La escuela es el fin

06/06/2017 Comentarios desactivados en La escuela es el fin

Si hay caminos, desde el tuyo el mío no se ve. Hasta nunca.

De “La carta extraviada

La Escuela es el fin” es el título de la entrevista realizada a Pedro García Olivo por el grupo chileno Columna Negra en diciembre de 2013 y que fue publicadoa en la revista Ekintza Zuzena, nº 42 (abril, 2015) y en la web Briega, Contrainformación de Cantabria.

Según Pedro García Olivo, la escuela es el fin en dos sentidos: porque no es un medio para algo, sino que constituye un fin en sí misma; y porque es el final de cualquier posibilidad para la autoconstrucción de sujetos libres y autónomos. En esta entrevista Pedro García Olivo habla de la escuela y de la educación, y de la diferencia entre ambas, pero habla de muchas más cosas. Habla de la imposibilidad por parte de quienes cuestionamos no solo la escuela como “administradora de la educación” sino también el Estado y todas las instituciones y el mismo orden del Capital, de colaborar con colectivos de descontentos y de indignados que pretenden mejorar el orden existente… “desde tu camino el mío no se ve”. También habla de los juegos del Sistema para capturar a lo que llaman las periferias, es decir, los que están fuera pero giran en torno al centro del Sistema, para movilizar a los descontentos en lo que él llama la “indignación profiláctica”, la protesta del modo “dictado” y la lucha siguiendo instrucciones, en lo que puede considerarse como una “gestión política de la desobediencia”. Nos dice claramente: “considero importante no estar ya al lado de los que luchan por una reforma ética del mercado, por una moralización de la política”. Lo que hay que hacer, desde su punto de vista, es desescolarizar el pensamiento, y en primer lugar, el nuestro, el de cada uno de nosotros. Como medio de acción ante a la renovación progresista de la escuela y de las llamadas “escuelas”libres” propone el sabotaje y la no colaboración frente al reformismo pedagógico. No existe una pedagogía libertaria, pues lo libertario es la aspiración hacia la que se orienta lo que él llama la anti-pedagogía. La educación se da siempre en todas partes, por lo que no admite ni siquiera la deconstrucción. Pero la idea de escuela está tan arraigada en nuestras mentalidades como necesidad ineludible que no se puede concebir que cada comunidad pueda tener sus propias modalidades educativas.

Es muy interesante la reflexión que hace, citando a Foucault, sobre la diferencia entre las relaciones de poder que se dan en todos los momentos de la sociabilidad humana y las de dominación, que caracterizan a las instituciones y a los aparatos del Estado, y entre ellos a la escuela. La educación es por tanto uno de los ámbitos en los que se producen relaciones de poder, pero es en la escuela donde se producen relaciones de dominación. La relaciones de poder son reversibles y confrontables y es en la lucha por atenuar o suspender este tipo de relaciones donde se produce la autoconstrucción del sujeto en resistencia. Sin embargo, para acabar con las relaciones de dominación sólo hay una forma posible: acabar con las instituciones y con las estructuras que las producen.

Habla también en esta entrevista del esfuerzo que realiza la cultura occidental, una gran parte de él por medio de la institución escolar, para anular las diferencias y convertirlas en simple diversidad. La mentalidad occidental (greco-romana, cristiana, ilustrada) tiende al universalismo y se caracteriza por una incapacidad radical de comprender la alteridad. Por medio de lo que se viene llamando multiculturalismo se pretende el encubrimiento del otro, conservando solamente lo que llaman la diversidad (distintas versiones de lo mismo), que se convierte en un objeto más de consumo en la forma de patrimonio cultural a conservar para su ingreso en la industria cultural.

Finaliza la entrevista recordándonos algo que siempre olvidamos: que el Sistema somos nosotros mismos, cada uno de nosotros, que “el Sistema se hizo carne en nosotros”, por lo que “la posibilidad misma de la crítica, fundamento de la lucha, depende de una labor personal de descodificación, de desprogramación, un arrancarse el Sistema como jirones de la propia piel”, que es lo que llama “auto-construcción”.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La escuela es el fin en emak bakia.

Meta