Monsieur Teste

08/02/2022 Comentarios desactivados en Monsieur Teste

Paul Valéry, Monsieur Teste, Traducción de José Luis Arántegui, A. Machado Libros, Madrid, 2008

Edición original: Monsieur Teste, Éditions Gallimard, Paris, 1960

Edgar Degas, Portrait d’homme (1866)

La incoherencia de un discurso depende del que lo escucha.

Monsieur Teste se construye a sí mismo mediante el pensamiento. Piensa mucho y habla poco, porque cuando tiene algo para decir su pensamiento ya ha cambiado y porque busca la precisión en todo. Monsieur Teste es pura memoria y puro pensamiento.

Pandemia y posverdad

08/02/2022 Comentarios desactivados en Pandemia y posverdad

Jordi Pigem, Pandemia y posverdad. La vida, la conciencia y la Cuarta Revolución Industrial, Fragmenta Editorial, 2021

reventar el mundo y reventar la capacidad crítica de las personas, para sí dominar mejor lo que quede del mundo y lo que quede de las personas.

Estamos personalizando a los robots y, a la vez, estamos robotizando a las personas. Vamos hacia una sociedad cada vez más alienada, el aburrimiento de una vida sin sentido, un mundo centrado en los entretenimientos. Nos hemos vuelto más controlables y más manipulables, no estamos atentos, hay obstáculos para sentir y pensar verdaderamente. En la «nueva normalidad» tecnocrática convergen dos formas de poder. Desde 2020 crecen las desigualdades, la capacidad crítica queda enturbiada por el miedo, se impone la lógica del complejo tecnofinanciero. El pensamiento moderno nace con vocación cibernética: lo artificial eclipsa a lo natural, algo ahoga la alegría de vivir. «Nada es verdadero, todo está permitido»: se empaña el espejo de la ciencia, triunfan los disfraces. El pandemonio, ¿por qué? ¿Por qué no? ¿Qué pasó con la salud? ¿Qué pasó con la vida?

Podría ser una buena novela distópica si no fuera una profunda reflexión sobre el mundo que vivimos y el mundo que nos espera si no hacemos algo antes. Este libro es una mirada reflexiva hacia lo que estamos viviendo. Es también un apocalipsis, es decir, una revelación de lo que vendrá. ¿Todavía estamos a tiempo de cambiar el rumbo?

Marranadas

06/02/2022 Comentarios desactivados en Marranadas

Marie Darrieussecq, Marranadas, Traducción de Regina López Muñoz, Editorial Tránsito, 2022

Edición original: Truismes, P.O.L éditeur, 1996

Quizá sea preferible ser una cerda satisfecha; sobre todo, porque esa satisfacción no proviene de la fruta podrida que te arrojan, sino que la has elegido, la has conquistado tú.

José Ovejero

«El director de la cadena me agarraba la teta derecha con una mano y en la otra sostenía el contrato»

Homo Faber

05/02/2022 Comentarios desactivados en Homo Faber

Max Frisch, Homo Faber, Traducción de Margarita Fontseré, Editorial Seix Barral, 1967

Edición original: Homo Faber. Ein Bericht, Suhrhamp Verlag, 1957

Manía del técnico: convertir la creación en algo útil, porque no la soporta como compañera, no sabe cómo tratarla; la técnica es un ardid para eliminar el mundo como resistencia, por ejemplo reduciéndolo por medio de la velocidad, para no enfrentarnos con él.

Un ingeniero, un hombre, adorador de la técnica, de las matemáticas, del cálculo de probabilidades. Es el «homo faber», el hombre que se cree que es el artífice de su propio destino. Sin embargo, la vida siempre nos sorprende incumpliendo las leyes con las que pretendemos controlarla.

Dice que es una tontería que una mujer pretenda ser comprendida por un hombre: el hombre (dice Hanna) quiere que la mujer sea un misterio para entusiasmarse y excitarse con su propia incomprensión. El hombre sólo se escucha a sí mismo, según Hanna; por eso la vida de una mujer que aspire a ser comprendida por un hombre no puede ser más que un fracaso. Así dice Hanna. El hombre se considera el soberano del mundo y en la mujer sólo ve su propio espejo. El soberano no está obligado a aprender el idioma de sus súbditos; pero la mujer sí está obligada a aprender el idioma de su señor, aunque de nada le aproveche: por el contrario, aprende un lenguaje que siempre le hace quedar mal.

La medicina, una institución de control social

22/12/2021 Comentarios desactivados en La medicina, una institución de control social

Artículo escrito hace casi cincuenta años. Hace medio siglo que alguien vio con claridad lo que estaba empezando a pasar. Ahora ya es imparable. Si hasta hace no demasiado tiempo la salvación del alma lo justificaba todo, hoy en día es la salvación del cuerpo, lo que llaman salud. La «salud», no solo lo justifica todo, sino que se ha convertido en lo único importante de verdad. Por este medio las instituciones globales pretenden controlarlo todo: nuestros cuerpos, nuestras mentes, nuestras emociones, lo que podemos hacer y lo que no podemos hacer, dónde estamos y dónde deberíamos estar…

Desde la línea

09/12/2021 Comentarios desactivados en Desde la línea

Joseph Ponthus, Desde la línea, Traducción del francés de Regina López Muñoz, Siruela, 2021

Edición original: À la ligne: Feuillets d’usine, Éditions de la Table Ronde, 2019

Al matadero
Voy como quien va
Al matadero

La línea es el matadero. Hay que ganar dinero. Ya no sabemos vivir de otra forma. Cuando hay que ganar dinero para poder vivir, hay que estar dispuesto a cualquier cosa. A lo que sea. A trabajar sin parar. En la línea.

Joseph Ponthus escribió un poema sobre el trabajo de los esclavos modernos. Un poema sobre su vida en la línea. Y poco después se murió de cáncer, con 42 años.

Creo que él mismo dijo en alguna entrevista que una de sus fuentes de inspiración era la Prosa del Transiberiano, de Blaise Cendrars. Otra, la menciona en el libro, es El diario de un obrero, de Thierry Metz.

En nombre de los derechos de las mujeres

09/12/2021 Comentarios desactivados en En nombre de los derechos de las mujeres

Sara R. Farris, En nombre de los derechos de las mujeres. El auge del feminacionalismo, Traducción de Elena Fernández-Renau. Traficantes de Sueños, 2021

Edición original: In the name of women’s rights, Duke University Press, 2017

“No es que las mujeres tengan categoría de colonia, sino que las colonias tienen categoría de mujer.”

MARIA MIES et al., “Women the Last Colony”

La autora constata que en los últimos tiempos ciertos colectivos de feministas y femócratas (representantes del feminismo institucional) se alían con el neoliberalismo y las ideologías nacionalistas de la derecha, e incluso de la extrema derecha, con la pretensión de salvar a las mujeres de otras culturas de las garras del patriarcado de las otras culturas, tal como los imperios pretendían hacer con sus colonias. A analizar este hecho dedica el libro. Lo hace con profundidad. Sus conclusiones son imprescindibles para cambiar nuestra mirada hacia esas otras mujeres. En nombre de sus derechos como mujeres, la sociedad occidental, gracias a la alianza anteriormente mencionada, busca aprovecharlas como mano de obra para sustituir a las mujeres occidentales “liberadas” del yugo de los trabajos domésticos y de cuidados.

“… en el mundo de los trabajadores migrantes, el trabajo de las mujeres migrantes parece obedecer sus propias reglas. Sigue las reglas de género y del «contrato sexual» dentro del hogar, que establece que las mujeres siguen siendo los sujetos a cargo de la reproducción y los cuidados. Pero también sigue las reglas del «contrato racial» según el cual, las minorías raciales y las personas de color siguen siendo aquellas que realizan las tareas menos deseables y menos valiosas de la sociedad.”

Feministas y nacionalistas se prestan al juego del neoliberalismo y del transhumanismo patriarcal que lo que necesita es consumidores y productores asexuados. En la sociedad “ideal” promovida por este neoliberalismo transhumanista, las mujeres occidentales serán borradas como mujeres ya que, supuestamente liberadas, tendrán el mismo papel que los hombres y sus sexos serán indistinguibles, todos serán LGTBIetc. Las que no serán borradas son las mujeres de otras culturas, a las que se “emancipa” de la opresión a la que les someten sus culturas patriarcales, para que realicen los trabajos reproductivos: vientres de alquiler, trabajos domésticos, cuidado de niños y ancianos, prostitución…

El futuro es un lugar extraño

25/11/2021 Comentarios desactivados en El futuro es un lugar extraño

Cynthia Rimsky, El futuro es un lugar extraño, Penguin Random House, Buenos Aires, 2017

¿Sabes lo que no soportan? Que a pesar de todo lo que hicieron para aniquilarnos continuemos siendo críticos.

Desde que comenzó a buscar su pasado, el sistema evolucionó tanto que si comenzara hoy, aparecería otro pasado.

El futuro es un lugar en el que, cuando llegamos a él, encontramos que nada es como habíamos creído que sería. Es, por tanto, un lugar extraño. Nunca habríamos pensado que el futuro sería tan traidor.

Cathia Rimsky encarna en esta gran novela la memoria desobediente de la memoria oficial. En Chile, las luchas contra la dictadura durante los años 80, terminaron con un gran pacto. Es la historia de una “entrega”. Los antiguos luchadores por la libertad se convirtieron fácilmente en piezas del puzzle neoliberal. Algo muy parecido a lo que ocurrió en la “modélica” transición española. Transiciones tan mentirosas como el sismo que se produjo en Chile el 27 de febrero de 2010, un sismo “mentiroso porque había dejado intactas las fachadas y destruido los interiores”, pero al revés, ya que se cambiaron las fachadas para mantenerlo todo igual e incluso peor.

Perderse

13/11/2021 Comentarios desactivados en Perderse

Annie Ernaux, Perderse, Traducción de Lydia Vázquez Jiménez, Editorial Cabaret Voltaire, 2021

Edición original: Se perdre, Éditions Gallimard, 2001

Ninguna otra solución, aparte del trabajo intelectual, o perderme.

Una mujer que desea perderse, en el amor, en el sexo… y en la escritura. Éste es el diario de una mujer obsesionada. El diario de una mujer enajenada. Es dolor escrito, el dolor de una espera carente de esperanza. Una búsqueda de sí misma, de sus pasiones, sus deseos, sus angustias y, sobre todo, de la absoluta necesidad del cuerpo del otro en el que poder “perderse”, como se pierde en la escritura. No podía hacer otra cosa que esperar la llamada telefónica del hombre cuyo cuerpo desea de forma obsesiva.

No es una historia de amor, es la historia de un enamoramiento apasionado que no es correspondido más que en forma de satisfacción sexual. Es el diario de una mujer absolutamente seducida por el cuerpo de un hombre del que no puede prescindir. Una mujer obsesionada que siempre espera, aun sabiendo que no hay nada que esperar (“le pire, c’est de continuer à attendre alors qu’il n’y a plus rien à attendre”), algo más, un poco de cariño, un poco de amor, pero que se conforma con ser necesitada, con excitar al otro.

Annie Ernaux tiene la valentía de poner por escrito sus deseos sexuales y las formas en las que estos son satisfechos, algo que las mujeres siempre han tenido que ocultar, aunque los hombres puedan hacerlo con total naturalidad y sin exponerse a ninguna crítica.

p. 40:
La sombra de la verdad solo puede darse en la escritura, no en la vida.

p. 78:
Sé muy bien que lo que me hace escribir es eso, la falta de realización del amor, ese abismo.

p. 82:
Evidencia: objetivamente, las cosas del sexo, los gestos, son los mismos cuando se está enamorado que cuando no se está enamorado.

p. 164:
Ninguna otra solución, aparte del trabajo intelectual, o perderme.

p. 198:
No puedo decir que los hombres me pierden, es mi deseo el que me pierde, la sumisión a (o la búsqueda de) algo terrible, que no entiendo, nacido en la unión con un cuerpo, y desaparecido justo después.

p. 199:
Lo sabía, pero mientras no se dicen (o escriben: en literatura sin rodeos, ni alusiones), las cosas no existen.

p. 250:
He querido hacer de esta pasión una obra de arte en mi vida, o más bien esta relación se ha convertido en pasión porque he querido que fuera una obra de arte.

p. 261:
… sé que no estoy ya en su mundo de gloria o de sufrimiento por la escritura, sino en el de la piel, del dolor y del deseo por alguien.

p. 330:
Lo más terrible es que en el pasado buscaba a un hombre para “estabilizarme”, para contar con una fraternidad. Ahora lo busco únicamente por el amor, es decir, lo que más se parece a la escritura, por la pérdida de mí misma, la experiencia del vacío colmado.

Panza de burro

05/11/2021 Comentarios desactivados en Panza de burro

Andrea Abreu, Panza de burro, Presentación de Sabina Urraca, Editorial Barrett, 2021

Fotografía de la cubierta: Alessandra Sanguinetti

Los perros ladraban.
El sol rajaba las piedras.

No es la primera autora que trata de trasladar la oralidad, la manera de expresarse en su entorno más inmediato, a la escritura. Lo hace de forma extraordinaria. Recuerdos de infancia trasladados a la escritura con la naturalidad y la frescura con la que podrían ser recordados junto a su amiga. Recuerdos sobre los que pesa, como una panza de burro, el cielo permanentemente nublado de los veranos en la ladera norte del Teide.

p. 85:
Ella no tenía miedo de que la dejasen de querer. Decía lo que le apetecía cuando le daba la gana.

p. 98:
Yo me preguntaba cómo ella sabía tantas cosas que yo no sabía y entonces me ponía triste porque pensaba que yo no tenía tristeza propia, que mi tristeza era la de ella pero dentro de mi cuerpo, una tristeza como de imitación, dos tristezas duplicadas, la marca falsa de una tristeza, esa era yo, porque yo no tenía razones por las que estar triste pero me las inventaba.

p. 99:
Yo me aburría mucho pero no me iba, pero me quedaba al lado de ella escuchando su silencio. Como cuando los maridos se sientan a ver el fútbol y las mujeres los acompañan aunque no les interese, porque los maridos están tristes con la vida y el trabajo en el Sur y hay que estar con ellos porque es obligación.

p. 136:
Y vi el mar, el mar y el cielo que siempre parecían la misma cosa, la misma masa gris y espesa de todos los días. Se me ocurrió que la tristeza de la gente del barrio eran las nubes, las nubes clavadas en la punta del cogote, en la parte más alta de la columna vertebral, a la hora de la novela.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría lecturas en emak bakia.