y de gente que muere sin haber leído nada y de gente que ama y deja de amar o ama sin ser amada, de oleadas y oleadas incesantes de seres inútiles y malolientes que vienen desde el fondo de los tiempos a hundirse, a hundirse aquí, que es a lo que venimos a este mundo, donde el instinto silencioso, el instinto de muerte, no necesita ni compañía, de tanta que tiene.

Enrique Vila-Matas, La pregunta de Florencia

 

Es el miedo al silencio que el le hace escribir a Vila-Matas un libro sobre los escritores que no escriben, y sobre los escritores que escriben y dejan de escribir. Los primeros son los que no han escrito nunca. Los segundos los que habiendo escrito algo algua vez, dejan de escribir, a veces porque ya no saben que decir, otras veces porque no saben como decir lo que quieren decir, otras porque creen que ya está todo dicho… y la mayoría de las veces, porque se mueren.

Si el lenguaje no sirve para nada, o si solo sirve para decir mentiras, o para hablar por hablar, para Vila-Matas el lenguaje y su escritura constituye una fuente inagotable de reflexiones y una demostración de su erudición literaria. Escribe sobre escritores reales o ficticios y copia textos de otros escritores, licencia que se permite a sí mismo con la disculpa de que no está escribiendo un texto, sino las notas a un texto que no existe: “notas sin texto”.

Por este libro singular desfilan autores, la mayoría reales, y obras literarias, pero también algunos músicos y artistas plásticos. En el siguiente enlace he recogido todos los autores y obras mencionados en este libro: Bartleby y compañía: notas a un libro de notas

 

Preferiría no hacerlo

15/12/2017 Comentarios desactivados en Preferiría no hacerlo

Herman Melville, Bartleby el escribiente, Traducción de José Manuel Benítez Ariza

Gilles Deleuze, Bartleby o la fórmula, Traducción de José Luis Pardo

Giorgio Agamben, Bartleby o de la contingencia, Traducción de José Luis Pardo

José Luis Pardo, Bartleby o de la humanidad

Editorial Pre-Textos, 2011

 

Bartleby no es una metáfora del escritor, ni el símbolo de nada. Se trata de un texto de una violenta comicidad, y lo cómico siempre es literal. Se asemeja a las narraciones de Kleist, de Dostoievski, de Kafka o de Beckett, con las cuales forma una subterránea y brillante secuencia. No quiere decir más de lo que literalmente dice. Y lo que dice y repite es PREFERIRÍA NO HACERLO, I would prefer not to.

Gilles Deleuze, Bartleby o la fórmula

 

El escriba que no escribe (del cual Bartleby es la última figura y más extrema) es la potencia perfecta, a la cual sólo una nada separa del acto de creación.

Giorgio Agamben, Bartleby o de la contingencia

 

Bartleby es lo que se resiste a la interpretación… Bartleby se resiste a relatar su pasado o a aceptar algún proyecto de futuro.

José Luis Pardo, Bartleby o de la humanidad

 

Tres filósofos filosofan sobre un breve relato que se resiste a toda interpretación. No tratan de interpretar nada, sino que ponen en marcha su pensamiento. La fábula escrita por Melville les da el empujón para unas reflexiones que también podrían no haber hecho, diciendo como Bartleby: I would prefer not to.

Bartleby el escribiente

15/12/2017 Comentarios desactivados en Bartleby el escribiente

Herman Melville, Bartleby el escribiente, Prólogo y traducción de Jorge Luis Borges, Alianza Editorial, 2002

Título original: Bartleby the Scrivener. A Story of Wall Street

Sentado apaciblemente sin hacer nada,
la primavera llega y la hierba crece por sí misma.

Haiku (citado en Vila-Matas, “La pregunta de Florencia”)

 

Bartleby es más que un artificio o un ocio de la imaginación onírica; es, fundamentalmente, un libro triste y verdadero que nos muestra esa inutilidad esencial, que es una de las cotidianas ironías del universo.

Jorge Luis Borges (Prólogo a Bartleby el escribiente)

 

¡Oh Bartleby! ¡Oh humanidad!

 

Este relato es una fábula abierta a múltiples lecturas. A partir de las últimas palabras, se puede entender que Bartleby representa a la humanidad en su conjunto, una especie animal que trata de hacer cosas, de hacerlas por y para algo, de entender lo que hace y por qué, y de pretender explicar no solo lo que hace sino todo lo que le rodea, la vida en general. Sin embargo, quizá, nada de esto es posible, porque nada tiene ningún sentido, porque, como dice Borges en el prólogo, todo es esencialmente inútil; se vive para vivir y para morir…

Bartleby el escribiente, una oda a la insubordinación, puede leerse también como una fábula anticapitalista: Wall Street, el centro de la actividad mercantil y de los negocios, es para Bartleby una pared (Wall) más allá de la cual no hay nada, y a la que mira constantemente en una actitud de permanente resistencia pasiva: “I would prefer not to”.

– Sergio Abraham Méndez Moissen, “Bartleby, un repudio poderoso a la enajenación capitalista

– Mario del Rosal, “Preferiría no hacerlo

aquí estem, i ens alcem

14/12/2017 Comentarios desactivados en aquí estem, i ens alcem

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para diciembre, 2017 en emak bakia.