mujeres al poder

18/06/2018 Comentarios desactivados en mujeres al poder

Nos quieren hacer creer que es un logro y un gran avance hacia la igualdad y en la lucha contra el patriarcado que en un gobierno haya más mujeres que hombres… pero no es más que pura propaganda que no hace sino reforzar el orden social patriarcal.

“… si algunas mujeres acceden al poder sin poner en cuestión la lógica que lo sostiene, no estarán transformando, sino reforzando, el orden social al que creen combatir, perpetuando la subordinación de la mayoría de las demás mujeres. De ahí que la lucha por la igualdad no deba limitarse al aumento del número de mujeres en el poder, sino en poner en evidencia y transformar la lógica que hasta ahora ha caracterizado ese poder (político, científico, económico, etc.).”

Almudena Hernando, La fantasía de la individualidad, p. 29

Harem. También aquí hay más mujeres que hombres.

Anuncios

los buenos y los malos

18/05/2018 Comentarios desactivados en los buenos y los malos

The Hay Wain (Hieronymus Bosch)

Com que costa distingir el bé del mal
opto per veure’t, pàtria meva, 
veure’t només de nit.

Bàssem an-Nabrís, Totes les pedres

 

Los “buenos” son muy peligrosos. Siempre lo han sido y lo siguen siendo, porque están seguros de que están en posesión de la verdad absoluta y no tienen ninguna duda en utilizar cualquier método para imponérsela a los “malos”. El fanatismo de los “buenos” ha sido a lo largo de la historia el responsable de los peores crímenes cometidos contra la humanidad. Creer que se forma parte de los “buenos” es ya de por sí un fanatismo. La palabra “fanático” procede del latín fanaticus, derivada a su vez de fanum, templo. Los fanáticos son los servidores del templo, es decir, los garantes de la verdad y del bien, por tanto son los “buenos”.

A lo largo del tiempo los “buenos” se han dedicado a hacer el “bien”, aunque para ello se hayan visto “obligados” a utilizar métodos dolorosos. Eran los “buenos” quienes quemaban en la hoguera a los “malos” en nombre de dios y en defensa de los valores de la religión en tiempos de la Inquisición. Hoy los valores a defender por los “buenos” son la democracia y la ley.

Hannah Arendt, en su libro Eichmann en Jerusalén, recopilaba algunas entrevistas en las que oficiales y jerarcas nazis se justificaban con el argumento de que “los judíos son un mal para Alemania, luego hay que expulsarlos o exterminarlos. Desgraciadamente, alguien tiene que sacrificarse y hacer el trabajo espantoso en pos de la felicidad de las futuras generaciones. Y ellos incluso se lamentaban de los horrorosos trabajos a los que se veían obligados a realizar.”

Hoy se da la paradoja de que son precisamente los “buenos”, que acusan a los “malos” de fracturar la sociedad, quienes la están dividiendo en dos partes: la de los “buenos” y la de los “malos” (“Los buenos son los que respetan la ley y los malos los que se la saltan”). Y están lanzando un peligroso mensaje. Como ellos son los “buenos” están dispuestos a sacrificarse y a hacer el espantoso trabajo que sea necesario en pos de la felicidad de las futuras generaciones, mediante la defensa de la democracia, de la ley y del orden constitucional.

Javier Cercas, el GRAN impostor

17/05/2018 Comentarios desactivados en Javier Cercas, el GRAN impostor

Lejos de Cercas

Hace algún tiempo escribía en este mismo “sitio” algunas reflexiones derivadas de la lectura de El impostor. En ellas alababa algunos de los logros de la novela, como el de hacernos pensar que quizá todos seamos de alguna manera unos impostores… También mencionaba que cuando en una reunión Javier Cercas dijo que “todos somos un poco impostores”, el escritor Ignacio Martínez de Pisón hizo un comentario demoledor: “Sí: sobre todo tú”. También me planteaba si Cercas era el gran impostor entre los impostores cuando decía en su libro que era un gran admirador de las películas de Bruce Willis, en las que se salva el mundo salvando a los buenos y matando a los malos. En aquella ocasión tenía dudas sobre cuál era el Cercas impostor. No estaba seguro si era un impostor cuando alababa las películas de Bruce Willis o cuando criticaba los relatos “inmunes a las complejidades y ambigüedades de la realidad”…

Hoy ya no tengo dudas (afirmación exagerada “sin duda” para alguien que tiene como lema “de omnibus dubitandum”). Javier Cercas, tal como nos recordaba hace algunos días Enric Vila desde elnacional.cat, es el gran impostor. Hago hoy esta afirmación porque acabo de leer su último “artículo?” en el que se pliega sin ningún escrúpulo a la voz de sus amos en el boletín oficial de los buenos, es decir, en el diario El País, con el título de “Pesadilla en Barcelona“. Por muchísimo menos de lo que está dispuesto a perdonar en sus familiares fascistas y falangistas, lanza a la hoguera inquisitorial, encendida por los neofalangistas, a la víctima elegida por los poderes de un estado neofranquista.

 

P. D.: Le recordaría a Javier Cercas que hablar de “manicomios” podría considerarse como un anacronismo si no tuviera las connotaciones de desprecio hacia el sufrimiento de las personas que no encajan en la idea de”normalidad” representada por la gente “supuestamente de bien” como él.

Francisco Javier Núñez Fernández

04/05/2018 Comentarios desactivados en Francisco Javier Núñez Fernández

Hoy, día 4 de mayo de 2018, a las 12:00 ha tenido lugar en Kanbo un acto en el que se constataba el fin de ETA. Una hora más tarde, sin haber tenido tiempo siquiera para escuchar lo que allí se ha dicho, el presidente del gobierno de España, hacía una declaración institucional en la que reivindicaba la victoria de los “buenos” sobre los “malos” y el papel de las fuerzas policiales en ella.

El presidente del gobierno de España debería haber escuchado lo que se ha dicho hoy en Kanbo. También debería escuchar a Inés Núñez de la Parte cuando cuenta cómo fue asesinado su padre. Nunca les han pedido perdón. Los responsables jamás fueron juzgados, ni han cumplido condena, ni han sido alejados de sus familias. Es probable que incluso fuesen ascendidos y recompensados. No sería la primera vez.

El presidente del gobierno de España debería tener conocimiento también de esto: “Las cifras de la tortura en España“. ¿A esto es a lo que se refiere cuando habla de la victoria de la democracia y del Estado de derecho?

Hacen discursos contra la violencia, hablando de democracia y de victorias. Mientras tanto se dedican a apalear a personas indefensas que protegen unas urnas en sus colegios electorales, a tirotear a inmigrantes que pretenden alcanzar las costas españolas a nado, a participar con sus ejércitos y sus armas en los bombardeos de poblaciones indefensas en Irak, en Afganistán o en Siria… ¿Cuándo podremos asistir a un acto, como el de hoy en Kanbo, en el que el gobierno de España se comprometa a abandonar definitivamente la violencia?

cabecillas, ideólogos y organizadores

24/04/2018 Comentarios desactivados en cabecillas, ideólogos y organizadores

“… cuando los aparatos de poder policial buscan los comités de organización secretos, no entienden lo que ocurre. En la capital eslovena de Liubliana, en febrero de 2014, 10.000 manifestantes se reunieron delante del Parlamento y proclamaron orgullosos: ‘A esta manifestación asisten 10.000 organizadores’.”

Slavoj Zizek, Problemas en el paraíso, p. 212

Y como no pueden detener y encarcelar a los 10.000, detienen a alguien al azar y le acusan de ser la cabecilla y la ideóloga porque en su casa tenía dos globos, un silbato y una careta de cartón… Y esto en un “estado de derecho” (como les gusta presumir), puede ser hasta terrorismo.

escrito desde la prisión

23/04/2018 Comentarios desactivados en escrito desde la prisión

Nuestros brazos son ramas que se cargan de frutas
y que nuestro enemigo sacude día y noche, golpeándonos.
Y para despojarnos más fácilmente, más tranquilamente,
ya no encadena más, querida, nuestros pies
sino la raíz misma de nuestro pensamiento.

Nazim Hikmet

 

Nazim Hikmet, poeta turco, pasó muchos años de su vida encarcelado. En 1938 fue condenado a 28 años y 4 meses de cárcel por sedición. Pasó doce años de su vida en la cárcel. Las autoridades turcas nunca lo consideraron un “preso político”, pues según decían no fue condenado por lo que pensaba sino por lo que hacía: según ellos promover el alzamiento de los kurdos entre otras cosas. Ningún estado reconoce que tiene presos políticos. Durante el franquismo les llamaban “presos sociales”. Ahora en España les llaman “políticos presos”, como si fuera lo mismo robar el dinero de los contribuyentes que promover referéndums… Les llamen como les llamen, tanto a Nazim Hikmet como a muchos otros que hoy se encuentran en las cárceles españolas, de lo que no hay ninguna duda es de que al menos son presos por motivos políticos.

El texto que viene a continuación está extraído del libro de Erri De Luca Quijote y los invencibles:

“Nazim Hikmet estuvo preso mucho tiempo por motivos políticos. También Cervantes estuvo encarcelado. Y hasta Quijote fue encerrado en una jaula. Así que la última estancia de esta balada nuestra tiene barrotes en la ventana y una puerta cerrada de la que no tenemos la llave. La última estancia está dedicada a los presos. Y aquí está de nuevo Nazim Hikmet, que recibe en prisión la visita de su mujer.

¡Bienvenida, mujer mía, bienvenida!
Claro que estás cansada.
¿Cómo podré lavarte los pies?
No tengo agua de rosas
ni barreño de plata.

Claro que tendrás sed
y no tengo nada de beber.
Claro que tendrás hambre
y no puedo poner la mesa.
Mi habitación es pobre y prisionera.
como nuestro país.

¡Bienvenida, mujer mía, bienvenida!
Has puesto el pie en mi celda
y el hormigón se ha convertido en prado.
Te has reído,
y rosas han florecido en los barrotes.
Has llorado
y perlas han humedecido mis manos.

Rica, como mi corazón,
querida, como la libertad,
ahora es esta prisión.

¡Bienvenida, mujer mía, bienvenida!

La parte que más conmueve de un cuerpo prisionero son los pies. Los pies, que están hechos para llevarnos hasta el otro extremo del mundo y, en cambio, se ven reducidos a idas y venidas de centímetros. Los pies de un cuerpo prisionero contienen toda la tristeza.”

la justicia injusta

14/04/2018 Comentarios desactivados en la justicia injusta

Aquellos jueces fueron “burócratas del Mal”, y lo sabían.

Decir que el pasado ya no existe -que la tortura institucional ha sido abolida, que el fascismo fue una fiebre pasajera que nos ha vacunado- es de un historicismo de profunda mala fe, cuando no de profunda estupidez. La tortura sigue existiendo. Y el fascismo sigue vivo.

(de la Nota de Leonardo Sciascia al libro Historia de la columna infame)

“… constatar que unos inocentes fueron condenados por jueces que (…) para considerarlos culpables, para rechazar la verdad que aparecía en todo momento, en mil formas, desde mil vertientes, con caracteres tan claros entonces como ahora, y como siempre, tuvieron que forzar constantemente su ingenio y recurrir a expedientes cuya injusticia no podían ignorar.”

Alessandro Manzoni, Historia de la columna infame, p. 27

 

“Sólo Dios sabe si aquellos magistrados, al dar con los culpables de un falso delito que se quería auténtico, fueron más cómplices que portavoces de una multitud cegada no por la ignorancia sino por la malignidad y la ira, que violaba con aquellos gritos los preceptos más indiscutibles de la ley divina, de la que se jactaba ser seguidora.”

Alessandro Manzoni, Historia de la columna infame, p. 28

 

“… ya que cuando se inicia el camino de la rabia, es natural que los más ciegos sean los conductores. No debe extrañarnos ver a unos hombres que no debían de ser, y que seguramente no eran, de ésos que quieren el mal por el mal, verlos, digo, violar todo derecho con tanta impudicia y crueldad, ya que la creencia injusta da paso a la obra injusta hasta donde lleve la injusta persuasión. Y cuando la conciencia duda, se inquieta, advierte, los gritos de la multitud tienen la fuerza funesta (sobre el que ha olvidado que tiene otro juez) de sofocar los remordimientos, y hasta de impedirlos.”

Alessandro Manzoni, Historia de la columna infame, p. 71-72

 

“¿Qué habrían hecho en ese momento unos jueces a los que la rabia no hubiese pervertido, ofuscado y embotado la conciencia? Se habrían horrorizado por haber llegado tan lejos (aunque no fueran culpables); se habrían consolado de no haber llegado al último e irreparable paso; se habrían detenido en el afortunado impedimento que los salvaba del precipicio; se habrían agarrado a aquella dificultad; habrían querido deshacer aquel nudo…”

Alessandro Manzoni, Historia de la columna infame, p. 111

 

“… escrupulosos en la observación de una formalidad no concluyente mientras violaban las prescripciones más importantes y más positivas.”

Alessandro Manzoni, Historia de la columna infame, p. 115

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría mis pensamientos en emak bakia.