Poesía fácil

20/02/2017 Comentarios desactivados en Poesía fácil

POESÍA FÁCIL

Paz no busco, guerra no soporto
tranquilo y solo voy por el mundo en sueño
pleno de cantos sofocados. Anhelo
la niebla y el silencio de un gran puerto.

En un gran puerto pleno de velas leves
listas para zarpar hacia el horizonte azul
dulces ondulando, mientras que el susurro
del viento pasa con acordes breves.

Y aquellos acordes el viento se los lleva
lejos sobre el mar desconocido.
Sueño. La vida es triste y yo estoy solo.

Oh cuándo, oh cuándo en una mañana ardiente
mi alma se despertará en el sol
En el sol eterno, libre y estremecida.

Dino Campana (1885-1932)

 

Leo y releo Vagabundeo, un breve relato de Antonio Tabucchi que forma parte del volumen titulado El juego del revés. Descubro así la existencia de un poeta “maldito” italiano: Dino Campana. El relato de Tabucchi comienza con estas enigmáticas palabras: “A veces empezaba así, como un rumor imperceptible, como una pequeña música; y también con un color, una mancha que nacía en el interior  de los ojos y se ensanchaba sobre el paisaje y después invadía nuevamente los ojos y de éstos pasaba al alma: el añil, por ejemplo. El añil tenía un sonido de oboe, a veces de clarín, en los días más felices. El amarillo, en cambio, tenía sonido de órgano“.

 

Il più lungo giorno (Manuscrito de Dino Campana)

Il più lungo giorno (Película de Roberto Riviello)

 

UNA VEZ FUI ESCRITOR…

Declaraciones de Dino Campana recogidas el 8 de noviembre de 1926 por el doctor Carlo Pariani en Castel Pulci.

A los quince años fui al colegio en Piamonte: en Carmañola, cerca de Turín. Más tarde fui a la Universidad de Bolonia. No conseguí aprobar química. Y entonces me dediqué un poco a escribir y un poco a vagabundear. Estaba impulsado a una especie de manía de vagabundeo. Una especie de inestabilidad me impulsaba a cambiar continuamente… Yo debía estudiar letras. Si estudiaba letras podía vivir. No entendía la química, entonces me abandoné a la nada… Estuve algunos meses en prisión. Dos o tres meses en Suiza, en Basilea; por escándalo. Había peleado con un suizo: unas contusiones. No fui condenado. Tenía un pariente, me recomendó. En Italia, arrestado, y luego en mes de prisión en Parma hacia 1902-1903. He estado en el manicomio de Imola, del profesor Brugia: estuve allí cuatro meses. En Bélgica, depués de Imola, en el manicomio de Tournay otros cuatro meses… Desempeñé algunos oficios. Por ejemplo: templar el hierro; tamplaba una hoz, un hacha. Se vivía. Toqué el triángulo en la Marina Argentina. He sido portero en un círculo de Buenos Aires. Desempeñé tantos oficios […] En la Argentina había olvidado hasta la aritmética. Si no, me habría empleado como contable… Hice de carbonero en los barcos mercantes, de fogonero. Hice de policía en la Argentina, es decir, de bombero […] Estuve en Odesa. Vendía estrellas fugaces en las ferias […] Conocía bien varias lenguas… Había venido a Italia desde Suiza para no desertar. En Italia vieron que había estado en un manicomio y no me llamaron a servicio. De modo, pues, que me quedé paseando… Vendía los Cantos Órficos […] Si vendía aquel libro es porque era pobre… Todos me irritaban un poco. A los futuristas los encontraba vacíos, por ejemplo. Tenía una neurastenia fuerte… Una vez fui escritor, pero tuve que dejarlo porque tenía la mente debilitada. No conecto con las ideas, no sigo… Ahora es preciso que me ocupe de asuntos más importantes.

 dc1 dc2 dc3 dc4
Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Poesía fácil en emak bakia.

Meta