La verdad de las cosas

20/11/2015 Comentarios desactivados en La verdad de las cosas

“… una apasionada aventura de juventud: poner a nuestro nombre cosas que no nos pertenecían, almacenar sustancias que otros producían y distribuían. Guillén ha seguido adjuntándole ese suplemento de riesgo a sus negocios, y ahí está, con su hotel de lujo, su campo de golf, sus bungalows: todo el mundo sabe cómo han sido los negocios. Nuestros padres nos hablaban de las privaciones que habían padecido en la guerra, del frío, del hambre, de la sarna y los piojos, pero nunca de los tipos a los que habían colocado de cara a un paredón para pegarles un tiro en la nuca. (…) Guillén, con toda su aparente bonhomía, sus gestos amplios, sus abrazos, tiene un sigilo interno, trabaja más en silencio… (…) Guillén, negocios privadísimos, y activa, frenética vida pública. Uno puede escuchar a Guillén hablando en las emisoras de radio, leer las entrevistas que le hacen en los periódicos locales sermoneando acerca del crecimiento sostenible, de calidad medioambiental, de unir ecología y turismo. Ver su cara cada vez más roja, su nariz con cada vez más venas reventadas en la televisión local, al lado de la alcaldesa, del presidente del club náutico, en las cenas que, para recaudar fondos, montan las organizaciones no gubernamentales, el equipo de futbol, la agrupación de fiestas. Si vas a alguna cena de empresarios, allí está él en presidencia; si apareces por alguna fiesta, en algún acto, en alguna manifestación, Guillén en primera fila. Estar aquí y allá y, por la noche, escaparse para encontrarse en alguna apartada urbanización con un abogado de los rusos, con algún agente de los colombianos. Bajo la intensa vida social, usar teléfonos antipinchazos, inhibidores de frecuencia, claves, nombres falsos cuando hablas por teléfono o cuando asistes a ciertas reuniones. La verdad de las cosas.”

Rafael Chirbes, Crematorio, p. 387-389

Anuncios

Etiquetado:, ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La verdad de las cosas en emak bakia.

Meta