Agatha

31/01/2021 Comentarios desactivados en Agatha

Sara Mesa y Pablo Martín Sánchez, Agatha. A partir de una historia esbozada por Herman Melville, La uÑa RoTa, Segovia, 2017.

«Agatha es el texto más fascinante que Melville jamás escribió, puede que sea una de las historias más interesantes que jamás escribió Hawthorne, y la historia más extraordinaria que Melville y Hawthorne jamás escribieron juntos.»  (Wyn Kelley)

 

Hay un faro al final del camino, un anciano, una lumbre, dos mujeres, un perro, sopa de cebolla.

Melville, en una de sus cartas a Nathaniel Hawthorne, le hablaba de una historia «real» que le habían contado a partir de la cual se podría escribir un buen relato. A Melville le hubiera gustado que Hawthorne escribiera el relato, pero jamás lo hizo. Melville, al parecer, tampo lo escribió, aunque también podría ser que lo hubiera escrito y se hubiera perdido.

Sara Mesa y Pablo Martín Sánchez escriben, cada uno por su lado, el relatio que Melville y Hawthorne jamás escribieron. Basándose en los datos que Melville proporcionó a Hawthorne se aventuran por caminos diferentes para construir sendos relatos. El de Sara Mesa lleva por título «Un reloj y tres chales». El de Pablo Martín Sánchez, se titula simplemente «La historia de Agatha». Son dos formas totalmente diferentes de abordar una misma historia. El relato de Sara Mesa está narrado por una de las protagonistas de la historia como un conjunto de breves recuerdos con los que va tejiendo toda la historia. El de Pablo Martín Sánchez es más «erudito» y está narrado por un hombre, por él mismo, adoptando la forma de una historia dentro de otra historia de la que él mismo es el protagonista que encuentra de una forma misteriosa el manuscrito del relato que, con el título La isla de la cruz, escribió supuestamente Melville.

Sara Mesa sabe mirar dentro de los corazones. Pablo Martín Sánchez se queda en la superficie de las citas, las referencias eruditas y en los hechos concretos.

 

 

 

Bartleby y compañía

15/12/2017 Comentarios desactivados en Bartleby y compañía

Enrique Vila-Matas, Bartleby y compañía, Anagrama, 2000

Enrique Vila-Matas, Bartleby y compañía. La pregunta de Florencia, Seix Barral, 2015

 

La actitud realmente seria es aquella que interpreta el arte como un «medio» para lograr algo que quizá sólo se puede alcanzar cuando se abandona el arte…

Otra aplicación más del silencio: suministra tiempo para continuar el pensamiento o explorarlo. Notablemente, la palabra pone punto final al pensamiento.

Susan Sontag, «La estética del silencio«

 

Por eso a veces insisto en que Bartleby y compañía, contrariamente a lo que se cree, no habla exactamente de escritores que dejan de escribir, sino de personas que viven y un día mueren, de gente que lee y de gente que un día deja de leer y de gente que muere sin haber leído nada y de gente que ama y deja de amar o ama sin ser amada, de oleadas y oleadas incesantes de seres inútiles y malolientes que vienen desde el fondo de los tiempos a hundirse, a hundirse aquí, que es a lo que venimos a este mundo, donde el instinto silencioso, el instinto de muerte, no necesita ni compañía, de tanta que tiene.

Enrique Vila-Matas, La pregunta de Florencia

 

Es el miedo al silencio que el le hace escribir a Vila-Matas un libro sobre los escritores que no escriben, y sobre los escritores que escriben y dejan de escribir. Los primeros son los que no han escrito nunca. Los segundos los que habiendo escrito algo algua vez, dejan de escribir, a veces porque ya no saben que decir, otras veces porque no saben como decir lo que quieren decir, otras porque creen que ya está todo dicho… y la mayoría de las veces, porque se mueren.

Si el lenguaje no sirve para nada, o si solo sirve para decir mentiras, o para hablar por hablar, para Vila-Matas el lenguaje y su escritura constituye una fuente inagotable de reflexiones y una demostración de su erudición literaria. Escribe sobre escritores reales o ficticios y copia textos de otros escritores, licencia que se permite a sí mismo con la disculpa de que no está escribiendo un texto, sino las notas a un texto que no existe: «notas sin texto».

Por este libro singular desfilan autores, la mayoría reales, y obras literarias, pero también algunos músicos y artistas plásticos. En el siguiente enlace he recogido todos los autores y obras mencionados en este libro: Bartleby y compañía: notas a un libro de notas

 

Preferiría no hacerlo

15/12/2017 Comentarios desactivados en Preferiría no hacerlo

Herman Melville, Bartleby el escribiente, Traducción de José Manuel Benítez Ariza

Gilles Deleuze, Bartleby o la fórmula, Traducción de José Luis Pardo

Giorgio Agamben, Bartleby o de la contingencia, Traducción de José Luis Pardo

José Luis Pardo, Bartleby o de la humanidad

Editorial Pre-Textos, 2011

 

Bartleby no es una metáfora del escritor, ni el símbolo de nada. Se trata de un texto de una violenta comicidad, y lo cómico siempre es literal. Se asemeja a las narraciones de Kleist, de Dostoievski, de Kafka o de Beckett, con las cuales forma una subterránea y brillante secuencia. No quiere decir más de lo que literalmente dice. Y lo que dice y repite es PREFERIRÍA NO HACERLO, I would prefer not to.

Gilles Deleuze, Bartleby o la fórmula

 

El escriba que no escribe (del cual Bartleby es la última figura y más extrema) es la potencia perfecta, a la cual sólo una nada separa del acto de creación.

Giorgio Agamben, Bartleby o de la contingencia

 

Bartleby es lo que se resiste a la interpretación… Bartleby se resiste a relatar su pasado o a aceptar algún proyecto de futuro.

José Luis Pardo, Bartleby o de la humanidad

 

Tres filósofos filosofan sobre un breve relato que se resiste a toda interpretación. No tratan de interpretar nada, sino que ponen en marcha su pensamiento. La fábula escrita por Melville les da el empujón para unas reflexiones que también podrían no haber hecho, diciendo como Bartleby: I would prefer not to.

Bartleby el escribiente

15/12/2017 Comentarios desactivados en Bartleby el escribiente

Herman Melville, Bartleby el escribiente, Prólogo y traducción de Jorge Luis Borges, Alianza Editorial, 2002

Título original: Bartleby the Scrivener. A Story of Wall Street

Sentado apaciblemente sin hacer nada,
la primavera llega y la hierba crece por sí misma.

Haiku (citado en Vila-Matas, «La pregunta de Florencia»)

 

Bartleby es más que un artificio o un ocio de la imaginación onírica; es, fundamentalmente, un libro triste y verdadero que nos muestra esa inutilidad esencial, que es una de las cotidianas ironías del universo.

Jorge Luis Borges (Prólogo a Bartleby el escribiente)

 

¡Oh Bartleby! ¡Oh humanidad!

 

Este relato es una fábula abierta a múltiples lecturas. A partir de las últimas palabras, se puede entender que Bartleby representa a la humanidad en su conjunto, una especie animal que trata de hacer cosas, de hacerlas por y para algo, de entender lo que hace y por qué, y de pretender explicar no solo lo que hace sino todo lo que le rodea, la vida en general. Sin embargo, quizá, nada de esto es posible, porque nada tiene ningún sentido, porque, como dice Borges en el prólogo, todo es esencialmente inútil; se vive para vivir y para morir…

Bartleby el escribiente, una oda a la insubordinación, puede leerse también como una fábula anticapitalista: Wall Street, el centro de la actividad mercantil y de los negocios, es para Bartleby una pared (Wall) más allá de la cual no hay nada, y a la que mira constantemente en una actitud de permanente resistencia pasiva: «I would prefer not to».

– Sergio Abraham Méndez Moissen, «Bartleby, un repudio poderoso a la enajenación capitalista»

– Mario del Rosal, «Preferiría no hacerlo«

El vendedor de pararrayos

28/10/2017 Comentarios desactivados en El vendedor de pararrayos

Herman Melville, El vendedor de pararrayos

Señor Júpiter Tonante, no estoy acostumbrado a recibir órdenes en mi propia casa.

Muy apropiada lectura para un día como hoy en el que un Júpiter Tonante, nuevo dictador que presume de demócrata, quiere entrar en casa de otros a darles órdenes.

Billy Budd

19/10/2017 Comentarios desactivados en Billy Budd

Cuando la ley y la «justicia» se ponen al servicio del poder…

Billy Budd es una novela de Herman Melville. Basándose en ella, Benjamin Britten compuso la música de una ópera con el mismo título.

La acción transcurre a bordo del «Indómito» en el verano de 1797 cuando comenzaban a producirse motines en las embarcaciones del Imperio Británico a raíz de las nuevas ideas propulsadas por la Revolución francesa. El joven e inocente Billy Budd es reclutado siendo víctima de las manipulaciones sádicas del maestro de armas John Claggart quien finalmente lo acusa de instigador del motín. Sin recursos para defenderse verbalmente, el tartamudo Billy golpea a Claggart matándolo sin querer. El Capitán Vere sabe la inocencia de Billy pero debe aplicar las leyes del mar y el muchacho es ajusticiado al amanecer.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Herman Melville en emak bakia.