Nagore

18/10/2020 Comentarios desactivados en Nagore

Un buen ejemplo de lo que es el «cine documental». No es un reportaje ni un documento periodístico. Es cine. Cine de verdad. Helena Taberna sabe hacer cine. Su objetivo no es que veamos lo que ella quiere que veamos. El objetivo del cine es despertar en nosotros emociones que activen nuestro pensamiento crítico.

El debate judicial es una cosa, pero las reflexiones a las que nos lleva esta película son otra. Abogados y jueces buscan establecer fronteras entre lo que es un homicidio y un asesinato, si hay premeditación o no, si existe alevosía, si la intoxicación alcohólica puede ser un atenuante… pero la cuestión es otra. Esta película no juzga al asesino de Nagore. Este película juzga la masculinidad violenta. La masculinidad que impone sus deseos de forma violenta. El resultado puede ser la muerte de la víctima o no. A veces, la muerte no es lo peor que te puede ocurrir.

Helena Taberna no introduce sus opiniones, no hace valoraciones, no explica nada. Las imágenes  de sus tomas y lo que en ellas acontece son las únicas que hablan. En la película hay muchas tomas del juicio contra el torturador y asesino de Nagore. Podemos ver su frialdad y su «arrepentimiento» porque aquel comportamiento suyo tuvo unas consecuencias que nunca se había planteado. El problema es que esto es algo cotidiano. Es la masculinidad violenta para la que las mujeres son piezas de caza. Es la violencia consustancial a la masculinidad en cuanto construcción cultural del patriarcado.

 

Etiquetado:

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Nagore en emak bakia.

Meta