amor a la humanidad

31/12/2015 Comentarios desactivados en amor a la humanidad

“… en el fondo, el recelo, la manía persecutoria e incluso el odio a todo el género humano son cosas mucho menos mortíferas que el amor a todo el género humano: el amor a toda la humanidad desprende un olor ancestral a ríos y ríos de sangre. El odio gratuito, en mi opinión, es mucho menos malo que el amor gratuito: los que aman a toda la humanidad, los paladines de la justicia social, esos que generación tras generación se nos echan encima para salvarnos sin que nadie pueda librarnos de ellos, acaso no son de hecho…”

Amos Oz, Judas, p. 29-30

Crónicas del Ángel Gris

31/12/2015 Comentarios desactivados en Crónicas del Ángel Gris

Crónicas del ängel Gris

Alejandro Dolina, Crónicas del Ángel Gris, 1988

“El poeta Jorge Allen tuvo su primera novia a la edad de doce años. Guarden las personas mayores sus sonrisas condescendientes. Porque en la vida de un hombre hay pocas cosas más serias que su amor inaugural.

Por cierto, los mercaderes, los Refutadores de Leyendas y los aplicadores de inyecciones parecen opinar en forma diferente y resaltan en sus discursos la importancia del automóvil, la higiene, las tarjetas de crédito y las comunicaciones instantáneas. El pensamiento de estas gentes no debe preocuparnos. Después de todo han venido al mundo con propósitos tan diferentes de los nuestros, que casi es imposible que nos molesten.”

Crónicas del Ángel Gris

Refutación del regreso

Historias de amor

La decadencia de la amistad

Balada del amor imposible

Judas

30/12/2015 Comentarios desactivados en Judas

Judas

Amos Oz, Judas, Traducción del hebreo de Raquel García Lozano, Siruela, 2015

La última novela de Amos Oz invita a reflexionar y a pensar las cosas de otra manera. Es un ejercicio de extrañamiento con el que derriba tópicos, prejuicios y lugares comunes…

Aunque alguien haya podido considerar que en esta novela se hace un elogio de la traición y de los traidores, no es esto exactamente lo que creo que hace Amoz Oz. A mi modo de ver esta novela es un gran interrogante colocado sobre ciertas “verdades” que parecen incuestionables. Sin variar para nada los hechos, es únicamente nuestra forma de mirar la que hace que alguien sea un soñador o una persona sensata y pragmática, o la que hace que alguien pueda ser considerado como un traidor o como el más fiel de los seguidores de una causa determinada.

Probablemente no sea la mejor novela de Amos Oz, pero es una gran novela, a pesar de algunas inconsistencias (hay algún anacronismo grave: a pesar de que los hechos transcurren en el invierno del año 1960 en la página 67 se menciona una noticia aparecida en los periódicos relacionada con la llegada del hombre a la luna) y de la malísima calidad de la edición que rebosa de erratas (he contabilizado 28 erratas en el texto durante la lectura).

Reseña en Babelia

Reseña en Mundo Crítico

 

FE DE ERRATAS

No recuerdo haber encontrado nunca tantas erratas en un solo libro:

Página 34: Donde dice “pavor”, debe decir “vapor”.

Página 64: Donde dice “Refugiados de Europa del este había”, debe decir “Refugiados de Europa del este habían”.

Página 69: Donde dice “O mejor dijo, un fracaso personal”, debe decir “O mejor, dijo, un fracaso personal”.

Página 72: Donde dice “pues de no haber así no se habría atrevido”, debe decir “pues de no haber sido así no se habría atrevido”.

Página 84: Donde dice “cada uno bajo parra”, debe decir “cada uno bajo su parra”.

Página 108: Donde dice “todos esos que pretender arreglar el mundo”, debe decir “todos esos que pretenden arreglar el mundo”.

Página 123: Donde dice “acara de dar un beso”, debe decir “acaba de dar un beso”.

Página 132: Donde dice “templando de arriba abajo”, debe decir “temblando de arriba abajo”.

Página 143: Donde dice “Abravanal”, debe decir “Abravanel”.

Página 145: Donde dice “Shumel”, debe decir “Shmuel”.

Página 161: Donde dice “que cierra la carrera”, debe decir “que cierra la carretera”.

Página 177: Donde dice “procedente que uno de los pueblos”, debe decir “procedente de uno de los pueblos”.

Página 181: Donde dice “Lo llamaba el Almuecín”, debe decir “Lo llamaban el Almuecín”.

Página 194: Donde dice “el recuerdo un hombre”, debe decir “el recuerdo de un hombre”.

Página 196: Donde dice “parecido al que hacía recorrido”, debe decir “parecido al que había recorrido”.

Página 197: Donde dice “después de oyó”, debe decir “después se oyó”.

Página 202: Donde dice “un ataque asma”, debe decir “un ataque de asma”.

Página 208: Donde dice “Para también la pasión”, debe decir “Pero también la pasión”.

Página 212: Donde dice “Sintió que lo ojos”, debe decir “Sintió que los ojos”.

Página 223: Donde dice “e incuso”, debe decir “e incluso”.

Página 227: Donde dice “Le gustaban muchos”, debe decir “Le gustaban mucho”.

Página 233: Donde dice “a otro y no él”, debe decir “a otro y no a él”.

Página 242: Donde dice “Le gustaban muchos”, debe decir “Le gustaban mucho”.

Página 258: Donde dice “no había lo logrado”, debe decir “no había logrado”.

Página 263: Donde dice “con los tenían al lado”, debe decir “con los que tenían al lado”.

Página 270: Donde dice “como si la hubiesen entrado dudas”, debe decir “como si le hubiesen entrado dudas”.

Página 282: Donde dice “donde espera encontrarse”, debe decir “donde esperaba encontrarse”.

Página 282: Donde dice “sobre las pareces”, debe decir “sobre las paredes”.

Página 288: Donde dice “y yo que quedaré”, debe decir “y yo me quedaré”.

Además de esta inaceptable, aunque cada vez sea más frecuente, abundancia de erratas, se encuentran en este libro algunos otros errores atribuibles al autor o a la traductora:

Página 67: El protagonista lee algunas noticias del periódico. Una de ellas es: “En Australia se había descubierto un pequeño pueblo de indígenas que no habían oído nada de la llegada del hombre a la luna”. No es posible que apareciese esta noticia en el periódico, pues “esta es una historia del invierno de finales del año cincuenta y nueve y principios del sesenta” (p. 11)

Página 100: leemos lo siguiente: “si decía ‘ha encontrado’, ellos participaban de su pena, y, si decía ‘he encontrado’, ellos compartían su alegría”. Más adelante se explica la razón para este tipo de respuestas, pero la explicación contradice lo dicho anteriormente, pues se afirma que ‘he encontrado’ se refiere al versículo ‘he encontrado que la mujer es más amarga que la muerte’, y que ‘ha encontrado’ se refiere al que dice ‘quien ha encontrado mujer, ha encontrado la dicha’. Lo que se entiende en el texto, tal como está redactado, es que quien encuentra la dicha es digno de pena, mientras que quien encuentra amargura como la muerte halla la alegría.

David's Tower and the Old City wall seen through and olive grove on the Israeli side, Jerusalem, 1957, by Burt Glinn

David’s Tower and the Old City wall seen through and olive grove on the Israeli side, Jerusalem, 1957, by Burt Glinn

Bibliografía:

E. P. Sanders, Jesús y el judaísmo, Traducción de José Pérez Escobar, Editorial Trotta, 2004.

New York

28/12/2015 Comentarios desactivados en New York

NY-1920

“Mírala, la vieja puta, y perdona la expresión. ¡Seguro contra terremotos! Ya lo necesitan, ya. ¿Sabéis, amigos, cuánto tiempo tardó Dios Nuestro Señor en destruir la torre de Babel? Siete minutos. ¿Sabéis cuánto tiempo tardó Dios Nuestro Señor en destruir Babilonia y Nínive? Siete minutos. Hay más corrupción en un block de Nueva York que había en Nínive en una milla cuadrada. ¿Y cua´nto pensáis que necesitará Dios Sabbaoth para destruir la ciudad de Nueva York con Brooklyn y el Bronx? Siete segundos. Siete segundos… Oye, chico, ¿cómo te llamas?

NY-2011

“Les concederemos una o dos semanas más… Pero es horrible pensar, hijos míos, lo que será el fuego y el azufre y el terremoto y la inundación y los altos edificios derrumbándose unos sobre otros.”

John Dos Passos, Manhattan Transfer, 1925

Muerte de un ciclista

28/12/2015 Comentarios desactivados en Muerte de un ciclista

Muerte de un ciclista

Gran cine. Una película que se puede volver a ver todas las veces que sea posible, porque siempre se descubre algo nuevo en ella. Una película extraordinaria para detenerse en cada imagen, en cada plano… Una película en la que todo tiene algún significado, en la que todo está por algo. La ambición, el egoísmo, la culpa, el vacío, las apariencias…

Reseña en Aula de Cine

capitalismo feminista

26/12/2015 Comentarios desactivados en capitalismo feminista

El capitalismo se ha hecho feminista, igual que se ha hecho ecologista, progresista y hasta de izquierdas. El capitalismo se ha apropiado del feminismo para dictar leyes que protejan a las “pobres mujeres” y que consigan “igualar” a las mujeres con los hombres… El capitalismo necesita mujeres masculinizadas, las ricas, y mujeres hiperfeminizadas, las pobres. La violencia capitalista se extiende a todos los ámbitos de la vida y las mujeres siguen siendo víctimas. Las mujeres ricas, en los países ricos, están consiguiendo, por fin, tener los mismos derechos que los hombres: ya pueden ser policías, militares, directoras de bancos… Es toda una conquista. Las mujeres pobres, de los países pobres, consiguen trabajos “femeninos” en los países ricos, cuidando viejos y viejas, cuidando niños y niñas (de otras mujeres, porque los suyos los cuidan sus abuelas en sus países pobres). Las mujeres pobres, en los países ricos, se encuentran protegidas por leyes para que no les peguen sus maridos… pero ninguna ley les protege de la necesidad de tener marido, porque para las mujeres pobres, hasta en los países ricos, no hay más opciones que la de tener marido (ya no importa ni el sexo del marido) o ser una puta.

Francesca Gargallo nos recuerda que:

“si el feminismo hubiese sido un movimiento para la igualación de las mujeres con los hombres, por el incremento del acceso de las mujeres al trabajo remunerado casi habría cumplido con su cometido. Hay soldadas, geólogas y metalurgas, así como hay médicos, maestros y enfermeros. El sistema afirma que trabaja para que las mujeres dejen de sufrir mutilaciones genitales por motivos religiosos-culturales en África, tengan acceso a la propiedad en Europa y ya no sean asesinadas por familiares en nombre del honor del padre o el marido en Asia. No obstante, en la parte más rica del mundo, las que han pasado por la universidad pelean como hombres la inclusión en un mercado de trabajo volátil y sin derechos y las migrantes se re-feminizan encargándose de los cuidados indispensables para la vida de infantes, personas enfermas y ancianos. En muchas ocasiones ambos grupos de mujeres son madres que no pueden ejercer su maternidad, unas por los alargados horarios del trabajo sin derechos, otras porque han dejado a sus hijos en los países de orígenes. Su rivalidad de clase no les permite en la mayoría de los casos reconocerse en una condición común, que podrían modificar sólo uniéndose.” (Francesca Gargallo, “Leído en Zacatecas el 27 de noviembre de 2015”)

los bueyes

24/12/2015 Comentarios desactivados en los bueyes

Navidad-Durero

Albrecht Dürer, La Natividad y la Adoración de los pastores. Xilografía a fibra; 299 x 207 mm. Firmada en una tablilla, sobre una piedra, en el borde inferior. Sin fecha, se data hacia 1502/1503. Estampa 10 de: Epitome in Divae Partenices Mariae Historiam (La Vida de la Virgen). Edición 1511, con texto al verso.

 

Thomas Hardy, The Times on Christmas Eve, The Oxen, 1915

THE OXEN

Christmas Eve, and twelve of the clock.
“Now they are all on their knees,”
An elder said as we sat in a flock
By the embers in hearthside ease.

We pictured the meek mild creatures where
They dwelt in their strawy pen.
Nor did it occur to one of us there
To doubt they were kneeling then.

So fair a fancy few believe
In these years! Yet, I feel,
If someone said on Christmas Eve
“Come; see the oxen kneel

“In the lonely barton by yonder comb
Our childhood used to know,”
I should go with him in the gloom,
Hoping it might be so.

LOS BUEYES

Es Nochebuena, y dan las doce.
“Ahora se ponen todos de rodillas”,
decían los mayores cuando estábamos
al amor de la lumbre apretujados.

Imaginábamos a las bestias mansamente
de hinojos en su pesebre de paja.
Y a nadie se le ocurría dudar
que entonces estuvieran de rodillas.

¡Pocos creen tan bella fantasía
en estos años! Y con todo,
sé que si alguien dijera en Nochebuena
“Vamos a ver los bueyes de rodillas

en aquella majada solitaria
que nuestra infancia conoció”,
con él me marcharía entre las sombras,
esperando que así fuese de veras.

Arvo Pärt – Christmas Lullaby -berceuse de Noël

Interpretado por Hespèrion XXI
con Montserrat Figueras y Jordi Savall

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para diciembre, 2015 en emak bakia.