Ferrer

11/11/2016 Comentarios desactivados en Ferrer

Flavio Constantini, Ejecución de Ferrer i Guardia

Flavio Constantini, Ejecución de Ferrer i Guardia

Otra altísima víctima de nuestra sociedad de cobardes morales para el sostenimiento del embrutecimiento religioso. El nombre de Jesús de Galilea no pesará más alto en el vivir humano que ese otro libertario de igual mentalidad y sentimiento. Tendrán los dos, acaso, un templo juntos, en unión de Sócrates, en tiempos muy lejanos de paz y más amor entre los hombres. Y al recordar las luchas en que fueron y sus persecuciones, quizá digan que son los redentores de aquella Humanidad en que un Mesías moría a la cicuta, en cruz o fusilado. Pero la Humanidad avanza poco. Y es manada de lobos hambrientos la pobre Humanidad.

Ferrer nació en un pueblo que no otra cosa pudo dar de sí. Igual que los hebreos con el Cristo, ama el pueblo español más al tirano que al gesto de Espartaco o el puñal de Bruto. Y siempre pudo parecerle bajo a Europa un pueblo que da Séneca y Cervantes con el mismo desprecio que se tira detritus en el más hediondo estercolero.

Bélgica, en su Bruselas, erigió un monumento al glorioso fundador de la Escuela Moderna. Antes, habían puesto ya una lápida en la que se leía: “Los españoles del siglo XX fusilaron a Francisco Ferrer” frente a la cual, otra lápida existe en la que se ve aún, como eterno recuerdo, la siguiente inscripción: “Los españoles del siglo XVI ahorcaron a los condes de Egmont y de Horn, por defender su patria.”

Y en la plaza de la Villa de la libre Bruselas, se nos tiene fichados por todo cuanto somos: un pueblo maculado por todo el fanatismo de las bajas pasiones, de las degradaciones más indignas que nos ofrece el vicio de no amar la cultura, por ser adoradores de todo lo villano, de todo lo cobarde, descendientes peores que el rey Fernando VII.

En cada siglo un crimen quiere apuntarse España; en el nuestro, Ferrer, cual si estuviera lejos el que mató a Rizal. Ferrer no era tan sabio como el nacionalista filipino, ciertamente, mas le une a él en grandeza igual ideología en el espíritu: por eso le matamos. Con aspirar a ser nuestros libertadores, sentimos odio fuerte a todas la grandezas del espíritu.

Estultos, muy estultos. Nos conviene de nuevo otro conde de Aranda que expulse a la canalla jesuítica, culpable solo ella del atrofiamiento que sufrimos. Tenemos ya de nuevo otro Miguel Servet ante un Cristo que es falso; igual que los franceses Lamennais; que otro Savonarola u otro Bruno en la patria del Dante. Y tenemos también toda una Escuela todo Ciencia y Verdad.

Que los libros que el mártir nos preconizara -son textos de Reclús, son textos de Volney y de Haeckel- más santos deben sernos cada día, como más santos son siendo en el “Índice”. Que cuando tenga España más intensa cultura, sabrá reconocerlos con Ferrer, por el bien que les debe.

Joan Salvat-Papasseit, Humo de fábrica. Páginas libertarias, 1918.

ferrer-assassine

ferrer-bruxelles

ferrer-bruxelles-2

Bruselas, 1915. El ejército alemán desmonta el monumento a Ferrer

Bruselas, 1915. El ejército alemán desmonta el monumento a Ferrer

Alfonso XIII exigió a Bruselas la retirada del monumento a Ferrer i Guàrdia

Anuncios

Etiquetado:, , , , , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Ferrer en emak bakia.

Meta