Un cautivo enamorado

26/08/2015 Comentarios desactivados en Un cautivo enamorado

Genet

Jean Genet, Un cautivo enamorado, Traducción de María Teresa Gallego y María Isabel Reverte, Debate, 1988.

jean-genet-texte-manuscrit-w850

Nota manuscrita que encabezaba las últimas pruebas del libro

Poner a cubierto todas las imágenes del lenguaje y utilizarlas, pues están en el desierto, adonde hay que ir a buscarlas.

Los recuerdos que narro son quizá los adornos con que están aún engalanando mi cadáver ya que lo que escribo no puede resultarle útil a nadie…” (p. 240)

Los diferentes azares que constituirán mi vida, al dejarme en el mundo, no me permiten cambiarlo, me conformaré con observarlo, con describirlo tras haberlo descifrado, y cada episodio de mi vida no será sino este liviano trabajo de escritura, elección de palabras, tachaduras, lecturas al revés de cada uno de los episodios, no verídicos tal y como los vería una mirada trascendente, sino tal y como los elijo, los interpreto y los clasifico yo. Al no ser archivero, historiador, ni nada que se le parezca, contar mi vida habrá sido sólo para narrar una historia de los palestinos.” (p. 258)

Esta obra, que Jean Genet dejó sin corregir y ordenando que no se publicara hasta después de su muerte, constituye, según Juan Goytisolo, su testamento poético.

Es un libro difícil de leer, con frases a medias, a veces sin signos de puntuación, en el que pasa constantemente de un tema a otro para retomarlos más tarde, relizando asociaciones entre unos hechos y otros, cambiando de época, de acontecimientos… Fue Genet quien dijo en una ocasión que “la dificultad es la cortesía del autor con el lector”. Se trata de un libro difícil de encajar en ningún género, por tanto, inclasificable, como el propio Genet. De forma hilvanada, aparentemente sin continuidad, Genet va tejiendo un tapiz con formas, colores, sensaciones, reflexiones, sentimientos, dolores, alegrías, sufrimientos… en el que el verdadero protagonista es el propio autor, un cautivo enamorado de la revolución palestina.

Desde que había llegado y los fedayyin me habían acogido con tanta ilusión, no tenía sin duda la cabeza lo bastante organizada como para evaluar las fuerzas que se oponían ni distinguir las divisiones del mundo árabe. Hubiera debido darme cuenta antes de que la ayuda que se les daba a los palestinos era una ilusión. Procediera del Golfo o del Magreb, era aparente, declamatoria pero inconsciente. Poco a poco me fui viendo cambiar, sobre todo después de la guerra de 1973. Arrobado aún, no convencido, seducido, no ciego, me comporté más bien como un cautivo enamorado.” (p. 238)

 

Juan Goytisolo, “El testamento poético de Jean Genet

Juan Goytisolo, “Genet y los palestinos: ambigüedad política y radicalidad poética

Melina Balcázar Moreno, “Huellas en el agua…

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Un cautivo enamorado en emak bakia.

Meta