Las cárceles

16/10/2018 Comentarios desactivados en Las cárceles

Banksy- Mural en NY denunciando la prisión de Zehra Dogan

 

Para Jordi Cuixart
Para Jordi Sánchez
a quienes un Estado intolerante y vengativo
mantiene en la cárcel desde hace un año
porque un pueblo ha gritado ¡libertad!

 

Un hombre aguarda dentro de un pozo sin remedio…

Porque un pueblo ha gritado, ¡libertad!

 

LAS CÁRCELES

I

Las cárceles se arrastran por la humedad del mundo,
van por la tenebrosa vía de los juzgados:
buscan a un hombre, buscan a un pueblo, lo persiguen,
lo absorben, se lo tragan.

No se ve, no se escucha la pena de metal,
el sollozo del hierro que atropellan y escupen:
el llanto de la espada puesta sobre los jueces
de cemento fangoso.

Allí, bajo la cárcel, la fábrica del llanto,
el telar de la lágrima que no ha de ser estéril,
el casco de los odios y de las esperanzas,
fabrican, tejen, hunden.

Cuando están las perdices más roncas y acopladas,
y el azul amoroso de las fuerzas expansivas,
un hombre hace memoria de la luz, de la tierra,
húmedamente negro.

Se da contra las piedras la libertad, el día,
el paso galopante de un hombre, la cabeza,
la boca con espuma, con decisión de espuma,
la libertad, un hombre.

Un hombre que cosecha y arroja todo el viento
desde su corazón donde crece un plumaje:
un hombre que es el mismo dentro de cada frío,
de cada calabozo.

Un hombre que ha soñado con las aguas del mar,
y destroza sus alas como un rayo amarrado,
y estremece las rejas, y se clava los dientes
en los dientes del trueno.

II

Aquí no se pelea por un buey desmayado,
sino por un caballo que ve pudrir sus crines,
y siente sus galopes debajo de los cascos
pudrirse airadamente.

Limpiad el salivazo que lleva en la mejilla,
y desencadenad el corazón del mundo,
y detened las fauces de las voraces cárceles
donde el sol retrocede.

La libertad se pudre desplumada en la lengua
de quienes son sus siervos más que sus poseedores.
Romped esas cadenas, y las otras que escucho
detrás de esos esclavos.

Esos que sólo buscan abandonar su cárcel,
su rincón, su cadena, no la de los demás.
Y en cuanto lo consiguen, descienden pluma a pluma,
enmohecen, se arrastran.

Son los encadenados por siempre desde siempre.
Ser libre es una cosa que sólo un hombre sabe:
sólo el hombre que advierto dentro de esa mazmorra
como si yo estuviera.

Cierra las puertas, echa la aldaba, carcelero.
Ata duro a ese hombre: no le atarás el alma.
Son muchas llaves, muchos cerrojos, injusticias:
no le atarás el alma.

Cadenas, sí: cadenas de sangre necesita.
Hierros venenosos, cálidos, sanguíneos eslabones,
nudos que no rechacen a los nudos siguientes
humanamente atados.

Un hombre aguarda dentro de un pozo sin remedio,
tenso, conmocionado, con la oreja aplicada.
Porque un pueblo ha gritado, ¡libertad!, vuela el cielo.
Y las cárceles vuelan.

Miguel Hernández, EL HOMBRE ACECHA, 1939

Anuncios

los escritores actuales

15/10/2018 Comentarios desactivados en los escritores actuales

“Los escritores actuales no son ya, como bien hiciera notar Pere Gimferrer, señoritos dispuestos a fulminar la respetabilidad social ni mucho menos un hatajo de inadaptados sino gente salida de la clase media y del proletariado dispuesta a escalar el Everest de la respetabilidad, deseosa de respetabilidad. Son rubios y morenos hijos del pueblo de Madrid, son gente de clase media baja que espera terminar sus días en la clase media alta. No rechazan la respetabilidad. La buscan desesperadamente. Para llegar a ella tienen que transpirar mucho. Firmar libros, sonreír, viajar a lugares desconocidos, sonreír, hacer de payaso en los programas del corazón, sonreír mucho, sobre todo no morder la mano que les da de comer, asistir a ferias de libros y contestar de buen talante las preguntas más cretinas, sonreír en las peores situaciones, poner cara de inteligentes, controlar el crecimiento demográfico, dar siempre las gracias.

No es de extrañar que de golpe se sientan cansados. La lucha por la respetabilidad es agotadora. Pero los nuevos escritores tuvieron y algunos aún tienen (y Dios se los conserve por muchos años) padres que se agotaron y gastaron por un simple jornal de obrero y por lo tanto saben, los nuevos escritores, que hay cosas mucho más agotadoras que sonreír incesantemente y decirle sí al poder. Claro que hay cosas mucho más agotadoras. Y de alguna forma es conmovedor buscar un sitio, aunque sea a codazos, en los pastizales de la respetabilidad.”

Roberto Bolaño, “Los mitos de Chtulhu”, El gaucho insufrible

Imitación de Pessoa

14/10/2018 Comentarios desactivados en Imitación de Pessoa

Para isso precisas não tocar em nada. Se tocares, o teu sonho morrerá, o objeto tocado ocupará a tua sensação.
Ver e ouvir são as únicas coisas nobres que a vida contém. Os outros sentidos são plebeus e carnais. A única aristocracia é nunca tocar. Não se aproximar —eis o que é fidalgo.
Fernando Pessoa, Livro do Desassossego
IMITACIÓN DE PESSOA

… No toques nada. Si tocas tu sueño, morirá.
La única aristocracia es nunca tocar. No
acercarse: he ahí lo que es hidalgo.
F.Pessoa, del libro del
desasosiego.

Sé como yo: Amor, no seas.
Y huye, huye del Ser
besando una vez más el oscuro enigma
que llevas por costumbre atado al traje del colegio.
Que vivir es sólo esto, Amor, no sientas
en ti el vértigo ni su zarpa de animal: la vida.
Huye del Ser: Amor, no seas.
Que es impura la noche y no nos bendice el rocío,
que no sientas su peso, Amor, que no es cierto,
que un engaño es la mirada si no conduce a la nada.
Sé como un santo de la vida, Amor, no seas,
que no llenen tus ojos de ceniza,
que no te manchen, Amor, que nada hay
salvo llanto y risa entre los rosarios, nada
salvo torpeza incesante entre los tentáculos del día.
Y es por eso que te digo, Amor, sé virgen,
virgen como un santo de la vida,
sé como yo, no seas.

Beñat Arginzoniz, Las voces de la nada.

La cucaracha soñadora

13/10/2018 Comentarios desactivados en La cucaracha soñadora

Ilustración de Luis Scafati

«Érase una vez una Cucaracha llamada Gregorio Samsa que soñaba que era una Cucaracha llamada Franz Kafka que soñaba que era un escritor que escribía acerca de un empleado llamado Gregorio Samsa que soñaba que era una Cucaracha.»

Augusto Monterroso, La Oveja Negra y demás fábulas.

¡por fin nos descubrieron!

12/10/2018 Comentarios desactivados en ¡por fin nos descubrieron!

Cantata del adelantado Don Rodrigo Díaz de Carreras, de sus hazañas en tierras de Indias, de los singulares acontecimientos en que se vio envuelto y de cómo se desenvolvió

Les Luthiers

Marcos Mundstock:

Mastropiero era un apasionado de la investigación histórica. Se pasaba largas horas en la biblioteca de la opulenta marquesa de Quintanilla cuyos volúmenes le apasionaban. Así supo Mastropiero, precisamente allí (en la biblioteca) de la existencia de un enigmático personaje del siglo XV, El Adelantado Don Rodrigo Díaz de Carreras, hijo de Juana Díaz y Domingo de Carreras. Al principio de su investigación Mastropiero supuso que Don Rodrigo pertenecía a la misma familia Díaz que las célebres cortesanas Angustias y Dolores Díaz, pero luego cotejando ciertas fechas comprobó que Angustias y Dolores no provenían de esos días. Está bien…

Mastropiero ya estaba por abandonar la investigación cuando encontró en la biblioteca de la marquesa el viejo manuscrito de un anónimo poema épico redactado sobre la base del diario de viaje del Adelantado Don Rodrigo Díaz de Carreras. Según este poema, Don Rodrigo había arribado a las costas del Río de la Plata en 1491, o sea, un año antes del descubrimiento oficial de América. Este hecho por fin explicaba su título de adelantado. El poema describía además su heroico periplo hacia el norte del nuevo continente a lo largo de muchos años, culminando su gloriosa gesta en la isla de Puerto Rico. Impresionado por el hallazgo del poema, Mastropiero la usó como texto para una de sus obras más célebres con la que Les Luthiers finalizan su concierto de esta noche: “Cantata del adelantado Don Rodrigo Díaz de Carreras, de sus hazañas en tierras de indias, de los singulares acontecimientos en que se vio envuelto y de cómo se desenvolvió”. La obra se inicia con el arribo de Don Rodrigo a lo que luego se denominaría el Río de la Plata.

« Leer el resto de esta entrada »

Vinieron

12/10/2018 Comentarios desactivados en Vinieron

“Vinieron . . . Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra.
Y nos dijeron: “Cierren los ojos y recen”.
Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia”.

Esta frase, que fue citada por Eduardo Galeano en su libro Ser como ellos y otros artículos, ha sido atribuida a varios autores. Entre ellos, a Jomo Kenyatta y a Desmond Tutu.

En realidad, la frase «Cuando llegaron los misioneros, los africanos tenían la tierra y los misioneros tenían la Biblia. Nos enseñaron a rezar con nuestros ojos cerrados y cuando los abrimos, ellos tenían la tierra y nosotros la Biblia» procede del guión teatral “El vicario: una tragedia cristiana” (“The Deputy, a Christian tragedy”, 1964, Grove Press, p. 144). En inglés, la frase exacta es:  «When the missionaries arrived, the Africans had the land and the missionaries had the Bible. They taught us how to pray with our eyes closed. When we opened them, they had the land and we had the Bible». Este guión, que fue escrito por Rolf Hochhuth, fue muy polémico y controvertido, y en él se basó Costa-Gavras para su película Amen (2002). El autor del guión no dio referencias a ninguna fuente histórica u original que permitiera verificar el origen de la citada frase.

La frase también ha sido publicada por otros autores que tampoco citan referencia alguna. Entre ellos John Walker en A Certain Curve of Horn: The Hundred-Year Quest for the Giant Sable Antelope of Angola, 2004. p. 144; y críticos de la religión como Christos Tzanetakos en “The Life and Work of an Atheist Pioneer”, iUniverse; y por Jack Huberman en “Quotable Atheist: Ammunition for Nonbelievers, Political Junkies, Gadflies, and Those Generally Hell-Bound” (2008), 175.

Aita gurea

07/10/2018 Comentarios desactivados en Aita gurea

Aita Gurea,
izarretan lo hagoena,
goraipa bedi hire izena,
iraun beza hire leinuak,
gera bekigu hire arnasa,
gogoan bezala, ondoan ere.

Gure eguneko kemena
igukegu,
etsaiak gorrota ditzagun,
haiek gorrotatzen gaituzten heinean.

Aita Gurea,
izarretan lo hagoena,
goraipa bedi hire izena,
iraun beza hire leinuak,
gera bekigu hire arnasa,
gogoan bezala, ondoan ere.

Ez baitzat suntsitzen utz,
baina babes gaitzetik.
Ezen hirea duk,
gizatasuna,
prestutasuna,
etorkizuna,
hemen,
amen.

Aita Gurea,
izarretan lo hagoena,
goraipa bedi hire izena,
iraun beza hire leinuak,
gera bekigu hire arnasa,
gogoan bezala, ondoan ere.

Padre Nuestro,
que duermes en las estrellas,
que tu nombre sea alabado,
que perdure tu dinastía,
que nos quede tu aliento
tanto en nuestro recuerdo
como a nuestro lado.

Nuestra fuerza diaria
dánosla,
para que odiemos a nuestros enemigos
tanto como ellos nos odian a nosotros.

Padre Nuestro,
que duermes en las estrellas,
que tu nombre sea alabado,
que perdure tu dinastía,
que nos quede tu aliento
tanto en nuestro recuerdo
como a nuestro lado.

No dejes que se destruyan
y protégelas
porque son tuyas
la humanidad,
la bondad,
el futuro
aquí,
amén

Padre Nuestro,
que duermes en las estrellas,
que tu nombre sea alabado,
que perdure tu dinastía,
que nos quede tu aliento
tanto en nuestro recuerdo
como a nuestro lado.

 

Ilustración de Ana Santoja

Padre nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo
lleno de toda clase de problemas
con el ceño fruncido
como si fueras un hombre vulgar y corriente
no pienses más en nosotros.

Comprendemos que sufres
porque no puedes arreglar las cosas.
Sabemos que el Demonio no te deja tranquilo
desconstruyendo lo que tú construyes.

Él se ríe de ti
pero nosotros lloramos contigo:
no te preocupes de sus risas diabólicas.

Padre nuestro que estás donde estás
rodeado de ángeles desleales
sinceramente: no sufras más por nosotros
tienes que darte cuenta
de que los dioses no son infalibles
y que nosotros perdonamos todo.

Nicanor Parra, de Obra gruesa, 1969

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría pensamientos ajenos en emak bakia.