naturaleza muerta

31/03/2016 Comentarios desactivados en naturaleza muerta

Still Life

En el bodegón de la vida moderna, la vida ya no es más que lo que queda de lo que fue…

Otra película traicionada por la versión españolizada al cambiar un título lleno de significados por otro (“Nunca es demasiado tarde”) que no significa nada, al menos nada que tenga que ver con lo que nos cuenta esta película.

La vida moderna no es más que un bodegón de individuos y cosas desconectados, aislados, sin referencias, sin anclajes, sin pasado, sin futuro: una naturaleza muerta.

Quien se esfuerza por rescatar un poco de vida, de cuidar lo que hace, de pensar en lo que le rodea, es poco eficiente, produce poco valor de cambio y es despedido.

Anuncios

constelaciones

31/03/2016 Comentarios desactivados en constelaciones

“Cuando el pensar se para de golpe en medio de una constelación saturada de tensiones…”

Walter Benjamin, Tesis sobre el concepto de Historia, Tesis XVII

Constelaciones es una “reflexión en imágenes” en torno a algunos conceptos centrales de la obra de Walter Benjamin. Se trata de un conjunto de citas audiovisuales –escenas de películas, fotografías, pinturas, grabaciones sonoras, animaciones, documentos históricos…– articuladas según una metodología que desarrolló el propio Benjamin. Forma parte de un proyecto del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Lo que llamamos Historia no son sino constelaciones de hechos, de fenómenos, de acontecimientos, de sujetos que hacen cosas en el tiempo. Cada fenómeno es independiente y su relación con otros fenómenos viene determinada por la mirada de quien lo observa. Cada fenómeno o acontecimiento es como una estrella. Lo que llamamos Historia es un conjunto de constelaciones que no existen más que para la mirada de quienes observamos los fenómenos…

El eco de las bodas

27/03/2016 Comentarios desactivados en El eco de las bodas

El eco de las bodas

Luis Mateo Díez, El eco de las bodas, Alfaguara, 2003

“La gente volvía a casarse a todo trapo después de un período de menos relumbre, cuando cierta juventud medianamente progresista decidió hacerlo de trapillo y casi de tapadillo…”

Este libro es un regalo de bodas. Un regalo por acompañar y cuidar en una boda de las de ahora, de las de estos tiempos sombríos en los que vivimos en los que los rituales se han vaciado de contenido y se han convertido en una mercancía más, como todo.

Este libro, que cuidaré como una joya por su origen, por el significado que tiene para mí, por la preciosa portada que reproduce un conocido cuadro de Marc Chagall, por el sosiego con el que lo he leído en una mañana primaveral con temperatura invernal, al día siguiente de asistir a una extraña boda en la que los signos ocultaban los significados, pero muy importante para quien esto escribe porque lo es  su principal protagonista, contiene tres relatos sobre los sentimientos, las ilusiones, la felicidad, el desamor, la nostalgia, el miedo, sobre “el vértigo de las cosas”, las pequeñas cosas que conforman por azar nuestras vidas en las que nunca hay vuelta atrás. Están escritos en un lenguaje moderadamente manierista que hace que su lectura suponga un cierto esfuerzo de concentración y que obliga a veces a una o varias relecturas, prolongando así el placer proporcionado.

Reseña en “El hombre vivo”

El río de una sola orilla

25/03/2016 Comentarios desactivados en El río de una sola orilla

El río

José Antonio López Hidalgo, El río de una sola orilla, Edicions Cal.lígraf, 2015

El autor de esta pequeña novela es un viejo conocido. Hace años nos regaló uno de sus libros, Entre el Ebro y el Rudrón, un libro en el que los paisajes y las vidas de las gentes que los poblaron y que los pueblan se convierten en poesía, en nostalgia y en esperanza desesperanzada… Algún tiempo después leímos con gran placer otro de sus libros, La luna en el agua, palabras del pasado en el presente, como él mismo dijo en alguna ocasión, para contar lo que a veces parece que no se puede contar.

Esta novela es otra pequeña joya en la que José Antonio nos cuenta, de una forma muy original, una historia de poder, de dominio, de violencia en la Guinea colonial española.

Reseñas:

The Danish Girl

22/03/2016 Comentarios desactivados en The Danish Girl

the-danish-girl

Una vez más una película que trivializa las cuestiones de identidad sexual y los problemas derivados del encasillamiento en las categorías de género preestablecidas. Ya vimos otra titulada Laurence Anyways con un argumento muy similar y un tratamiento del tema parecido. En ningún momento se hace una crítica en profundidad de las categorías de género. Al contrario éstas salen reforzadas. En las sociedades modernas los ricos y desocupados, al parecer como consecuencia de su aburrimiento, tienen derecho a no gustarse a sí mismos y a reclamar de la ciencia que les solucione el problema. Tratan de hacernos creer que el gusto por los trapitos, los zapatos de tacón, el maquillaje y los peinados es lo que hace que alguien sea una mujer, de tal forma que a quien le gustan estas cosas es porque se siente mujer y entonces está dispuesto a someterse a todas las carnicerías que le ofrezca cualquier desalmado para conseguir incluso que sus genitales sean los de una mujer. Lo peor de todo es que estos personajes, incluido el médico carnicero sin escrúpulos, se nos presentan como luchadores por el derecho a la libre elección de la identidad sexual. Si los “ciudadanos” tienen derecho a elegir su identidad sexual y operarse los genitales para ello, habrá que pensar en reivindicar el derecho a la elección de la identidad racial para lo que los pigmeos tendrán derecho a operarse para hacerse más altos, por ejemplo. Este quería ser mujer y tener hijos, pero otro podría querer ser gallina y poner huevos. ¿Por qué va a tener menos derecho?

Esta película es un insulto a las mujeres sobre todo a las que se siguen sintiendo mujeres aunque no tengan posibilidad de comprarse ropas caras, tengan que ir sucias y despeinadas y con olor a comida y a los meados de sus niños. Por lo visto cuando alguien se siente mujer no solo le gustan los vestiditos y los peinados sino que ya deja de gustarle pintar cuadros y prefiere trabajar de dependienta en una perfumería. Es un insulto también a las mujeres que no tienen más remedio que trabajar de dependientas.

Por otra parte, su mujer, está tan bien enseñada para cumplir con el papel que la sociedad reserva a las mujeres que en lugar de enviarle a paseo sigue tras él aguantando sus desplantes y su rechazo y ayudándole en su tránsito hacia su nueva vida de ultratumba.

Aunque la mayor parte de las películas que abordan estas cuestiones lo hacen de una forma muy parecida a esta, hay alguna excepción: Les garçons et Guillaume, à table! en la que se aborda el problema de la identidad sexual desde una perspectiva verdaderamente crítica.

lecciones

22/03/2016 Comentarios desactivados en lecciones

Estos días el señor Obama da lecciones de derechos humanos a los cubanos… a unas pocas decenas de kilómetros de Guantánamo…

gimiendo y llorando

21/03/2016 Comentarios desactivados en gimiendo y llorando

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para marzo, 2016 en emak bakia.