eu nunca vi homens

16/12/2016 Comentarios desactivados en eu nunca vi homens

Falarem-me em homens, em humanidade,
Mas eu nunca vi homens nem vi humanidade.
Vi um homem assombrosamente diferente um do outro
Cada um separado do outro por um espaço sem homens.

Me hablaron de /hombres/, de humanidad,
pero yo nunca vi /hombres/ ni he visto humanidad.
He visto un hombre asombrosamente diferente uno de otro,
cada uno separado de otro por un espacio sin hombres.

Fernando Pessoa, Poemas de Alberto Caeiro, Poemas inconjuntos


 

“He nacido en un tiempo en que la mayoría de los jóvenes habían perdido la creencia en Dios, por la misma razón que sus mayores la habían tenido: sin saber por qué. Y entonces, porque el espíritu humano tiende naturalmente a criticar porque siente, y no porque piensa, la mayoría de los jóvenes ha escogido a la Humanidad como sucedáneo de Dios. Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado. Por eso no he abandonado a Dios tan ampliamente como ellos ni he aceptado nunca a la Humanidad. He considerado que Dios, siendo improbable, podría ser; pudiendo, pues, ser adorado; pero que la Humanidad , siendo una mera idea biológica, y no significando más que la especie animal humana, no era más digna de adoración que cualquier otra especie animal. Este culto de la Humanidad , con sus ritos de Libertad e Igualdad, me ha parecido siempre una resurrección de los cultos antiguos, en que los animales eran como dioses, o los dioses tenían cabezas de animales.”

Fernando Pessoa, Libro del desasosiego, Trecho inicial.

Anuncios

La demanda infinita

16/12/2016 Comentarios desactivados en La demanda infinita

la-demanda-infinita

Simon Critchley, La demanda infinita. La ética del compromiso y la plítica de la resistencia, Traducción de Socorro Giménez, Marbot ediciones, 2010.

La forma en que Simon Critchley nos conduce a través de su exposición nos lleva a entender la política de una forma totalmente diferente a como lo hacíamos hasta ahora. Para quienes creíamos que deberíamos enfrentarnos a la política mediante la antipolítica, las reflexiones sugeridas en este magnífico estudio nos obligan a replantearnos muchos de nuestros juicios y todos nuestros prejuicios. El autor aborda la cuestión de la política desde el punto de vista ético. La existencia de los otros coloca al sujeto bajo una demanda heterónoma que exige un compromiso. La autonomía no es un punto de partida sino un camino que se hace en común y la política es una práxis desde abajo a la que nos empuja la experiencia ética de la relación con el prójimo, porque son los otros los que nos emplazan bajo su demanda a adquirir un compromiso que nos lleva al cuestionamiento constante, desde abajo, de cualquier intento de establecer el orden desde arriba. A este “establecer el orden desde arriba” es a lo que se suele denominar política, cuando en realidad es lo más despolitizador que existe, ya que la política, según Critchley, “es la manifestación del disenso, el cultivo de una multiplicidad anárquica que pone en cuestión la autoridad y la legitimidad del Estado”. La política no es la acción del poder, sino una práctica ética impulsada por una respuesta a injusticias y males concretos que plantean al sujeto una demanda infinita que exigen su compromiso. La política consiste en la manifestación de un disenso que altera el orden mediante el cual las llamadas instituciones políticas pretenden despolitizarnos. La política, por tanto, es una práctica ética que surge en una situación de injusticia que ejerce una demanda de responsabilidad. A partir de esta idea, el autor, enlaza su argumentación con el anarquismo y su énfasis en la ética como factor vinculante de la práctica política. Si la ética es el factor vinculante de la práctica política, su objetivo, para el anarquismo, nunca es el de establecerse como un nuevo principio hegemónico de organización política, sino que se mantiene como negación de la totalidad y no como afirmación de una nueva totalidad. Estas características son las que conducen a al autor de este estudio a pensar en el anarquismo como la forma más auténtica de política, y la única posiblidad de superar el desencanto, la desilusión y las respuestas nihilistas a estos. Otros mundos son posibles.

La primera parte del libro es un análiis teórico de la filosofía de la ética según diversos autores como Kant, Logstrup, Badiou, Lacan y Levinas. Es importante el apoyo de sus tesis en la ética de Levinas, quien sostiene que la subjetividad ética es afectada por el otro de un modo que pone en cuestión la pretendida soberanía y autonomía del yo.

Este estudio concluye con un apéndice en el que el autor analiza la lógica de lo político en la América de Bush. Concluye que en la América contemporánea existen al menos tres opciones políticas. El neoliberalismo militar es la opción de la política estatal tanto de los repúblicanos como de los demócratas; el neoleninismo manifestado por el vanguardismo de determinados grupos políticos marginales y por el islam yihadista; y lo que se puede considerar como el neoanarquismo como un movimiento de movilización de la multiplicidad, que es la única forma posible de hacer auténtica política desde abajo, articulando una política a distancia del Estado, a partir de grupos diversos con demandas diferentes. El libro concluye con esta reflexión: “Desde mi perspectiva, en el corazón de este neoanarquismo no hay una ontología ni una teodicea economicista, sino una ética de la demanda infinita del compromiso que desafía los insípidos mantras del moralismo ideológico contemporáneo”.

Contra el dinero

09/12/2016 Comentarios desactivados en Contra el dinero

contra-el-dinero

John Holloway, Contra el dinero. Acerca de la perversa relación social que lo genera, Herramienta ediciones, 2015

Son varios artículos de John Holloway que tienen como denominador común una reflexión crítica sobre la dominación en el sistema capitalista global del dinero y sobre las posibles formas para escapar de esta dominación. De la tríada compuesta por el trabajo, el dinero y el capital, para Holoway, el dinero es la catagoría central. El dinero es “una agresión que va más allá del control social”, puesto que el dinero se ha convertido en la única realidad de este mundo a la que todo, absolutamente todo, queda sometido a él. La única riqueza concebible en un mundo dominado por el dinero es el propio dinero. Ya no es posible llevar una vida autónoma al margen del dinero, porque hace falta dinero para todo y todas, casi todas, las relaciones sociales se encuentran mediadas por el dinero. Son precisamente aquellas formas de relación social no mediadas por el dinero las que constituyen las denominadas crisis del capitalismo. La crisis somos quienes ofrecemos resistencia al dominio del trabajo, del capital y del dinero. Por ello, la profundización de las crisis puede servir para abrir grietas en el capitalismo y para acabar con el dinero y por tanto con el trabajo abstracto productor de valor, es decir, de más dinero…

Uno de los artículos contenidos en este volumen, titulado “La primera frase de El Capital comienza con la riqueza, no con la mercancía”, ya fue reseñado en estas páginas a partir de su lectura en la versión en lengua francesa: aquí.

Les incerteses

05/12/2016 Comentarios desactivados en Les incerteses

les-incerteses

Jaume Cabré, Les incerteses. Sobre la creació del món, Proa, 2015

El autor de Jo confesso, se confiesa en estas pocas páginas, moviéndose en el reino de las incertidumbres, en el que irremediablemente hemos de movernos cuando hablamos de arte y de creación, según él mismo confiesa.

Es la confesión de un creador de mundos tan verdaderos como los lectores que los recrean cada vez que leen lo que alguien ha escrito para ser leído o no…

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para diciembre, 2016 en emak bakia.