Gente di Roma

29/08/2018 Comentarios desactivados en Gente di Roma

Gente di Roma (Ettore Scola, 2003)

Gente que vive, que trabaja, que pasea, que se aburre, que se divierte, que provoca, que habla, que ríe, que llora… Gente amable, gente con sentido del humor, gente solidaria… pero también gente insolidaria, antipática, desagradable… Una ciudad llena de gente. Roma. Gente.

Er padre de li santi

Giuseppe Gioachino Belli (1791-1863)

Er cazzo se pò ddí rradica, uscello,
ciscio, nerbo, tortore, pennarolo,
pezzo-de-carne, manico, scetrolo,
asperge, cucuzzola e stennarello.

Cavicchio, canaletto e cchiavistello,
er gionco, er guercio, er mio, nerchia, pirolo,
attaccapanni, moccolo, bbruggnolo,
inguilla, torciorecchio, e mmanganello.

Zeppa e bbatocco, cavola e tturaccio,
e mmaritozzo, e ccannella, e ppipino,
e ssalame, e ssarciccia, e ssanguinaccio.

Poi scafa, canocchiale, arma, bbambino:
poi torzo, crescimmano, catenaccio,
mànnola, e mmi’-fratello-piccinino.

E tte lascio perzino
ch’er mi’ dottore lo chiama cotale,
fallo, asta, verga, e mmembro naturale.

Cuer vecchio de spezziale
disce Priàpo; e la su’ mojje pene,
seggno per dio che nun je torna bbene.

Roma, 6 dicembre 1832 – Der medemo

 

El padre de los santos

La polla puede llamarse clava, pajarito,

picha, nabo, cipote, instrumento,

cacho-carne, mango, cetro,

hisopo, lanza y estaca,

tarugo, catalejo, cerrojo,

junco, el tuerto, el mío, nardo, pilila,

perchero, vela, manivela,

poronga, porra y badajo,

cuña y pistón, cachirulo y cabezón

pestiño y caño y pepino

y morcilla, longaniza y salchichón,

y, además, rábano, telescopio,

arma, pequeño y tronco, carne en barra,

trabuco, bandurria y mi hermano pequeño.

Y te diré además

que mi médico lo llama eso de ahi,


falo, asta, verga y miembro viril,

Y el viejo herbolario


dice Príapo, y su mujer pene

señal segura de que no le gusta lo que tiene

 

Giuseppe Gioachino Belli compuso también otro soneto titulado La madre de le sante (La madre de las santas).

Anuncios

Andréi Rubliov

15/08/2018 Comentarios desactivados en Andréi Rubliov

Andréi Tarkovski, Andréi Rubliov. Traducción del ruso de Ricardo San Vicente. Presentación de Pedro Rodríguez Panizo. Epílogo de Ricardo San Vicente. Ediciones Sígueme, 2006.

Y hasta nuestro oído llega una y otra vez el eco del tiempo fenecido ya, que nos recuerda los momentos de inspiración de Rubliov y los instantes en que nacían sus sorprendentes imaginaciones.

No se trata de una novela, sino del guión que escribió Tarkovski como punto de partida para la realización de la película del mismo título. Aquí Tarkovski trata de plasmar con palabras lo que posteriormente llevará a la pantalla como imágenes. El texto contiene ya la poesía que ofrecerá al espectador de su película, y nos permite adentrarnos en el proceso creador del cineasta.

Como dice Pedro Rodríguez Panizo en la presentación “Andréi Tarkovski o la poesía del tiempo esculpido”, Tarkovski utiliza, al igual que los pintores rusos de iconos, como Andréi Rubliov, lo que Pável Florenski llamó la “perspectiva invertida”, gracias a la cual se puede “penetrar en la realidad intangible de las cosas, en la estructura invisible de su realidad metafísica”.

La Trinidad (Andréi Rubliov, 1427-1430)

“Existe la Trinidad de Rubliov, existe Dios”  (Pável Florenski)

 

“Y he aquí, finalmente, la Trinidad, el sentido y la cumbre en la vida de Andréi. Serena, solemne, llena de trémula alegría ante la visión de la hermandad humana. La división física de un solo ser en tres y la unión trinitaria que se descubre en la sorprendente unanimidad ante la visión del futuro, que se extiende a través de los siglos.

Los movimientos pausados y armónicos de los brazos, la profundidad de los atentos ojos, en los que vive la comprensión trágica de la esencia de la vocación humana, que consiste en la maravillosa e inconsciente aspiración hacia el ideal ético.

El ritmo de los ropajes que caen libremente de los hombros, cuyos contornos o bien vuelan suave y lentamente, resbalando por la superficie azul violeta, en la que ya empieza a acumularse el color lila pálido y el púrpura difuminado, rasgado por la secular telaraña de las grietas, que no hace más que multiplicar la belleza ya de por sí imposible del icono, o bien sigue hacia la quebrada de la montaña amarilla con las superficies de pinares anaranjados de las rocas.

Y hasta nuestro oído llega una y otra vez el eco del tiempo fenecido ya, que nos recuerda los momentos de inspiración de Rubliov y los instantes en que nacían sus sorprendentes imaginaciones.”

Tango satánico

20/07/2018 Comentarios desactivados en Tango satánico

László Krasznahorkai, Tango satánico. Traducción de Adan Kovacsics. Acantilado, 2017

Decidió entonces observarlo todo con detenimiento y “documentarlo” de forma continua procurando no perderse ningún detalle, pues descubrió que no prestar atención a pormenores aparentemente nimios equivalía a reconocer que estamos indefensos, perdidos en el “puente vacilante” entre la desintegración y el orden concebible; había que seguir concentrado y captar cualquier detalle, fuese el “espacio delimitado por las hebras de tabaco en la mesa”, la dirección desde la que llegaban las ocas salvajes o simplemente la secuencia de los ademanes humanos más insignificantes, pues ahí residía la única esperanza de no terminar convertidos algún día en prisioneros enmudecidos y sin rastro de ese orden satánico que eternamente se descomponía y eternamente se levantaba.

Nacemos en un mundo cercado como una pocilga, continuó pensando con el cerebro zumbándole, e igual que los cerdos que se revuelcan en su propio fango no sabemos con qué fin nos apelotonamos en torno a las ubres nutricias, para qué luchamos encarnizadamente en el barro, por llegar al comedero o, al atardecer, al lugar donde dormir.

“Por eso mismo te digo que de ésta no saldremos nunca. Está todo muy atado. Lo mejor es no forzar nada y no creer cuanto ven tus ojos. Es una trampa… Y nosotros caemos una y otra vez, eternamente.”

 

“Sólo con las palabras soy capaz de determinar la estructura de los hechos que se producen a mi alrededor.”

… y de pronto vio desfilar en una misma rama de acacia la primavera, el verano, el otoño y el invierno, como si percibiera la totalidad del tiempo que jugueteaba en la esfera inmóvil de la eternidad mostrando una infernal línea recta, la cual daba la impresión de atravesar el paisaje escabroso del caos y, al crear así la altura, alimentaba a la vez la ilusión de que el vértigo era algo necesario…

 

Escrita en 1985, fue la primera novela de este autor. Inauguró una forma de escribir que se ha mantenido en sus obras posteriores. Frases largas, larguísimas y párrafos interminables que avanzan imparables como ríos desbocados tras las torrenciales lluvias en las que se ahogan sus personajes, con las que el autor construye una novela circular y por tanto infinita. Decrepitud, decadencia, humedad, barro, suciedad, frío… en un mundo sin esperanza de ningún tipo, en el que, por tanto, la esperanza debe construirse en cada momento y sólo puede ser construida con engaños. Cuando no hay esperanza, la única esperanza está en la fe ciega en cualquier tipo de engaño.

La prosa de Karsznahorkai es difícil, pero engancha…

La respuesta del cineasta Béla Tarr a una novela infinita fue, como no podía ser de otra forma, una película casi infinita… de más de siete horas de duración.

Sátántangó (Béla Tarr, 1994)

Había de admitir que por un breve tiempo el diablo había cosechado una total aunque fugaz victoria en la fonda -si tal era su objetivo-, pues con la excepción de Futaki y de Kerekes todo el mundo estaba de pie, y quien no había podido disfrutar bailando con la señora Kráner o con la señora Schmidt tampoco se sentaba, sino que se quedaba cerca, aguardando a que acabara el baile y comenzara el siguiente.

L’insulte

17/07/2018 Comentarios desactivados en L’insulte

L’insulte (Ziad Doueiri, 2017)

Nadie tiene la exclusividad del sufrimiento. Pero el sufrimiento no debería justificar en ningún caso el odio y la violencia, aunque haya quienes las alienten a sabiendas de lo qe hacen.

La masacre de Damour, las de Sabra y Chatila de 1982 y el Septiembre negro de 1970, son el trasfondo de un aparentemente ridículo conflicto entre dos personas humilladas y ofendidas.

 

 

La muerte y la doncella

28/05/2018 Comentarios desactivados en La muerte y la doncella

Roman Polanski, Death and the Maiden, 1994

La doncella raptada, torturada y violada, es condenada a vivir para siempre en el infierno, incluso,  como le ocurre a Proserpina en el mito narrado por Ovidio, tras haber sido liberada. Incluso tras haber tenido la oportunidad de enfrentarse a su violador y de haber podido vengarse… La doncella violada queda para siempre ligada al infierno.
La película de Polanski está basada en el obra de teatro de Ariel Dorfman, La muerte y la doncella, estrenada en 1991 en Santiago de Chile.

Gian Lorenzo Bernini, “Rapto de Proserpina”, Galeria Borghese

“Un bosque corona las aguas, rodeando toda la ribera, y con sus ramas, como con un toldo, aleja los rayos de Febo. Las ramas dan fresco, la tierra húmeda flores multicolores; la primavera es perpetua. Mientras en aquella espesura Proserpina juega y coge violetas y blancos lirios, y mientras con entusiasmo de niña llena cestas y el regazo, y se esfuerza por superar en la tarea a sus amigas, verla, amarla y raptarla Dis (Plutón) fue apenas un segundo; hasta tal punto es de impaciente el amor. La diosa, aterrada, llama con gritos desesperados a su madre, a sus amigas, pero más veces a su madre; se desgarró el vestido desde el cuello y las flores recogidas se le cayeron de su túnica desceñida; y tan grande era la inocencia de sus años infantiles que incluso esta pérdida causó dolor a la doncella.” (Ovidio, Metamorfosis, V, vv. 388-401)

Hans Baldung Grien, La muerte y la doncella (1517), Öffentliche Kunstsammlung, Basilea

 

El mito del rapto de Proserpina, tal como es contado por Ovidio, es más o menos este: Hija de Ceres y Júpiter, Koré (o Proserpina) es secuestrada mientras recogía flores por  Plutón, rey del Hades; convirtiéndola en la reina del Inframundo. Ceres, diosa de los cereales y cultivos, desconsolada por el rapto abandona el cuidado de la tierra provocando la pérdida de las cosechas. Júpiter envía a Mercurio con su hermano para convencerlo de liberar a Proserpina. Él accede; le da a su cautiva esposa seis semillas de granada. Consumir un alimento del Hades implicaba estar siempre ligado a él. La doncella al comerlas queda condenada a regresar siempre durante seis meses al inframundo y los otros seis los pasa con su madre en la superficie.

 

Edvard Munch, La muerte y la doncella (1894), Museo Munch, Oslo

El poeta alemán Matthias Claudius (1740-1815) se inspiró en el mito del rapto de Proserpina para componer su poema Der Tod und die Mädchen:

Das Mädchen:

Vorüber, ach vorüber!

Geh, wilder Knochenmann

Ich bin noch jung, geh, lieber!

Und rühre mich nicht an!

Der Tod:

Gib deine Hand, du schön und zart Gebild!

Bein Freund und komme nicht zu strafen.

Sei guten Muts! Ich bin nicht wild,

Sollst sanft in meinen Armen schlafen.

 

          La Doncella:

   ¡Vete, ah vete!

  ¡Vete cruel esqueleto!

  ¡Soy aún  joven, sé amable y vete!

  ¡Y no me toques!

          La Muerte:

  ¡Dame tu mano, dulce y bella criatura!

  Soy tu amiga y no vengo a castigarte.

  ¡Confía en mí!, no soy cruel,

 Déjate en mis brazos caer y dormirás plácidamente.

Joseph Beuys, La muerte y la doncella (1957), Colección Ludwig Rinn

A su vez, el poema de Matthias Claudius inspiró a Franz Schubert para la composición del lied “Der Tod und das Mädchen”:
Años más tarde compuso con el mismo título un cuarteto de cuerda:
Bibliografía:
– Víctor Hernández Martín, “El rapto de Proserpina en el romancero
– Marga Fernández-Villaverde, “La muerte y la doncella

Marina Abramovic, Autorretrato con esqueleto (2003), Sean Kelly Gallery, Nueva York

Voce umana

04/05/2018 Comentarios desactivados en Voce umana

Edoardo Ponti, Voce umana, 2014

La voz humana es un monólogo escrito por Jean Cocteau, a partir del cual Francis Poulenc compuso una ópera; Roberto Rossellini dirigió en 1948 una película, L’amore interpretada por Anna Magnani; y Edoardo Ponti dirigió en 2014 otra película interpretada por su madre, Sofía Loren, y con un guión escrito por Erri De Luca.

Roberto Rossellini, L’amore, 1948

Magníficas interpretaciones de Anna Magnani y de Sofía Loren separadas por 66 años en los que la voz humana sigue siendo la voz de las mujeres sometidas a una idea de amor que las hace dependientes hasta un grado extremo de hombres a los que sólo les une un delgado hilo de esperanza y de ilusión que se convierte en desilusión y desesperanza. La voz humana es una voz de mujer que pide socorro porque vive en un mundo patriarcal en el que las mujeres no cuentan, en el que el cuerpo y la voluntad de las mujeres son expropiados y sometidos a la voluntad de los hombres. Un sometimiento al que llamamos “amor”.

Barbara

02/05/2018 Comentarios desactivados en Barbara

Mathieu Amalric, Barbara, 2017

 

« Je ne suis pas une grande dame de la chanson
Je ne suis pas une tulipe noire
Je ne suis pas poète
Je ne suis pas un oiseau de proie
Je ne suis pas désespérée du matin au soir
Je ne suis pas une mante religieuse
Je ne suis pas dans les tentures noires
Je ne suis pas une intellectuelle
Je ne suis pas une héroïne

Je suis une femme qui chante.»

Barbara

Un hombre, Mathieu Amalric, y dos mujeres, Jeanne Balibar y Barbara, para tejer un complicado juego de espejos en el que se confunden los intérpretes con los interpretados. Jeanne Balibar interpreta a Brigitte que interpreta a Barbara y Mathieu Amalric interpreta a un director de cine que interpreta a Mathieu Amalric. Y… “au point du coeur” Barbara, una mujer que canta…

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría cine en emak bakia.