Nunca voy al cine

25/03/2017 Comentarios desactivados en Nunca voy al cine

Enrique Vila-Matas, Nunca voy al cine, Laertes, 1982

Enrique Vila-Matas, En un lugar solitario. Narrativa-1973-1984Nunca voy al cine, Debolsillo, 2011

Dice Vila-Matas en el prólogo de En un lugar solitario, que escribió los catorce relatos breves que componen este volumen a partir de la idea “de que los libros tenían que escribirse con sombra y sentido, ‘contra algo’, siempre contra alguna idea demasiado iluminada y definida, demasiado falta de sombra”. Es por ello, quizá, que ya desde sus primeras obras Vila-Matas es el maestro de las sombras. Al igual que ocurre con las sombras que no queda claro dónde está el límite entre la sombra y la luz, en los relatos y novelas de Vila-Matas es imposible la certidumbre sobre nada. Vila-Matas empezaba a creerse que podía convertirse en escritor y se ejercitaba con pequeñas historias en las que ya se entrevén el estilo y los temas de sus obras futuras.

La idea de “sombra y sentido”, tal como lo confiesa Vila-Matas, procedía de una recomendación de Paul Celan que decía que había que dar a nuestras palabras “sombra bastante”, y de Laurence Sterne que consideraba que las novelas cobraban “más sentido” si se proyectaban en contra de una idea que hubiera sido demasiado aceptada por nuestros contemporáneos.

Nighthawks, Edward Hopper, 1942

Sobre la portada de la primera edición de 1982, en el prólogo de la edición de 2011, nos dice Vila-Matas:

“Para la portada de ese libro que publicó Laertes elegí una pintura de Hopper, Nighthawks, que hoy es inmensamente conocida, pero que en 1982, en España, no lo era nada. De hecho, la portada de Laertes fue la primera en la que apareció una pintura de Hopper en toda la historia de la edición en lengua castellana.”

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Nunca voy al cine en emak bakia.

Meta