El paseo

26/05/2017 Comentarios desactivados en El paseo

Robert Walser, El paseo, Prólogo de Menchu Gutiérrez, Traducción de Carlos Fortea, Siruela, 2016

Tenía ante mí toda la rica Tierra, y sin embargo tan solo miraba hacia lo más pequeño y más humilde. Con amorosos gestos se alzaba y hundía el cielo. Yo me había convertido en un interior, y paseaba como por un interior; todo lo exterior se volvió sueño, lo hasta entonces comprendido, incomprensible.

Las meditaciones peripatéticas de un escritor que escribía sin motivo, simplemente escribía hasta que dejó de hacerlo. El paseo es un ejemplo de literatura sin sentido, porque Robert Walser no pretende explicarnos nada, ni contarnos una historia, ni exponer una tesis. Simplemente pasea, mira, reflexiona, se contradice, se queda extasiado ante una niña que canta o ante un perro negro… y después revive las vivencias del paseo poniéndolas por escrito. La mirada de Robert Walser se fija en la sencillez de la vida y en la hipocresía de las convenciones sociales.

Anuncios

Etiquetado:,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El paseo en emak bakia.

Meta