La demanda infinita

16/12/2016 Comentarios desactivados en La demanda infinita

la-demanda-infinita

Simon Critchley, La demanda infinita. La ética del compromiso y la plítica de la resistencia, Traducción de Socorro Giménez, Marbot ediciones, 2010.

La forma en que Simon Critchley nos conduce a través de su exposición nos lleva a entender la política de una forma totalmente diferente a como lo hacíamos hasta ahora. Para quienes creíamos que deberíamos enfrentarnos a la política mediante la antipolítica, las reflexiones sugeridas en este magnífico estudio nos obligan a replantearnos muchos de nuestros juicios y todos nuestros prejuicios. El autor aborda la cuestión de la política desde el punto de vista ético. La existencia de los otros coloca al sujeto bajo una demanda heterónoma que exige un compromiso. La autonomía no es un punto de partida sino un camino que se hace en común y la política es una práxis desde abajo a la que nos empuja la experiencia ética de la relación con el prójimo, porque son los otros los que nos emplazan bajo su demanda a adquirir un compromiso que nos lleva al cuestionamiento constante, desde abajo, de cualquier intento de establecer el orden desde arriba. A este “establecer el orden desde arriba” es a lo que se suele denominar política, cuando en realidad es lo más despolitizador que existe, ya que la política, según Critchley, “es la manifestación del disenso, el cultivo de una multiplicidad anárquica que pone en cuestión la autoridad y la legitimidad del Estado”. La política no es la acción del poder, sino una práctica ética impulsada por una respuesta a injusticias y males concretos que plantean al sujeto una demanda infinita que exigen su compromiso. La política consiste en la manifestación de un disenso que altera el orden mediante el cual las llamadas instituciones políticas pretenden despolitizarnos. La política, por tanto, es una práctica ética que surge en una situación de injusticia que ejerce una demanda de responsabilidad. A partir de esta idea, el autor, enlaza su argumentación con el anarquismo y su énfasis en la ética como factor vinculante de la práctica política. Si la ética es el factor vinculante de la práctica política, su objetivo, para el anarquismo, nunca es el de establecerse como un nuevo principio hegemónico de organización política, sino que se mantiene como negación de la totalidad y no como afirmación de una nueva totalidad. Estas características son las que conducen a al autor de este estudio a pensar en el anarquismo como la forma más auténtica de política, y la única posiblidad de superar el desencanto, la desilusión y las respuestas nihilistas a estos. Otros mundos son posibles.

La primera parte del libro es un análiis teórico de la filosofía de la ética según diversos autores como Kant, Logstrup, Badiou, Lacan y Levinas. Es importante el apoyo de sus tesis en la ética de Levinas, quien sostiene que la subjetividad ética es afectada por el otro de un modo que pone en cuestión la pretendida soberanía y autonomía del yo.

Este estudio concluye con un apéndice en el que el autor analiza la lógica de lo político en la América de Bush. Concluye que en la América contemporánea existen al menos tres opciones políticas. El neoliberalismo militar es la opción de la política estatal tanto de los repúblicanos como de los demócratas; el neoleninismo manifestado por el vanguardismo de determinados grupos políticos marginales y por el islam yihadista; y lo que se puede considerar como el neoanarquismo como un movimiento de movilización de la multiplicidad, que es la única forma posible de hacer auténtica política desde abajo, articulando una política a distancia del Estado, a partir de grupos diversos con demandas diferentes. El libro concluye con esta reflexión: “Desde mi perspectiva, en el corazón de este neoanarquismo no hay una ontología ni una teodicea economicista, sino una ética de la demanda infinita del compromiso que desafía los insípidos mantras del moralismo ideológico contemporáneo”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La demanda infinita en emak bakia.

Meta