Mis dos mundos

18/06/2017 Comentarios desactivados en Mis dos mundos

Sergio Chejfec, Mis dos mundos, Candaya, 2008

La inmovilidad, la espera y todas las situaciones relacionadas, por un lado, y las acciones y los intercambios con el prójimo, por el otro. Yo buscaba el límite delicado entre ambas partes, como si viviera bajo protesta en cada uno de ambos mundos. Como me ha pasado en otras ocasiones, no hace falta decir que no llegué a ninguna conclusión perdurable, ni mucho menos evidente (…) Pero en mi caso no había disyuntiva moral ni existencial, más todavía, veía que mis dos mundos no estaban separados de manera pareja ni correlativa…

Mis dos mundos son en realidad muchos mundos. Al menos, más que dos. Pero son mundos que no están separados, de forma que los límites entre ellos se pueden buscar pero nunca se van a encontrar. Sergio Chejfec camina, como Rober Walser en El paseo, pero a él ninguna caminata le ha brindado auténticas revelaciones: “No ha sido en mi caso como en el pasado, cuando los caminantes sentían reencontrarse con algo que sólo se ponía de manfiesto en el trance de andar”. A pesar de ello, Chefjec es un caminante que nunca dejará de caminar y si camina por algún motivo quizá sea, como él dice, “para sentir un tipo específico de ansiedad, que llamaré ansiedad nostálgica, o nostalgia vacía”, una ansiedad nostálgica que “vendría a ser un sentimiento de privación de nsotalgia cuando no se tiene la opción de sentir una nostalgia real”.

A lo largo de las poco más de cien páginas del libro el autor indaga sobre el tiempo, sobre la escritura, sobre su propia vida, sobre la existencia de los otros, sobre la naturaleza, sobre la impostura, sobre las formas de mirar y de mirarse… pero siempre sin llegar a ninguna conclusión, sin alcanzar certezas… indagar sobre nuestra propia naturaleza, no para conocerla sino “para ocultarla, para creer que la dejamos atrás… para mentir y seguir adelante”. Para mentirnos a nosotros mismos y poder continuar viviendo.

Reseñas:

– Javier Avilés, en El lamento de Portnoy

– Enrique Vila-Matas, “Doctor Finnegans y Monsieur Hire

Reseña de Patricio Pron

William Kentridge, Untitled Artist and Model Drawing

“Ahora me acuerdo de Kentridge, el famoso sudafricano cuyos personajes dibujados, en especial uno, por quien tiene una especial inclinación, de nombre Félix, tanto que según parece es su alter ego, raramente miran hacia el punto de vista de la imagen.”

 

Anuncios

Etiquetado:, ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Mis dos mundos en emak bakia.

Meta