Angelus Novus

10/06/2017 Comentarios desactivados en Angelus Novus

Bashkim Shehu, Angelus Novus, Prólogo de Bernardo Atxaga, Traducción del albanés de María Roces González, Siruela, 2017.

Y creo que cuando escribimos, cuando retratamos literariamente a un personaje, no solo ficticio sino también real, no podemos hacerlo sin compararlo, por la vía que sea y con la ayuda del artificio que sea, no importa cómo lo ocultemos ni la máscara que le pongamos, no podemos hacerlo sin compararlo con la imagen de otro.

Es con “trocitos de espejo que, observados al bies, se reflejan unos en otros y conforman un laberinto especular” como Bashkim Shehu escribe la biografía de alguien que fue durante unos años compañero de celda en una cárcel albana y que se entrecruza con algunos trazos de la biografía de Walter Benjamin. La metáfora del Angelus Novus de Walter Benjamin es el punto de partida de quien escribe empujado por un viento huracanado hacia adelante pero que no puede dejar de mirar hacia las ruinas que se amontonan, como una única catástrofe, a sus pies.

El fracaso de las grandes ideas emancipadoras del siglo XX encuentra su paralelo en el fracaso de la razón y de la ilustración percibido por Walter Benjamin, así como en el horror de la persecución padecida por Walter Benjamin se puede ver reflejado el de quienes fueron perseguidos por la locura totalitaria en que se convirtió la aspiración emancipadora de las clases trabajadoras europeas.

La escritura de Bashkim Shehu toma la forma de los pensamientos y de los recuerdos que se agolpan en nuestra cabeza y que brotan en forma de larguísimas frases que no acaban nunca, y en forma de pequeñas piezas inconexas que, como en la obra de Walter Benjamin, describen el mundo tal como lo vivimos mucho mejor que bajo la forma de discursos coherentes.

Walter Benjamin, un pensador vigent

el delirio del progreso

08/06/2017 Comentarios desactivados en el delirio del progreso

En nuestro mundo, la realización del acto cotidiano más simple arrastra tras de sí mecanismos de dimensión planetaria que suponen un montaje industrial monstruoso, la perforación y esquilmación de las entrañas de la tierra, el mantenimiento de ciclópeas redes de producción, transporte y distribución, la implicación en el proceso de millones de personas. A este delirio exorbitado, acumulación enloquecida de dificultades, se le llama “progreso” y se considera “primitivo” al hombre que sabe resolver su vida con unos sencillos instrumentos que él mismo se fabrica.

Agustín López Tobajas, Manifiesto contra el progreso

Une histoire de fou

07/06/2017 Comentarios desactivados en Une histoire de fou

Robert Guédiguian, Une histoire de fou, 2015

Donde nosotros vemos una cadena de acontecimientos, él ve una única catástrofe, que amontona ruina sobre ruina arrojándolas a sus pies. Él bien quisiera detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero entretanto sopla desde el paraíso una huracanada tempestad que se enreda en sus alas, tan fuerte que él, el ángel, no puede cerrarlas.

Walter Benjamin, Angelus Novus

 

Qui gladio ferit gladio perit

Porque la necesidad de pasar página en el libro del odio y de la venganza no significa que haya que pasarla en el libro de la memoria, al que hay que acudir una y otra vez para recordar y no olvidar nunca lo que pasó para que nos ayude a intentar que no se repita.

Dos mujeres, madre e hija, simbolizan estos dos libros. La madre, víctima directa del genocidio armenio perpetrado por Turquía en 1915, sigue leyendo diariamente la página del odio y de la venganza y arrastra tras ella a su nieto. La hija quiere pasar página en el libro de la venganza pero no está dispuesta a pasar página en el de la memoria.

Guédiguian se inspira en un hecho real ocurrido en Madrid en 1980, aunque cambia los escenarios y modifica algunos hechos. El 29 de diciembre de aquel año, el periodista José Antonio Gurriarán fue víctima casual e inocente (un daño colateral) de la explosión de una bomba colocada por un grupo armado, el ESALA (Ejército Secreto Armenio para la Liberación de Armenia). Como consecuencia de las heridas sufridas quedó inválido de ambas piernas. Estando en el hospital comenzó a interesarse por el conflicto que había desencadenado el atentado del que fue víctima y un año después se entrevistó en Líbano con los líderes de dicho movimiento armado, a quienes regaló un libro de Martin Luther King.

En 1915, Turquía, con el silencio del resto del mundo, deportó y exterminó brutalmente a un número indeterminado de armenios, que ha sido calculado en más de un millón de personas. Este hecho es conocido como el “Genocidio Armenio” o el “Holocausto Armenio”. Guédiguian, de origen armenio, rodó esta película en el año 2015, cuando se conmemoraba el centenario de aquellos hechos. Esta película está dedicada por Robert Guédiguian “a mis camaradas turcos”.

La escuela es el fin

06/06/2017 Comentarios desactivados en La escuela es el fin

Si hay caminos, desde el tuyo el mío no se ve. Hasta nunca.

De “La carta extraviada

La Escuela es el fin” es el título de la entrevista realizada a Pedro García Olivo por el grupo chileno Columna Negra en diciembre de 2013 y que fue publicadoa en la revista Ekintza Zuzena, nº 42 (abril, 2015) y en la web Briega, Contrainformación de Cantabria.

Según Pedro García Olivo, la escuela es el fin en dos sentidos: porque no es un medio para algo, sino que constituye un fin en sí misma; y porque es el final de cualquier posibilidad para la autoconstrucción de sujetos libres y autónomos. En esta entrevista Pedro García Olivo habla de la escuela y de la educación, y de la diferencia entre ambas, pero habla de muchas más cosas. Habla de la imposibilidad por parte de quienes cuestionamos no solo la escuela como “administradora de la educación” sino también el Estado y todas las instituciones y el mismo orden del Capital, de colaborar con colectivos de descontentos y de indignados que pretenden mejorar el orden existente… “desde tu camino el mío no se ve”. También habla de los juegos del Sistema para capturar a lo que llaman las periferias, es decir, los que están fuera pero giran en torno al centro del Sistema, para movilizar a los descontentos en lo que él llama la “indignación profiláctica”, la protesta del modo “dictado” y la lucha siguiendo instrucciones, en lo que puede considerarse como una “gestión política de la desobediencia”. Nos dice claramente: “considero importante no estar ya al lado de los que luchan por una reforma ética del mercado, por una moralización de la política”. Lo que hay que hacer, desde su punto de vista, es desescolarizar el pensamiento, y en primer lugar, el nuestro, el de cada uno de nosotros. Como medio de acción ante a la renovación progresista de la escuela y de las llamadas “escuelas”libres” propone el sabotaje y la no colaboración frente al reformismo pedagógico. No existe una pedagogía libertaria, pues lo libertario es la aspiración hacia la que se orienta lo que él llama la anti-pedagogía. La educación se da siempre en todas partes, por lo que no admite ni siquiera la deconstrucción. Pero la idea de escuela está tan arraigada en nuestras mentalidades como necesidad ineludible que no se puede concebir que cada comunidad pueda tener sus propias modalidades educativas.

Es muy interesante la reflexión que hace, citando a Foucault, sobre la diferencia entre las relaciones de poder que se dan en todos los momentos de la sociabilidad humana y las de dominación, que caracterizan a las instituciones y a los aparatos del Estado, y entre ellos a la escuela. La educación es por tanto uno de los ámbitos en los que se producen relaciones de poder, pero es en la escuela donde se producen relaciones de dominación. La relaciones de poder son reversibles y confrontables y es en la lucha por atenuar o suspender este tipo de relaciones donde se produce la autoconstrucción del sujeto en resistencia. Sin embargo, para acabar con las relaciones de dominación sólo hay una forma posible: acabar con las instituciones y con las estructuras que las producen.

Habla también en esta entrevista del esfuerzo que realiza la cultura occidental, una gran parte de él por medio de la institución escolar, para anular las diferencias y convertirlas en simple diversidad. La mentalidad occidental (greco-romana, cristiana, ilustrada) tiende al universalismo y se caracteriza por una incapacidad radical de comprender la alteridad. Por medio de lo que se viene llamando multiculturalismo se pretende el encubrimiento del otro, conservando solamente lo que llaman la diversidad (distintas versiones de lo mismo), que se convierte en un objeto más de consumo en la forma de patrimonio cultural a conservar para su ingreso en la industria cultural.

Finaliza la entrevista recordándonos algo que siempre olvidamos: que el Sistema somos nosotros mismos, cada uno de nosotros, que “el Sistema se hizo carne en nosotros”, por lo que “la posibilidad misma de la crítica, fundamento de la lucha, depende de una labor personal de descodificación, de desprogramación, un arrancarse el Sistema como jirones de la propia piel”, que es lo que llama “auto-construcción”.

prostitución

06/06/2017 Comentarios desactivados en prostitución

Decir que las mujeres tienen el derecho de venderse
es ocultar que los hombres tienen el derecho de comprarlas”

Françoise Héritier, antropóloga francesa

Crimes célèbres. Martin Guerre

05/06/2017 Comentarios desactivados en Crimes célèbres. Martin Guerre

Alexandre Dumas, Crimes célèbres: Martin Guerre, Paris, 1840

Versión novelada por Alexandre Dumas (padre) del famoso caso de suplantación de personalidad ocurrido en un pequeño pueblo pirenaico a mediados del siglo XVI. En esta versión el autor se toma muchas licencias con el fin de lograr determinados efectos dramáticos para su historia. También modifica el lugar de origen de la familia Guerre que pasa de ser Hendaye a ser un pequeño pueblo de la provincia de Guipúzcoa, así como el nombre del pueblo en el que ocurrieron los acontecimientos, que en lugar de ser Artigat pasa a ser Artigue y que posteriormente sería el pueblo en el que situaría la acción Janet Lewis para su novela La mujer de Martin Guerre.

Esta obra se puede descargar y escuchar, leída en francés, aquí.

El cul a la cadira

04/06/2017 Comentarios desactivados en El cul a la cadira

La escuela, un derecho obligatorio…

El cul a la cadira neix de la necessitat d’expressar el pas per les institucions educatives.
Són correctes els seus mètodes?
Hi ha conceptes assolits que ja són irreversibles?
Estem masses hores amb el cul a la cadira?
Rebem una educació igualitària?
La obligació és un dret?
El cul a la cadira pretén ser una performance/instal·lació que qüestioni l’equipatge educatiu que nosaltres no hem escollit.

EL CUL A LA CADIRA from Neus Masdeu on Vimeo.

ESPAI/CONTEXT:
L’Acció transcorre a l’antic pàrquing de l’Escola Superior d’Art i Disseny Llotja ( Barcelona)
De fons es veu l’edifici veí de l’escola, un reformatori de menors amb problemes de conducta (edifici de color verd).

VOLUNTÀRIS
Laura Bodó Martí
Marta Gené Garcia
Irune Perez Idalgo
Llúcia Masdeu Turrats
Josep Masdeu Turrats
Maria Magdalena Durán Coll
Maria Rubies Clota
Aleix Jeniu Pérez
Paula Ramos Arnalda
Guida Prunyonosa Gabarró
Kimberly Bru Jordan
Pere Rubies Canals
Nebil Riadh Casi
Laia García Adei
Ana Pulido Castro
Enric Vila Avellaneda

AJUDANTS DE DIRECCIÓ

Magdalena Durán Coll
Aleix Jeniu López

AGRAÏMENTS:
Voluntàris
Magdalena Duran
Núria Lopez
Aleix Jeniu
ESAD Llotja Barcelona