ecosia

05/05/2017 Comentarios desactivados en ecosia

Últimamente se empieza a oir hablar de una “alternativa verde” a google llamada ecosia. Es lo mismo de siempre. Se trata de pintar de color verde las chimeneas, los edificios de contención de las centrales nucleares, o los logotipos de las empresas eléctricas. El capitalismo no puede dejar de crecer porque dejaría de ser capitalismo. No es posible dejar de contaminar, por lo que hay que buscar alguna forma de poder seguir contaminando sin que se note tanto, y reduciendo los efectos de dicha contaminación.

La reforestación se ha puesto de moda en los ambientes del capitalismo de tonos más verdosos. Las grandes cabezas pensantes del capitalismo llevan ya algún tiempo preocupadas por lo que se conoce como “el cambio climático”, ya que puede suponer un freno al desarrollo y al constante incremento de los beneficios de las grandes empresas. Esta preocupación ha llegado hasta tal punto que en el año 2013 la Asamblea de Las Naciones Unidas decidió promocionar el Día Internacional de los Bosques con el objetivo de concienciar sobre su importancia. La pegunta que hay que hacerse es ¿por qué se preocupan tanto los gestores del capitalismo por la importancia de los bosques? La explicación es sencilla: los bosques son considerados como proveedores de “servicios ecosistémicos” que tienen un indudable valor económico que permite ampliar la escala y la magnitud de los negocios de las grandes compañías responsables del cambio climático.

El fomento de la reforestación como medio para combatir la reducción de la capa de ozono y el cambio climático tiene como objetivo poder seguir contaminando aún más si es necesario. En lugar de dejar de ensuciar el planeta lo que hacen es aumentar la plantilla de las brigadas de limpieza. En el marco del “capitalismo verde”, los bosques no son ya espacios de biodiversidad sino que se convierten en monocultivos forestales.

La propagación de los proyectos de compensación, como REDD+ y los mecanismos de compensación de biodiversidad (mercadillo de intercambio de permisos de contaminación), donde las empresas contaminadoras responsables de la deforestación pueden continuar con sus actividades argumentando que están “compensando” la destrucción generada, fue facilitada por la Economía Verde. Así, los bosques son puestos al servicio de la misma economía opresiva y patriarcal que continúa sin cambios, con su secuela de destrucción.

Plantar árboles es el pequeño coste que hay que asumir para poder seguir contaminando.

Además, los proyectos de “conservación” —como REDD+— suelen imponer a las comunidades un sinfín de restricciones en el uso tradicional de los bosques, argumentando que ese uso tradicional es el principal responsable de la deforestación. Mientras tanto, permiten expandir la explotación petrolera, gasífera y minera, las plantaciones industriales de monocultivo, la construcción de mega carreteras y represas, entre otros.

Los proyectos y programas tipo REDD+ han evidenciado como éstos en su mayoría han cambiado drásticamente la vida de las comunidades que dependen de los bosques, siendo impuestos sin la debida consulta, ni mucho menos consentimiento, y las han privado del acceso a territorios y bosques vitales para su supervivencia. Las comunidades que conviven con los bosques por innumerables generaciones, confrontan leyes, reglamentos y contratos que buscan prohibirles el seguir con sus tradiciones, formas de sustento y estilos de vida. Aquellas comunidades que confrontan la creciente explotación capitalista deben seguir confrontando el despojo, contaminación y violencia que ésta conlleva.

La lógica de la Economía Verde aumenta los intereses económicos y políticos sobre los territorios. Mientras que por un lado los mecanismos de compensación facilitan las actividades extractivas, de plantaciones, represas, infraestructura, etcétera, intensificando la destrucción, por el otro, el acaparamiento de bosques por los proyectos de “conservación”, que albergan los “servicios ecosistémicos” ansiados por el capital, aumentan aún más la presión sobre los territorios. En consecuencia, también se incrementan los conflictos y las luchas de resistencia frente a este doble acaparamiento de tierras. Esto da lugar a la militarización y al uso de tecnologías, tales como satélites o drones, y medidas especiales de vigilancia y supervisión sobre las comunidades que viven en zonas de bosque que han sido calificadas como proveedoras de “servicios ecosistémicos”, lo que aumenta significativamente la violencia.

Extraído en parte de: DecoopChile

Poesía fácil

20/02/2017 Comentarios desactivados en Poesía fácil

POESÍA FÁCIL

Paz no busco, guerra no soporto
tranquilo y solo voy por el mundo en sueño
pleno de cantos sofocados. Anhelo
la niebla y el silencio de un gran puerto.

En un gran puerto pleno de velas leves
listas para zarpar hacia el horizonte azul
dulces ondulando, mientras que el susurro
del viento pasa con acordes breves.

Y aquellos acordes el viento se los lleva
lejos sobre el mar desconocido.
Sueño. La vida es triste y yo estoy solo.

Oh cuándo, oh cuándo en una mañana ardiente
mi alma se despertará en el sol
En el sol eterno, libre y estremecida.

Dino Campana (1885-1932)

 

Leo y releo Vagabundeo, un breve relato de Antonio Tabucchi que forma parte del volumen titulado El juego del revés. Descubro así la existencia de un poeta “maldito” italiano: Dino Campana. El relato de Tabucchi comienza con estas enigmáticas palabras: “A veces empezaba así, como un rumor imperceptible, como una pequeña música; y también con un color, una mancha que nacía en el interior  de los ojos y se ensanchaba sobre el paisaje y después invadía nuevamente los ojos y de éstos pasaba al alma: el añil, por ejemplo. El añil tenía un sonido de oboe, a veces de clarín, en los días más felices. El amarillo, en cambio, tenía sonido de órgano“.

 

Il più lungo giorno (Manuscrito de Dino Campana)

Il più lungo giorno (Película de Roberto Riviello)

 

UNA VEZ FUI ESCRITOR…

Declaraciones de Dino Campana recogidas el 8 de noviembre de 1926 por el doctor Carlo Pariani en Castel Pulci.

A los quince años fui al colegio en Piamonte: en Carmañola, cerca de Turín. Más tarde fui a la Universidad de Bolonia. No conseguí aprobar química. Y entonces me dediqué un poco a escribir y un poco a vagabundear. Estaba impulsado a una especie de manía de vagabundeo. Una especie de inestabilidad me impulsaba a cambiar continuamente… Yo debía estudiar letras. Si estudiaba letras podía vivir. No entendía la química, entonces me abandoné a la nada… Estuve algunos meses en prisión. Dos o tres meses en Suiza, en Basilea; por escándalo. Había peleado con un suizo: unas contusiones. No fui condenado. Tenía un pariente, me recomendó. En Italia, arrestado, y luego en mes de prisión en Parma hacia 1902-1903. He estado en el manicomio de Imola, del profesor Brugia: estuve allí cuatro meses. En Bélgica, depués de Imola, en el manicomio de Tournay otros cuatro meses… Desempeñé algunos oficios. Por ejemplo: templar el hierro; tamplaba una hoz, un hacha. Se vivía. Toqué el triángulo en la Marina Argentina. He sido portero en un círculo de Buenos Aires. Desempeñé tantos oficios […] En la Argentina había olvidado hasta la aritmética. Si no, me habría empleado como contable… Hice de carbonero en los barcos mercantes, de fogonero. Hice de policía en la Argentina, es decir, de bombero […] Estuve en Odesa. Vendía estrellas fugaces en las ferias […] Conocía bien varias lenguas… Había venido a Italia desde Suiza para no desertar. En Italia vieron que había estado en un manicomio y no me llamaron a servicio. De modo, pues, que me quedé paseando… Vendía los Cantos Órficos […] Si vendía aquel libro es porque era pobre… Todos me irritaban un poco. A los futuristas los encontraba vacíos, por ejemplo. Tenía una neurastenia fuerte… Una vez fui escritor, pero tuve que dejarlo porque tenía la mente debilitada. No conecto con las ideas, no sigo… Ahora es preciso que me ocupe de asuntos más importantes.

 dc1 dc2 dc3 dc4

La cena

11/02/2017 Comentarios desactivados en La cena

captura-de-pantalla-2017-02-11-a-las-11-18-27

Augusto Monterroso, “La cena“, en Revista de la Universidad de México, Nº 2-3, Octubre-Noviembre, 1980.

Esta misma mañana he vuelto a leer este pequeño gran cuento de Monterroso. Cuenta en él que fue invitado a cenar por Bryce Echenique en su casa, en el 2º izquierda del número 8bis de la rue Amyot de Paris. A la misma cena también fue invitado Franz Kafka que quiso llevar como regalo una tortuga para celebrar la rapidez con la que había transcurrido el Congreso Mundial de Escritores en el que habían participado.

Desde una ventana del quinto piso del mismo inmueble, el día 25 de enero de 1920, Jeanne Hébuterne, de diecinueve años y en el noveno mes de embarazo, se lanzó de espaldas al vacío para perder dos vidas de golpe. El día anterior acababa de morir su amante, Amedeo Modigliani.

Unas horas más tarde, leyendo París no se acaba nunca, de Enrique Vila-Matas, encuentro en las primeras páginas el recuerdo de ambos acontecimientos. El real del suicidio de Jeanne Hébuterne, y el ficticio? de la cena de la que nos habla Augusto Monterroso. Ambos ocurridos en el mismo inmueble de París, en la rue Amyot, 8bis. Vila-Matas nos cuenta que, encontrándose en París, decidió visitar el lugar y nos dice que “aunque yo, muchos años después, encontré esa calle con cierta dificultad ‘por callejuelas estrechas, ayudado por un mapa de la ciudad’, a Monterroso en cambio le resultó más bien sencillo: ‘Como en cualquier gran ciudad, en París, hay calles difíciles de encontrar; pero la rue Amyot es fácil si uno baja en la estación Monge del Metro y después, como puede, pregunta por la rue Amyot’.”

captura-de-pantalla-2017-02-11-a-las-11-19-09

captura-de-pantalla-2017-02-11-a-las-11-18-52

Jeanne Hébuterne (Amedeo Modigliani, 1919)

Jeanne Hébuterne (Amedeo Modigliani, 1919)

ausencias hereditarias

29/11/2016 Comentarios desactivados en ausencias hereditarias

Cada vez somos herederos de más ausencias. Heredamos el olvido. Hablamos de recuperar la memoria cuando la memoria ya solo es ausencia y olvido. Un mundo cada vez más homogéneo, global y normalizado en el que hemos perdido tantos saberes. Todos los saberes que permitían la vida autónoma han desaparecido. Están ausentes también las lenguas con las que las madres calmaban la angustia de sus hijos, porque en el mundo globalizado molestan las variedades dialectales, las diferencias lingüísticas, porque el objetivo es alcanzar la lengua única que permita extender los mercados cada vez más lejos. Dicen que las lenguas son para entenderse… pero las lenguas sirven, servían, para muchas cosas más: para mantener el hilo que nos une con el pasado, con los saberes propios de cada pequeña comunidad adaptados a las condiciones de vida en cada territorio… Las lenguas, cuando desaparecen, se convierten en ausencias hereditarias.

“I si escric llengua, veus?
el dolor em trenca l’ànima”

Josep M. Nadal, Per què vivim les llengües amb tanta passió?

 

“He llegit, en un text preciós de Josep M. Nadal, que no hi ha res que ens lligui tant amb els morts com la llengua. És aquella idea molt relacionada amb la mort de les persones, però també de les llengües, i que expressa amb paraules de Rachel Ertel referides al jiddisch, una llengua que ara, en aquests moments en què escric i el lector em llegeix, s’està morint: ‘Elle ne peut pas ne pas avoir été… Aujourd’hui ce n’est donc pas le yiddish qui se transmet. C’est son absence. Et cette absence est héréditaire’.”

Jaume Cabré, Les incerteses, p. 32

un mundo feliz

05/10/2016 Comentarios desactivados en un mundo feliz

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-15-05-12

izena eta izana

15/09/2016 Comentarios desactivados en izena eta izana

izena-eta-izana

Euskalherriko Bilgune Feminista ha publicado recientemente esta guía práctica. Su título, “izena eta izana”, en castellano significa algo así como: “el nombre y el ser”.

Ante el problema creado por la administración que exige que los recién nacidos deben registrarse con un nombre que permita distinguir claramente su sexo, este colectivo ha publicado una guía en la que animan a la desobediencia y a la insumisión.

La administración pretende clasificarnos según diversos criterios. En algunos países se clasifica a las personas por criterios como la raza o la religión. Mientras se redactan leyes para la igualdad de género, e incluso para el cambio de sexo, se exige que todas las personas se inscriban como pertenecientes a uno de los dos sexos únicamente reconocidos por la ley. Además del problema que esto supone para aquellas personas que no se pueden encuadrar en uno de estos dos sexos con facilidad (XXY), supone inmiscuirse en la intimidad de las personas. Además de clasificar a todas las personas de acuerdo con el sistema binario hombre/mujer, estos deben estar perfectamente identificados como tales no sólo por la indicación de “sexo” en sus documentos de identificación, sino también mediante su propio nombre que debe diferenciarse claramente entre los hombres y las mujeres.

La modernidad posmoderna… o la posmodernidad moderna ha traido como consecuencia las reivindicaciones de todo tipo. Somos tan libres y tenemos tanta tecnología que ya podemos hacer lo que queramos. Los chicos se pueden convertir en chicas, las chicas en chicos, pero también se puede ser un tercer género, o un cuarto… nos podemos operar para quitarnos el pito y ponernos tetas o para qutarnos las tetas y ponernos un pito… los niños pueden nacer en un laboratorio, podemos contratar uteros de alquiler… los homosexuales se pueden casar… ¿por qué no van a poder tener hijos? ¿es que no tienen derecho? ¿habrá que ser homosexual para poder casarse con alguien del mismo sexo? No se habla de matrimonio entre personas del mismo sexo sino de matrimonio de homosexuales…
Somos tan modernos! o tan posmodernos! somos tan libres! Ya somos iguales. Las mujeres ya pueden ser generales del ejército y comisarias de policía… qué bien, qué igualdad! También pueden ser directoras de bancos y lo que quieran… para eso somos modernos o posmodernos, libres, librísimos… iguales, igualísimos!!!
Pero… eso sí… los niños tienen que tener nombre de niño y las niñas de niña… los niños vestidos de azul y las niñas vestiditas de rosa… a los niños se les regalan coches y a las niñas muñequitas… Claro que si a una niña le gustan los coches en vez de las muñequitas y ensuciarse con barro… será que es un poco marimacho, no? bueno, no pasa nada… pero si a un niño le gustan las muñequitas y pintarse las uñas… bufff… ¿no será maricón? (esto sólo se piensa porque ya no se puede decir… ahora se dice que quizá sea gay, que para eso somos modernos o posmodernos y libres… librísimos!) Luego… cuando sean mayores, si quieren pueden cambiarse de sexo o no, y si son homosexuales se pueden casar con alguien de su mismo sexo…
En toda esta locura ¿a nadie se le ocurre cuál es el fondo de la cuestión? ¿Por qué el sexo es tan importante para la identificación de las personas? ¿Por qué el sexo tiene tanta importancia como seña de identidad de las personas? ¿Por qué la administración, el Estado que todo lo quiere tener controlado, necesita catalogarnos de acuerdo con nuestro sexo? ¿Para qué hace falta? ¿Para que la policía sepa cómo tiene que tratarnos… como machotes o como pobres mujercitas…o quizá como putas? ¿Por qué es necesario que figure el sexo en nuestros documentos de identidad? No hace mucho tiempo, en algunos lugares, muy “civilizados” por cierto, del planeta, en los documentos de identidad se indicaba también la raza… el sexo y la raza… ¿por qué todavía se tiene que registrar el sexo de las personas en el registro civil? ¿para qué sirve si ahora ya se pueden casar con los de su mismo sexo? ¿No se evitarían problemas administrativos para el cambio de sexo?
Seamos insumisos a la identificación sexual… no queremos que se nos identifique de acuerdo con nuestro sexo, porque es algo íntimo que sólo nos afecta a nosotros. Que el Estado no intervenga en nuestras identidades sexuales para nada…

Objeción de conciencia electoral

15/09/2016 Comentarios desactivados en Objeción de conciencia electoral

Por primera vez, una junta electoral reconoce la objeción de conciencia como un motivo justificado para no acudir a la mesa en las próximas elecciones gallegas.

captura-de-pantalla-2016-09-15-a-las-18-47-33

Es un primer paso… Una vez que se reconozca este derecho, tendrán que admitir el derecho de quienes no deseamos estar en el censo electoral a ser eliminados del mismo.

Más información en descensoelectoral

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría mis pensamientos en emak bakia.