La ciudad ausente

19/05/2021 Comentarios desactivados en La ciudad ausente

Ricardo Piglia, La ciudad ausente, Random House Mondadori, Debolsillo, 2013

Todas las certezas son inciertas.

Ricardo Piglia invita al lector a un recorrido por la ciudad ausente, acompañado por Macedonio Fernández, con su Museo de la Novela de la Eterna, por James Joyce y su Finnegans Wake, y por muchos otros que han hecho recorridos parecidos al suyo antes que él. La ciudad está ausente porque se ha convertido en un museo que alberga una máquina de producir relatos. Relatos que nacen de otros relatos y que se anudan con la realidad por medio de la ficción, para construir la novela eterna o la novela de la Eterna… Es una metáfora de la literatura tal como la entendía Macedonio Fernández. Una metáfora en la que la literatura se convierte en una máquina transformadora de historias y creadora de realidad, la verdadera realidad y no la realidad establecida por el Estado, esa realidad imaginaria, a la que llama el Estado mental, que consiste en que todos pensemos como “ellos” piensan y nos imaginemos lo que “ellos” quieren que imaginemos.

Bibliografía:

« Leer el resto de esta entrada »

Respiración artificial

04/06/2017 Comentarios desactivados en Respiración artificial

Ricardo Piglia, Respiración artificial, Penguin Random House, 2016

La historia es el único lugar donde consigo aliviarme de esa pesadilla de la que trato de despertar

Soy
el equilibrista que
en el aire camina
descalzo
sobre un alambre
de púas

 

Ricardo Piglia cuenta que Emilio Renzi decía que Tardewski le dijo que Maggi, el profesor, decía que Enrique Ossorio dijo, o más bien deberíamos decir que escribió, que «la correspondencia es la forma utópica de la conversación». Por esta razón Enrique Ossorio, en el año 1850, quiso escribir la historia utópica de Argentina de 1979 acudiendo a una literatura epistolar imaginaria. Otra literatura epistolar, la correspondencia entre Emilio Renzi y su tío, el profesor Marcelo Maggi, es la que da forma a la primera parte de esta novela de reflexión y de digresiones, titulada, como un inexistente cuadro de un pintor que sí que existió, Franz Hals,  «Si yo mismo fuera el invierno sombrío». La segunda parte, titulada «Descartes», es un compendio de crítica literaria, filosófica e histórica en donde Piglia juega con la historia para exponer puntos de vista sorprendentes sobre la posibilidad de escribir la historia del futuro, tal como haría Kafka en El proceso prefigurando lo que años después sería el estado totalitario nazi y sus campos de concentración.

Respiración artificial es una novela de 1980, pero leída hoy, treinta y siete años después, se presenta como si estuviera recién escrita, a pesar de que su autor ya esté muerto desde hace unos pocos meses. Kafka y Hitler, Joyce, Wittgenstein, Gombrowicz, Macedonio Fernández, Roberto Arlt, Jorge Luis Borges, Leopoldo Lugones, Mújica Lainez, Sarmiento, Descartes… sirven a Ricardo Piglia para tejer un texto en el que la realidad y la ficción confunden sus fronteras para hablar del horror tal como éste aparece en El proceso. ¿Es la prolijidad de lo real lo que hace que la ficción parezca más real que la realidad misma?

Reseñas:

– Juan Villoro, «La máquina desnuda»

– Osvaldo de la Torre, «¿Hitler precursor de Kafka?»

– Miroslav Panciutti, «Hitler y Kafka»

– Víctor Balcells, «El círculo de tiza germánico»

– Javiera Barrientos, «Anotaciones paranoides sobre Respiración artificial»

– Teresa Orecchia, «La máscara y los héroes en Respiración artificial»

– John Edmund Baron, «La guerra sucia argentina: nombrar lo innombrable»

– Roberto Echavarren, «La literariedad: Respiración artificial de Ricardo Piglia»

– José Di Marco, «La narración del terror. Notas sobre Respiración artificial«

Vivir en tercera persona

31/05/2017 Comentarios desactivados en Vivir en tercera persona

«Nos adiestran durante demasiado tiempo en la estupidez y al final se nos convierte en una segunda naturaleza… Lo primero que pensamos siempre está mal, decía, es un reflejo condicionado. Hay que pensar en contra de sí mismo y vivir en tercera persona.»

Ricardo Piglia, Respiración artificial, p. 111

la razón monetaria

29/05/2017 Comentarios desactivados en la razón monetaria

«No es cierto, entonces, que el dinero corrompa; son la corrupción y la muerte las que han producido al dinero y lo han erigido en el rey de los hombres. Su carácter arbitrario, ficticio, el hecho de ser el signo abstracto que asegura la posesión de cualquier objeto que uno pueda desear, esa lógica universal de los equivalentes que en el dinero se encarna, es lo que ha obligado a la razón a adaptarse a un esfuerzo de abstracción que está en el origen mismo de la capacidad de razonar, en el origen mismo del logos.»

Ricardo Piglia, Respiración artificial, p. 55

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Ricardo Piglia en emak bakia.