Seno

28/10/2020 Comentarios desactivados en Seno

Ramiro Pinilla, Seno, Editorial Planeta, Barcelona, 1972

La pobre ignoraba que estaba luchando con simples palabras contra un delirio traído por la lucidez de unos hombres arrasados por el desamparo.

 

Finalista del Premio Planeta 1971 que le fue injustamente arrebatado en el último minuto por una malísima novela del franquista Gironella.

Una crónica del desamparo. El desvarío de una familia en el que ya se configura el mundo de las siguientes obras de Ramiro Pinilla. Los primeros humanos venidos de la mar en la playa de Arrigunaga son aquí los primitivos antepasados de los Zanurruza, la familia protagonista de esta locura individual y colectiva. Porque “unos hombres sentenciados a errar en el desamparo por una tierra creada exclusivamente para utilizarlos, por haber aceptado el reto de las nostalgias más profundas que acechan a todos los hombres, no podían tener otra conclusión que la locura”… Un grupo de hombres necesitados de madre…

« Leer el resto de esta entrada »

Las ciegas hormigas

24/09/2020 Comentarios desactivados en Las ciegas hormigas

Ramiro Pinilla, Las ciegas hormigas, Epílogo de Fernando Aramburu, Tusquets Editores, Barcelona, 2010

Fotografía de la cubierta: W H Case

Case, W H, Princess May, 5 de agosto de 1910

Siempre siguen adelante. Tropiezan y se levantan. Están preparadas para vencer todo lo que les pongan delante. Son invencibles.

Faulkner le ayudó a contactar con la carne, con la tierra, con la libertad… sin embargo, aunque Ramiro Pinilla dijo en alguna ocasión que él trataba de escribir con la música de Faulkner, ésta no está presente en su escritura. Se inspira en Faulkner en cuanto a la temática, robándole incluso algunas imágenes concretas, y en cuanto a la forma o la estructura de la novela, claramente inspirada en Mientras agonizo. La música es otra cosa, y la música de Faulkner es prácticamente irrepetible. Bastantes escritores han intentado escribir con la música de Faulkner, pero, en mi opinión, ninguno lo ha logrado; y son muchos los que no sólo no lo han logrado sino que ni siquiera han sido capaces de crear su propia música. Ramiro Pinilla pone su propia música. En esta novela, el protagonista es el único que no tiene voz por sí mismo. Son siempre los demás los que hablan de él. La voz principal, la que cuenta lo que pasó, no la que relata lo que está pasando como hacen todas las demás, es la del hijo pequeño, que lo cuenta desde otro tiempo, cuando ya han pasado años desde que ocurrieron los hechos que narra; y no sólo cuenta lo que pasó, sino que reflexiona sobre ello. La voz del hijo pequeño es como si fuera la de Ramiro Pinilla…

Lo han dicho muchos críticos: Las ciegas hormigas está inspirada en muchos aspectos en la novela de Faulkner Mientras agonizo. Una familia del profundo sur de Estados Unidos se convierte en la novela de Pinilla en una familia del profundo ambiente rural de la costa vasca. La obcecación de las “ciegas hormigas” guía los pasos del padre en ambas novelas y arrastra tras de sí a sus hijos, también en los dos casos.

El epílogo de Fernando Aramburu hace un interesante análisis de la novela. Personalmente me molesta que sea precisamente Fernando Aramburu, un escritor que no le llega a Ramiro Pinilla ni a la suela de los zapatos, el autor del epílogo. No sólo porque creo que es un mal escritor, sino porque creo que es un títere que sirve a los intereses de quienes diseñan los “relatos oficiales”, algo que nunca fue Ramiro Pinilla.

« Leer el resto de esta entrada »

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Ramiro Pinilla en emak bakia.