Al Norte la montaña

18/08/2018 Comentarios desactivados en Al Norte la montaña

El fragante humo se volvió más y más delgado y sutil a medida que se alzaba, se arremolinaba y serpenteaba…

László Krasznahorkai, Al Norte la montaña, al Sur el lago, al Oeste el camino, al Este el río. Traducción de Adan Kovacsics. Acantilado, 2005.

Título original en húngaro: Északról hegy, Délről tó, Nyugatról utak, Keletről folyó (2003)

“Hay un concepto que es el corruptor y desatinador de los otros. No hablo del Mal cuyo limitado imperio es la ética; hablo del infinito.”

Jorge Luis Borges, “Avatares de la tortuga”

 

A él, concretamente, afirmaban los monjes eruditos, no lo desarmaba la realidad, sino la posibilidad de la realidad…

 

… los cuatro preceptos de la ubicación se cumplían a rajatabla y al monasterio lo defendían al norte la montaña, al sur el lago, al oeste el camino, al este el río, pues así rezaban los cuatro grandes preceptos…

 

Un fantasma pasea por el “laberinto imprevisible del azar” en busca del jardín más maravilloso del mundo, maravilloso por la complejidad de su simplicidad y la infinitud de su pequeñez… El resultado es un relato maravilloso, por la complejidad de su simplicidad, que nos adentra en los imprevisibles laberintos del azar…

aprender

09/08/2018 Comentarios desactivados en aprender

“… porque aquí en Japón y en particular aquí en el Jingü la costumbre es que el maestro no enseña, sino que el alumno observa al maestro, y así obró él con el suyo, él observó cómo trabajaba el maestro, el oyakata, tenía que ojear cada uno de sus movimientos, mirar lo que hacía y cómo lo hacía, y luego lo repetía, lo llamamos, explicó, lo llamamos el método me de manabu, cuando alguien enseña, sin duda no se puede aprender nunca nada…”

László Krasznahorkai, Y Seiobo descendió a la Tierra, p. 418

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Japón en emak bakia.