El punto se desborda

28/05/2021 Comentarios desactivados en El punto se desborda

José Antonio López Hidalgo, El punto se desborda, Ediciones Idea, 2009

… un mundo de ellos y nosotros, de nosotros y de ellos, de negros y de blancos, de blancos y de negros, de independencias y de paternalismos, de ceremonias y rituales, de desorganización, de corrupción, de desconfianza, de prostitución, de proselitismo, de prepotencia, de sumisión, de tantas cosas que se enredan, que se intrincan, que se embrollan, que se confunden y que se las traga esa jungla de enredaderas, de lianas y helechos, de ceibas y orquídeas, de copas altas que apenas dejan traspasar la luz, algún rayo de sol filtrado como una aguja que sombrea los millones de insectos, mosquitos, mariposas, ciempiés, aves tropicales, serpientes, ratas, monos y puerco espines, la jungla africana, la enmarañada jungla africana que todo lo traga, todo lo confunde, todo lo envuelve, todo.

Pablo Martín Carbajal, «¿Ellos y nosotros?«

La selva tropical es el lugar en el que todo se desborda, pero sobre todo el punto de mira, el punto de vista, el punto en el que todo confluye, todo converge y en el que todo se deshace en mil pedazos… El problema es que haya un ellos y un nosotros, porque nosotros les culpamos a ellos y ellos nos culpan a nosotros.

Y se me cerró la memoria, sin proponérmelo, supongo que fue un acto reflejo para escapar de la culpa.

Henri Rousseau, «Surpris»

Érase una vez la vez

26/05/2021 Comentarios desactivados en Érase una vez la vez

José Antonio López Hidalgo, Érase una vez la vez, autoeditado, 2018

Al que mucho ayudardes e non te lo agradesciere:

Menos ayuda del abras desque a grande honra suviere.

Don Juan Manuel, Conde Lucanor, Cap. XI
Don Juan Manuel, El conde Lucanor, manuscrito del siglo XVI (BNE), fol. 24 vº

José Antonio López Hidalgo construye una fábula política basándose en el exempla XILo que sucedió a un deán de Santiago con don Illán, el mago de Toledo«) de «El Conde Lucanor» escrito por el Infante Don Juan Manuel en el siglo XIV. Esto que ya se contaba en el siglo XIV sigue ocurriendo en nuestros días, especialmente en el ámbito de la política, que es el que ha sucedido al de la iglesia. El relato de López Hidalgo aborda muchos otros aspectos relacionados con la falta de escrúpulos y la corrupción en la que se desenvuelven aquellos que se dedican profesionalmente a la política.

Comunero

22/04/2021 Comentarios desactivados en Comunero

López Hidalgo, Comunero. La rebelión de las comunidades, Printcolor, 2020.

Tomo el aire para respirar y seguir vivo, pero cuando lo expulso escojo las palabras que quiero labrar con él.

El olor se adelantó a todo… Así empieza (y también termina) esta novela en la que, desde las primeras páginas, el lector percibe los olores de la codicia, de la envidia, del ansia de poder, con los que se tejió una rebelión de las élites en la que se puso en marcha una eficiente maquinaria de propaganda con la que arrastrar al pueblo llano hacia una guerra en la que, fuese quien fuese el vencedor, saldría perdiendo, como siempre. En nombre de la comunidad se autodenominaron comuneros. En nombre de la comunidad se dieron los pasos que la socavarían. En nombre de la comunidad se defendieron intereses privados claramente anticomunitarios. En nombre de la comunidad se destruía la comunidad.

José Antonio López Hidalgo es un escritor con una exquisita sensibilidad poética que se atreve a incursionar en un género, el de la llamada novela-histórica, y consigue un asombroso resultado. Comunero es una novela histórica, que a algunos puede recordar a Pérez Galdós, pero que, por su sensibilidad poética, tiene más de Marguerite Yourcenar. No es la novela-histórica que el público que consume este tipo de novelas espera. Faltan los ingredientes habituales. ¡Menos mal! Y no sobra nada… bueno… quizá un exceso de nombres que marea un poco. José Antonio López Hidalgo rehuye sutilmente de numerosos tópicos y lugares comunes. Tanto los que afectan a lo que nos tienen acostumbrados las “novelas-históricas” en general, como los relacionados con el tema histórico que nos interpela desde el título y el color de la portada.

José Antonio López Hidalgo, un viejo conocido como escritor, aunque desconocido en persona hasta hace poco, ha escrito la novela que nos faltaba para adentrarnos en la famosa guerra de las comunidades de Castilla sin prejuicios. Para ello se ha documentado hasta el último detalle, como un buen historiador, y ha escrito un libro en el que unos pocos toques de ficción le permiten establecer el hilo conductor necesario para convertir unos hechos históricos en la llave que abre las puertas a la reflexión sobre el poder y la codicia, sobre la violencia y la resistencia… No es, desde luego, la novela que esperan, en este 500 aniversario de la batalla de Villalar, quienes utilizan la “Historia” (con mayúscula) para mantenerse en el poder o para conquistarlo. José Antonio López Hidalgo aborda los acontecimientos históricos desde la poesía y no desde la épica.

Este año se cumplen 500 años de un mito histórico, la famosa batalla de Villalar en la que los llamados “comuneros” fueron derrotados por las tropas del ejército imperial de Carlos V (o primero, depende del punto de mira). Nadie sabe muy bien qué es lo que se conmemora cada año el 23 de abril. Para algunos lo importante debería ser la victoria del Estado sobre la rebelión organizada. Para otros, al parecer, y sorprendentemente, hoy son mayoría (¿?), lo que se conmemora es la derrota de quienes se oponían al poder “legítimamente constituido”. El mismo Estado legitimado por ser continuador de los vencedores se empeña, hoy, en ensalzar a los “comuneros”. Paradójicamente, los vencedores alaban el papel modernizador de los vencidos. Pretenden hacernos creer que Castilla resurge de las cenizas de los derrotados aquel día 23 de abril de 1521. En la novela de López Hidalgo se intuye lo que pudo haber sido el movimiento de los comuneros o de las comunidades de Castilla. Fue una guerra de bandos de unos poderosos contra otros. Quienes creían que su poder podría acabar con la llegada al trono de Carlos V lucharon para impedirlo. Algunos, cuando vieron que podían afianzar su poder apoyándole, lo hicieron. Una vez iniciado el movimiento se hicieron apuestas y quienes apostaron por el bando vencedor, ganaron. Una revuelta de las élites dio lugar a una guerra de poderosos contra poderosos, tanto nobles como ricos mercaderes o miembros de la jerarquía eclesiástica. La apelación a lo común y a la comunidad no fue sino un elemento de propaganda con el que justificar las demandas de los poderosos y con el que ganar la adhesión de las clases populares. El pueblo, creyendo que se alzaba contra sus opresores, terminó apoyando a sus propios opresores, en la confianza de que una vez obtenido el triunfo podría deshacerse de ellos. Algunos poderosos perdieron parte de su poder. Pero quien perdió de verdad, como siempre, fue el pueblo. El poder del Estado y de las élites salió reforzado. El común y las pequeñas comunidades sufrieron una nueva derrota. Quinientos años después, siguen siendo las élites quienes continúan utilizando la guerra de las comunidades como elemento de propaganda para mantenerse en el poder o para conquistarlo.

« Leer el resto de esta entrada »

El río de una sola orilla

25/03/2016 Comentarios desactivados en El río de una sola orilla

El río

José Antonio López Hidalgo, El río de una sola orilla, Edicions Cal.lígraf, 2015

El autor de esta pequeña novela es un viejo conocido. Hace años nos regaló uno de sus libros, Entre el Ebro y el Rudrón, un libro en el que los paisajes y las vidas de las gentes que los poblaron y que los pueblan se convierten en poesía, en nostalgia y en esperanza desesperanzada… Algún tiempo después leímos con gran placer otro de sus libros, La luna en el agua, palabras del pasado en el presente, como él mismo dijo en alguna ocasión, para contar lo que a veces parece que no se puede contar.

Esta novela es otra pequeña joya en la que José Antonio nos cuenta, de una forma muy original, una historia de poder, de dominio, de violencia en la Guinea colonial española.

Reseñas:

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con José Antonio López Hidalgo en emak bakia.