capitalismo feminista

26/12/2015 Comentarios desactivados en capitalismo feminista

El capitalismo se ha hecho feminista, igual que se ha hecho ecologista, progresista y hasta de izquierdas. El capitalismo se ha apropiado del feminismo para dictar leyes que protejan a las “pobres mujeres” y que consigan “igualar” a las mujeres con los hombres… El capitalismo necesita mujeres masculinizadas, las ricas, y mujeres hiperfeminizadas, las pobres. La violencia capitalista se extiende a todos los ámbitos de la vida y las mujeres siguen siendo víctimas. Las mujeres ricas, en los países ricos, están consiguiendo, por fin, tener los mismos derechos que los hombres: ya pueden ser policías, militares, directoras de bancos… Es toda una conquista. Las mujeres pobres, de los países pobres, consiguen trabajos “femeninos” en los países ricos, cuidando viejos y viejas, cuidando niños y niñas (de otras mujeres, porque los suyos los cuidan sus abuelas en sus países pobres). Las mujeres pobres, en los países ricos, se encuentran protegidas por leyes para que no les peguen sus maridos… pero ninguna ley les protege de la necesidad de tener marido, porque para las mujeres pobres, hasta en los países ricos, no hay más opciones que la de tener marido (ya no importa ni el sexo del marido) o ser una puta.

Francesca Gargallo nos recuerda que:

“si el feminismo hubiese sido un movimiento para la igualación de las mujeres con los hombres, por el incremento del acceso de las mujeres al trabajo remunerado casi habría cumplido con su cometido. Hay soldadas, geólogas y metalurgas, así como hay médicos, maestros y enfermeros. El sistema afirma que trabaja para que las mujeres dejen de sufrir mutilaciones genitales por motivos religiosos-culturales en África, tengan acceso a la propiedad en Europa y ya no sean asesinadas por familiares en nombre del honor del padre o el marido en Asia. No obstante, en la parte más rica del mundo, las que han pasado por la universidad pelean como hombres la inclusión en un mercado de trabajo volátil y sin derechos y las migrantes se re-feminizan encargándose de los cuidados indispensables para la vida de infantes, personas enfermas y ancianos. En muchas ocasiones ambos grupos de mujeres son madres que no pueden ejercer su maternidad, unas por los alargados horarios del trabajo sin derechos, otras porque han dejado a sus hijos en los países de orígenes. Su rivalidad de clase no les permite en la mayoría de los casos reconocerse en una condición común, que podrían modificar sólo uniéndose.” (Francesca Gargallo, “Leído en Zacatecas el 27 de noviembre de 2015”)

Anuncios

Etiquetado:, ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo capitalismo feminista en emak bakia.

Meta