Agatha

31/01/2021 Comentarios desactivados en Agatha

Sara Mesa y Pablo Martín Sánchez, Agatha. A partir de una historia esbozada por Herman Melville, La uÑa RoTa, Segovia, 2017.

«Agatha es el texto más fascinante que Melville jamás escribió, puede que sea una de las historias más interesantes que jamás escribió Hawthorne, y la historia más extraordinaria que Melville y Hawthorne jamás escribieron juntos.»  (Wyn Kelley)

 

Hay un faro al final del camino, un anciano, una lumbre, dos mujeres, un perro, sopa de cebolla.

Melville, en una de sus cartas a Nathaniel Hawthorne, le hablaba de una historia «real» que le habían contado a partir de la cual se podría escribir un buen relato. A Melville le hubiera gustado que Hawthorne escribiera el relato, pero jamás lo hizo. Melville, al parecer, tampo lo escribió, aunque también podría ser que lo hubiera escrito y se hubiera perdido.

Sara Mesa y Pablo Martín Sánchez escriben, cada uno por su lado, el relatio que Melville y Hawthorne jamás escribieron. Basándose en los datos que Melville proporcionó a Hawthorne se aventuran por caminos diferentes para construir sendos relatos. El de Sara Mesa lleva por título «Un reloj y tres chales». El de Pablo Martín Sánchez, se titula simplemente «La historia de Agatha». Son dos formas totalmente diferentes de abordar una misma historia. El relato de Sara Mesa está narrado por una de las protagonistas de la historia como un conjunto de breves recuerdos con los que va tejiendo toda la historia. El de Pablo Martín Sánchez es más «erudito» y está narrado por un hombre, por él mismo, adoptando la forma de una historia dentro de otra historia de la que él mismo es el protagonista que encuentra de una forma misteriosa el manuscrito del relato que, con el título La isla de la cruz, escribió supuestamente Melville.

Sara Mesa sabe mirar dentro de los corazones. Pablo Martín Sánchez se queda en la superficie de las citas, las referencias eruditas y en los hechos concretos.

 

 

 

Wakefield

04/12/2017 Comentarios desactivados en Wakefield

Nathaniel Hawthorne, Wakefield

En el tema del síndrome de Bartleby hay dos relatos indiscutibles, fundadores incluso del síndrome y de la posible poética de éste. Son Wakefield, de Nathaniel Hawthorne, y Bartleby, el escribiente, de Herman Melville. En estos dos cuentos hay renuncias (a la vida conyugal en el primero, y a la vida en general en el segundo), y aunque esas renuncias no están relacionadas con la literatura, el comportamiento de los protagonistas prefigura los futuros libros fantasmas y otros rechazos a la escritura que no tardarían en inundar la escena literaria.

Enrique Vila-Matas, Bartleby y compañía, 44

 

Recuerdo haber leído en alguna revista o periódico viejo la historia, relatada como verdadera, de un hombre -llamémoslo Wakefield- que abandonó a su mujer durante un largo tiempo. El hecho, expuesto así en abstracto, no es muy infrecuente, ni tampoco -sin una adecuada discriminación de las circunstancias- debe ser censurado por díscolo o absurdo. Sea como fuere, este, aunque lejos de ser el más grave, es tal vez el caso más extraño de delincuencia marital de que haya noticia. Y es, además, la más notable extravagancia de las que puedan encontrarse en la lista completa de las rarezas de los hombres. La pareja en cuestión vivía en Londres. El marido, bajo el pretexto de un viaje, dejó su casa, alquiló habitaciones en la calle siguiente y allí, sin que supieran de él la esposa o los amigos y sin que hubiera ni sombra de razón para semejante autodestierro, vivió durante más de veinte años. En el transcurso de este tiempo todos los días contempló la casa y con frecuencia atisbó a la desamparada esposa. Y después de tan largo paréntesis en su felicidad matrimonial cuando su muerte era dada ya por cierta, su herencia había sido repartida y su nombre borrado de todas las memorias; cuando hacía tantísimo tiempo que su mujer se había resignado a una viudez otoñal -una noche él entró tranquilamente por la puerta, como si hubiera estado afuera sólo durante el día, y fue un amante esposo hasta la muerte.

« Leer el resto de esta entrada »

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Nathaniel Hawthorne en emak bakia.